Despacio escuela ¿Cuándo y a qué hora?

La señalética equívoca frente a las escuelas

La “Asociación Civil Luchemos por la Vida”, de calificada labor en cuanto a la prevención de accidentes de tránsito, acaba de difundir un artículo donde señala cómo los indicadores de velocidad máxima frente a los establecimientos de enseñanza se transforman, por carencia de precisión, en un inútil lentificador del tránsito y, en ocasiones, en trampas cazabobos.

Señala la asociación: “Despacio escuela: ¿Cuándo y a qué hora?”. Y la pregunta es totalmente pertinente ya que la señalética instalada de velocidad máxima permitida carece del correspondiente horario de aplicación como, por ejemplo, tienen los carteles de prohibido estacionar, v.g.: “días hábiles de 8 a 21hs”.

La imprecisión invita a la trasgresión. ¿Cuál es la necesidad de protección al escolar un sábado o domingo, en vacaciones o en horario nocturno?

Sin embargo la imprecisa señal sigue ahí vigente y, en caso de existir un radar de control, gestionando sanciones ilegales. Agrega el artículo que la Ley de Tránsito claramente especifica que la velocidad máxima en esas ocasiones rige “durante los horarios de ingreso y egreso” de los establecimientos.

Dice “Luchemos por la Vida”:

Señalización errónea

En los últimos meses han aparecido nuevas señales de tránsito verticales en las cercanías de muchas de las más de 800 escuelas de la ciudad de Buenos Aires. La mayoría indican entre 20 y 30 km de velocidad máxima. Inclusive ya se instalaron algunos foto-radares para controlar el respeto a la señal. Pero esta señalización es confusa y no acorde al texto de ley de tránsito porteña.

Los carteles colocados no informan el horario de vigencia de estas máximas por lo que regirían en todo momento y todos los días de la semana y del año, incluyendo feriados y vacaciones.

La Ley de Tránsito de la ciudad de Buenos Aires establece en su artículo “6.2.3 inciso d” que, en las proximidades de las escuelas, la velocidad de circulación será la mínima permitida, es decir 20 km/h en calles y 30 km/h en avenidas durante los horarios de ingreso y egreso. Esta disposición también rige para establecimientos deportivos y de gran afluencia de público.

Los horarios de entrada a las escuelas suelen ser semejantes para la mayoría, pero los horarios de salida varían mucho de una a otra.

Por ello, deberían instalarse señales de tránsito específicas, por ejemplo, con semáforo amarillo totalmente temporizado para titilar o funcionar en los horarios de entrada y salida de cada escuela, demarcando la velocidad máxima temporal.

Aumentaría la protección de los niños un amplio vallado frente a la escuela, que asegure que ningún niño se precipite a la calzada, así como tampoco los padres, que muchas veces les dan el mal ejemplo cruzando por cualquier lado.

La vida de nuestros niños, sus docentes y familias debe cuidarse con prioridad en nuestras calles, pero las restricciones de velocidad deben estar acordes a la legislación vigente, y no constituirse en una innecesaria lentificación permanente del tránsito, que no beneficia, y propicia su ignorancia e incumplimiento, y que a veces se transforman en multas “cazabobos”, que no contribuyen a la seguridad vial. 

 

Luchemos por la Vida Asociación Civil

info@luchemos.org.ar

(+54 11) 4637-8090 / 4611-4060

Bogotá 2348 P.B. “A” – Buenos Aires – Argentina

www.luchemos.org.ar

 

 

Deje su comentario...