En caída libre

San Lorenzo cayó 3 a 2 en el Nuevo Gasómetro ante el, hasta entonces, último de la tabla, Argentinos Juniors, posición a la que ahora los Bichos relegaron al Ciclón.

Una sirena de simulacro de evacuación coronó el duodécimo partido del Ciclón sin conocer la victoria en el torneo local –pareció indicar una estampida hacia la imprescindible necesidad de mejora– y un nuevo técnico que llegaba con grandes expectativas y que está decepcionando con sus erráticas determinaciones, quedó en deuda. San Lorenzo –que aún debe su visita a Santa Fe con Colón– quedó último en la tabla justo antes de debutar en la Copa frente al Melgar peruano como visitante.

Quince minutos después de las siete de la tarde, San Lorenzo comenzaba un partido clave para el futuro. Desde el puntaje el encuentro ante Argentinos Juniors no era de gran relevancia, pero una victoria podría significar el fin de una tremenda racha y un shock emocional para la cita de este martes en Arequipa, ante Melgar por la Copa Libertadores. Quienes defendieron los colores azulgranas fueron: Monetti; Peruzzi, Herrera, Coloccini, Senesi, D. Pérez; Reniero, Román Martínez, Loaiza, Rentería; Blandi.

La primera cara del partido fue la misma que se mostró en Córdoba. Un equipo apático al que le costaba profundizar y hasta por momentos mantener la pelota. San Lorenzo intentaba participar más en el encuentro en los pies de Román Martínez que posibilitaba abrir el juego de un campo al otro y también a lo ancho. La actuación venía siendo mala, hasta que recibió el cachetazo. Luego de imprecisiones y conexiones fallidas llegó el gol de Argentinos en los pies de Gómez, tras de una salvada de Monetti. Rápidamente la gente impulsó y San Lorenzo se levantó para un desborde en posición extraña de Senesi, quien levantó un gran centro a la cabeza de Rentería, que bajó la pelota a los pies de Blandi. El capitán y goleador del Ciclón marcó su segundo gol en el año y sirvió para que San Lorenzo se retire al descanso empatado en uno.

Más allá de la mejora mostrada en el final de la primera parte, en el arranque del segundo tiempo vino la hecatombe. Apenas a los 2 minutos del complemento llegó el segundo gol de Argentinos en los pies de Batallini. El ambiente en el Bidegain se empezó a caldear y la gente perdió la calma. El segundo cambio de Almirón fue silbado por el público, por la salida de Blandi para el ingreso de Castellani.

Automáticamente tras un centro frontal, llegó el tres a uno en la cabeza de Quintana. Solo unos minutos después, fue expulsado Andrés Herrera por segunda amarilla. Almirón intentó rearmar la defensa con el ingreso de Salazar por Rentería, y los que tenían que tomar la pelota se empezaron a hacer cargo del angustioso momento. Más allá de la superioridad numérica del conjunto de la Paternal, San Lorenzo tomó las riendas. Luego de una jugada excelente en ataque, Román Martínez conectó con el pie para marcar el descuento. Si hay que rescatar algo, es el empuje del equipo en el final del partido, que con un jugador menos metió a Argentinos en su arco e intentó hasta el final. Y la inevitable reflexión de “por qué no juegan así con once y desde el comienzo”.

Los optimistas –pocos, a estar de lo visto–, se quedarán con la imagen de San Lorenzo en los últimos minutos. Lo cierto es que el equipo azulgrana acumula su duodécimo partido consecutivo sin victorias y en esa condición anímica tendrá que viajar a Arequipa para enfrentar, el próximo martes, a Melgar. En la Superliga, se encuentra compartiendo el último lugar de la tabla junto a Patronato y Belgrano.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *