El incendio de Notre Dame

El pueblo parisino y el tradicional turismo que puebla sus calles en pleno comienzo de las celebraciones de la Pascua católica contempla con impotencia y congoja cómo se destruye uno de los monumentos históricos más importantes de la humanidad –856 años de antigüedad– y símbolo de la Ciudad Luz.

“Todo está siendo devorado por las llamas. No quedará nada de la estructura, que data del siglo XIX de un lado y del XIII del otro”, declaró el portavoz de la catedral, André Finot.

Según los bomberos, el incendio está “potencialmente vinculado” a las obras de renovación del edificio. El siniestro fue advertido cerca de las siete de la tarde hora local (2 de la tarde en Argentina), precisaron los bomberos. La policía ha acordonado la zona y ha desalojado a los numerosos turistas que se encontraban dentro del monumento.

La-catedral-a-finales-del-siglo-XIX-según-un-grabado-de-Alfred-Alexandre-Delauney.

La catedral de Nuestra Señora (en francés, Cathédrale Notre-Dame)* es una catedral de culto católico, sede de la archidiócesis de París, capital de Francia, Isla de la Cité, IV Distrito de París (11100). La Catedral fue declarada Patrimonio de la Humanidad (incluido en el ámbito de «Riberas del Sena en París) en 1991.

Se trata de uno de los edificios más señeros y antiguos de cuantos se construyeron en estilo gótico. Se empezó su edificación en el año 1163 y se terminó en el año 1345. Dedicada a María, madre de Jesucristo, se sitúa en la pequeña isla de la Cité, rodeada por las aguas del río Sena. Es uno de los monumentos más populares de la capital francesa.

Pese a la poca calidad constructiva del subsuelo, esta ubicación posee un largo historial dedicado al culto religioso. Los celtas habían celebrado aquí sus ceremonias donde, más tarde, los romanos erigirían un templo al dios Júpiter. También en este lugar existió la primera iglesia cristiana de París, la basílica de Saint-Etienne, proyectada por Childeberto I alrededor del año 528 d. C. En sustitución de esta obra surgió una iglesia románica que permanecerá hasta 1164, cuando comienza la construcción de la catedral actual.

Ya en 1160, y como resultado del ascenso centralizador de París, el obispo Maurice de Sully consideró la existente iglesia (de San Esteban) poco digna de los nuevos valores. El Gótico inicial, con sus innovaciones técnicas que permiten formas hasta entonces imposibles, es la respuesta a la demanda de un nuevo concepto de prestigio en el dominio ciudadano. Durante el reinado de Luis VII, y bajo su apoyo, este proyecto fue bendecido financieramente por todas las clases sociales. Así, y teniendo en cuenta la grandeza del proyecto, el programa siguió velozmente y sin interrupciones que pudieran ocurrir por falta de medios económicos (algo común, en la época, en construcciones de gran envergadura).

La construcción se inicia en 1163 reflejando influjos de la abadía de Saint Denis, subsistiendo aún dudas en cuanto a la identidad de quien habría «colocado» la primera piedra, el obispo Sully o el papa Alejandro III. A lo largo del proceso (la construcción, incluyendo modificaciones, duró hasta mediados del siglo XIV) fueron varios los arquitectos que participaron en el proyecto, esclareciendo este factor las diferencias estilísticas presentes en el edificio.

La Catedral en sus épocas de esplendor

En 1182 el coro ya prestaba servicios religiosos y, durante la transición entre los siglos, se concluyó la nave. Al inicio del siglo XIII arrancan las obras de la fachada oeste con sus dos torres, extendiéndose a mediados del mismo siglo. Los brazos del transepto (de orientación norte-sur) fueron edificados de 1250 a 1267 bajo supervisión de Jean de Chelles y Pierre de Montreuil. Simultáneamente se levantan otras catedrales a su alrededor en un estilo más avanzado dentro del Gótico; la Catedral de Chartres, la catedral de Reims y la catedral de Amiens.

Modificaciones posteriores

Los arbotantes de la catedral, construidos a principios del siglo XIII, son una solución estructural típica de la arquitectura gótica que deriva las presiones de las bóvedas hacia los contrafuertes adosados al exterior de los muros.

La catedral fue alterada sustancialmente a finales del siglo XVII, durante el reinado de Luis XIV, principalmente en la zona este, en la que sepulcros y vidrieras fueron destruidos para ser sustituidos por elementos más al gusto del estilo artístico de la época, el Barroco. Así, entre 1630 y 1707, el gremio de orfebres de París encargó un cuadro al año a artistas como Laurent de La Hyre o Sébastien Bourdon. Se reunieron 77 pinturas de gran formato, que luego se dispersaron. En fechas recientes, regresó al templo una docena de dichas obras.

