NO al cierre del maternal del Ramos Mejía.

El Ministerio de Educación e Innovación Educativa de la CABA decidió no habilitar inscripción online  para la sección lactario del ciclo lectivo 2019

Ya a mediados de octubre docentes y padres/madres se habían manifestado en las puertas del Hospital Ramos Mejía ante la noticia comunicada por autoridades del Ministerio de Educación porteño –que preside María Soledad Acuña– que adelantaron el cierre progresivo de la institución, el Jardín Maternal, la Escuela Infantil N°6, que funciona dentro del hospital y recibe a más de 300 chicos/as por día, con prioridad para los hijos e hijas de trabajadores de ese establecimiento. Reclamaban que se habilitasen las salas cerradas por obras y advertían sobre el posible cierre del lactario, que ya no aparecía en el sistema de pre inscripción para 2019.

Entre las primeras concreciones de la medida “progresiva” figura la reducción del horario. Se trata de una escuela inicial en la manzana del Hospital Ramos Mejía y por eso siempre tuvo jornada extendida, hasta las 21. Este año, sin aviso previo, se recortó hasta las 19.

Como la situación se ha ido agravando con el correr de los días un grupo de “Docentes en defensa de la escuela pública” emitió el pasado martes 20 de noviembre el siguiente comunicado:

 

Todos con la  E.I. N° 6 de 6°

El Ministerio de Educación e Innovación Educativa de la CABA decidió no habilitar inscripción online  para la sección lactario del ciclo lectivo 2019  y de este modo cerrar dicha sala perteneciente a la Escuela infantil que funciona en el Hospital Ramos Mejía.

Queda al descubierto que ello implica dejar afuera del Sistema Educativo formal a hermanos/as de alumnos, hijos e hijas de familias trabajadoras, personal hospitalario y de la comunidad. Ante este hecho un grupo de supervisoras jubiladas del Nivel Inicial, preocupadas  por esta decisión, expresa su profundo rechazo y decide realizar acciones para informar lo acontecido a toda la comunidad educativa.

Nos  pronunciamos  en contra de la medida que viola el marco legal vigente que establece que niños y niñas tienen derecho a la educación desde los 45 días de vida en instituciones dependientes del Ministerio de Educación, que paradójicamente pretenden cerrar.

Los Jardines Maternales que reciben a niños y niñas desde los 45 días a 2 años, funcionan en la Ciudad de Buenos Aires desde 1986,  conformando tal como prescribe la Ley de Educación Nacional, una Unidad Pedagógica junto con el Jardín de Infantes (niños de 3 a 5 años) y  las Escuelas infantiles creadas a partir de 1991.

El Nivel Inicial de la Ciudad de Buenos Aires cuenta con modalidades institucionales que ofrecen diversas propuestas pedagógicas a niños/niñas y se distingue por  brindar a la comunidad  espacios  para  el crecimiento y aprendizaje de sus hijos,  acompañados  por docentes, equipos directivos  y supervisoras especializadas dependientes del área de Educación inicial.

Una de sus premisas fue y es la permanente actualización de sus prácticas, respaldadas por  un Diseño Curricular basado en la pedagogía crítica.

Destacamos que este nivel, siempre en la búsqueda de lo nuevo y la excelencia, pensó en instituciones públicas, laicas y gratuitas con distintas modalidades: Jardín Maternal de 45 días a 2 años, Jardín de Infantes de 3 a 5 años, Escuelas Infantiles de 45 días a 5 años.

Con el propósito de dar respuesta a las necesidades  que plantean las comunidades en las que están insertas, ofrecen también jornada extendida.

Consideramos que el cierre de la primera sección  del maternal  de la Escuela infantil del Ramos Mejía rompe y atenta contra la unidad pedagógica del Nivel Inicial y el derecho de niños y niñas a acceder a una educación integral y de calidad desde la cuna, en el marco del sistema educativo formal.

A la vez, contradice las leyes vigente y produce  un quiebre en la Educación Inicial de la Ciudad, reconocida socialmente y en los ámbitos académicos por su permanente capacidad de innovación y cambio que la sitúan en un lugar de  vanguardia por los logros alcanzados en beneficio de las infancias.

El cierre de las sala de lactario del Ramos Mejía  hace retroceder al nivel más de 30 años y constituye claramente un destrato a sus logros históricos.

Por todo lo expuesto decimos:

  • NO al cierre del maternal del Ramos Mejía.
  • NO al avasallamiento a los derechos de niñas y niños.
  • NO a la pérdida de espacios ganados y sostenidos por la calidad educativa.

“Lo que sucede  desde los  0 a 5 años  determina gran parte de lo que puede ser el resto de su vida”.

Cerrar secciones de jardín maternal, cercena el derecho de los niños y niñas a recibir una educación de calidad 

  • No al cierre de la sala de lactario de la E.I. Nº 6 DE 6°

 

Docentes en defensa de la escuela pública.

Contactos: 

Estela García  1140229287

Rita Domínguez  1168033523

Mónica Grande  1156538755

Graciela Vázquez  1159818795

Lucía Capuchinelli  1159310685

Haydeé Caffarena 1141718052

Deje su comentario...