El viaducto interminable, se termina

Se anuncia la finalización de las obras de estructura y arquitectura faltantes de las estaciones Villa Crespo y La Paternal. Mario Bellocchio

En julio de 2019 –con la premura que imponía la inminencia de las elecciones– el viaducto San Martín fue “inaugurado” con parte de las obras sin terminar. Luego del pavoneo oportunista fue necesaria la finalización verdadera y los trabajos continuaron hasta fines de agosto, cuando se frenaron debido al incumplimiento de pagos a proveedores por parte de la contratista original, la UTE Green-Rottio. Esa situación llevó a que fuera rescindido el contrato con la constructora y a que las obras remanentes fueran licitadas nuevamente.

Finalmente, el 30 de enero pasado se abrieron los sobres que presentaron doce oferentes (1) para la terminación del viaducto cuyas propuestas están actualmente en etapa de evaluación.

Según explican desde AUSA las obras complementarias comprenden tres áreas: “la finalización de las obras de estructura y arquitectura faltantes” de las estaciones Villa Crespo y La Paternal, respectivamente, además de “la finalización de los trabajos del viaducto y posterior desmovilización de obra”.

 Por otra parte la licitación de la electrificación de la línea –programada para después de la finalización del viaducto–, nunca fue adjudicada desde que fue lanzada hacia fines de 2017 y se encuentra en el limbo de la indefinición.

Mientras tanto el jefe de Gobierno “cumple” –a su estilo– con el “deber” de informar a la población sobre el chiche nuevo, más gastado en el alarde descriptivo que en el uso que todavía no se le puede dar: “En la planta baja estarán las boleterías…”, “la iluminación LED”…, “la elevación de las vías permitirá abrir…”, con los platillos al rojo de tanto batirlos en “tachín, tachín”…

 Al fin de cuentas las obras larretianas siempre terminan bajo el mismo interrogante: ¿Son impostergables? ¿Se invierte una suma acorde a lo que brindan o el sobreprecio es el común denominador? Todavía aguarda una respuesta la falta de oportunidad y la dudosa estética de la nueva “Corrientes angosta”, carísima “manteca al techo” en épocas de vacas flacas como la actual.

Pero este despropósito suena minúsculo al lado del despilfarro del túnel de Dorrego (2) que denuncia la falta de planificación de obra del GCABA –ahora se utiliza para sortear ¡un viaducto!, no ya las vías del San Martín como fue planeado–. 20 millones de dólares nos costó a los porteños el disparate. ¿Y ahora que se inauguró el viaducto, qué hacemos con el túnel de Dorrego? ¿Un shopping? ¿O van a licitar su rellenado?

 

  1. UTE Eleprint-Ilubaires, UTE Bosquimano-Desobstructora Argentina, UTE Marcalba-Construmex, UTE Ferromel-Herso-GYC Construcciones, UTE Niro Construcciones-Plantel y UTE Ses-Construere-Copimex, mientras que en solitario se presentaron Chediack, Solana, Fontana Nicastro, Arqkul, Criba y Vial Agro.
  2. http://www.periodicodesdeboedo.com.ar/el-gobierno-porteno-y-un-despilfarro-de-20-millones-de-dolares/

 

FUENTES DE INFORMACIÓN:

https://www.enelsubte.com/

Página web “Pura ciudad”