El siniestro de hoy visto desde el Sena

En 1793, durante la Revolución francesa, más elementos de la catedral fueron destruidos y muchos de sus tesoros robados, acabando el espacio en sí por servir de almacén para alimentos. En 1804 Napoleón Bonaparte se corona a sí mismo emperador en la catedral.

Con el florecer de la época romántica, la catedral se apreció con otros ojos. Bajo esta nueva luz del pensamiento se inicia un programa de restauración de la catedral en 1844, liderado por los arquitectos Eugène Viollet-le-Duc y Jean-Baptiste-Antoine Lassus, que se extendió durante veintitrés años.

Entre las modificaciones que se hicieron están: la inserción de gabletes en las ventanas, el rosetón sur enteramente nuevo, el cambio de la piedra de los arbotantes por piedra nueva, la reconstrucción de todas las capillas interiores y altares, la colocación de estatuas en la Galería de los Reyes, parcialmente destruida durante la Revolución Francesa (incluso hay algunas que son retrato de Viollet); también se añadieron a la catedral numerosas gárgolas que configuran una de sus imágenes más características. Además, se planeó un aislamiento de la catedral, derribando todos los edificios de los alrededores.

En 1871, con el corto ascenso de la Comuna de París, la catedral se vuelve nuevamente telón de fondo de las turbulencias sociales, durante las cuales casi fue incendiada.

En 1965, como consecuencia de las excavaciones para la construcción de un aparcamiento subterráneo en la plaza de la catedral, se descubrieron catacumbas que revelaron ruinas romanas, de la catedral merovingia del siglo VI y de habitaciones medievales. Ya más próximo a la actualidad, en 1991 se inició otro proyecto de restauración y mantenimiento de la catedral con una duración prevista de diez años.

 

La literatura y la fama
El fatídico momento del quiebre y caída de la aguja de 96 metros

Durante el Romanticismo, Víctor Hugo, escribió, en 1831, la novela Nuestra Señora de París. Situando los acontecimientos en la catedral durante la Edad Media, la historia trata de Quasimodo, que se enamora de una gitana de nombre Esmeralda. La ilustración poética del monumento abre puertas a un nuevo deseo de conocimiento de la arquitectura del pasado y, principalmente, de la Catedral de Notre Dame de París.

Y la catedral no era sólo su compañera, era el universo; mejor dicho, era la Naturaleza en sí misma. Él nunca soñó que había otros setos que las vidrieras en continua floración; otra sombra que la del follaje de piedra siempre en ciernes, lleno de pájaros en los matorrales de los capiteles sajones; otras montañas que las colosales torres de la iglesia; u otros océanos que París rugiendo bajo sus pies.

Momentos importantes en la catedral

La obra retrata el interior de Notre Dame durante la coronación de Napoleón Bonaparte como emperador de Francia el 2 de diciembre de 1804.

1314 — Jacques de Molay fue quemado vivo en la hoguera frente a la catedral, aún en construcción.

1429 — Coronación de Enrique VI de Inglaterra durante la guerra de los Cien Años.

La coronación de Napoleón (1805-1807), cuadro de Jacques-Louis David).

1804 — Coronación, el 2 de diciembre de Napoleón Bonaparte como emperador de Francia y de su mujer Josefina de Beauharnais como emperatriz, en presencia del papa Pío VII. Debido a este evento, el papa elevó a Notre Dame a la categoría de basílica menor.

1900 — El organista y compositor francés Louis Vierne gana la plaza de organista titular tras una dura competición contra los quinientos mejores organistas de su época.

1909 — Beatificación de Juana de Arco.

1937 — Fallece Louis Vierne durante la interpretación de su recital de órgano número 1750.

1980 — El papa Juan Pablo II celebra misa en la plaza Parvis.

?

 

(*)Cathédrale Notre-Dame: Culto Católico. Archidiócesis de París. Clero secular. Advocación: Nuestra Señora de París. Patrono: Bienaventurada Virgen María. Declaración: 27 de febrero de 1805 (basílica). Fundador(es): Maurice de Sully. Construcción:1163-1345.

Datos arquitectónicos

Planta crucíforme de 5 naves y doble deambulatorio. Estilo(s): Arquitectura gótica. Superficie: 5500 m² (4800 m² interior)

Nave principal: 60 m (transepto 48 m) (longitud): (transepto 14 m) (anchura). 43 m (altura)

Torre(s)               Dos (69 m, altura). Aguja(s) 96 m (altura). Campanario(s) 69 m (altura). Longitud 127 m. Anchura 48 m.

 

Datos extraídos de Wikipedia

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *