No más estética animal

Mientras hay quienes utilizan a los animales salvajemente para su diversión hay una enorme cantidad de personas que bregan por su protección.

Mientras hay quienes utilizan a los animales salvajemente para su diversión –se ha hecho viral el sometimiento de un pequeño cerdo a ser arrojado desde un helicóptero causándole la muerte– hay una enorme cantidad de personas que bregan por su protección. En la última sesión de 2019 la Legislatura porteña aprobó –en primera lectura– una ley de protección animal sobre mutilaciones en las que los animales domésticos son acostumbradas víctimas mediante intervenciones quirúrgicas estéticas.

En la última sesión del año pasado –5 de diciembre de 2019– se aprobó en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires una ley que prohíbe la realización de intervenciones quirúrgicas estéticas que causen mutilaciones a los animales y/o modifiquen su aspecto externo, salvo aquellas que tengan el objetivo de prevenir o curar patologías específicas.

Por tratarse de una ley que necesita “doble lectura”, su sanción definitiva aguarda la reapertura legislativa para convocar a audiencia pública y luego producir la segunda y definitiva votación en el recinto.

Se consideran prácticas meramente estéticas a la caudectomía (corte de cola), cordectomía (extirpación parcial o total de una cuerda vocal), otectomía (corte de pabellones auriculares), oniquectomía (amputación quirúrgica de las falanges) y todas las cirugías que no tengan como finalidad restablecer o preservar el estado de salud de los animales.

Las prácticas quirúrgicas exceptuadas de la presente ley deben realizarse bajo prescripción médica por parte de un Veterinario matriculado en la Ciudad de Buenos Aires.

Finalmente se establece que la Autoridad de Aplicación dispondrá las sanciones correspondientes fijando las multas de acuerdo al grado de infracción de la norma. Serán pasibles de sanciones los particulares responsables de los animales, los particulares y los profesionales que las realicen.

“El bienestar animal nada tiene que ver con su apariencia, por lo tanto estas modificaciones corporales o alteraciones permanentes del cuerpo que se realizan por motivos estéticos deben ser prohibidas”, explica en los fundamentos del proyecto, su autor, el diputado Sergio Abrevaya (GEN).

Además, se aclara que “la creciente demanda de nuestra comunidad con respecto a la necesidad del buen trato hacia los animales, entendiéndolos a estos, como seres sintientes que deben ser respetados y cuidados responsablemente ; procurándoles una adecuada calidad de vida, sin padecimientos de malos tratos; tal cual lo estipula la Ley Nacional N° 14.346 de protección hacia los animales y cuyo incumplimiento es delito penal”.