Buenos Aires nórdica

En 1924, al concejal Remigio Iriondo se le ocurrió presentar un “veneciano” proyecto de canalización del arroyo Maldonado desde su desembocadura en el Río de la Plata hasta el límite del Municipio

En 1924, al concejal Remigio Iriondo se le ocurrió presentar un “veneciano” proyecto de ordenanza –Boletín Municipal del 25 de agosto de ese año–, que autorizaba al Departamento Ejecutivo a efectuar la canalización del arroyo Maldonado desde su desembocadura en el Río de la Plata hasta el límite del Municipio, y la construcción de un canal que, partiendo del arroyo a la altura del barrio Vélez Sársfield, llegase a los Nuevos Mataderos, y de éstos hasta el Puente Alsina, para empalmar con el Riachuelo.

El proyecto abarcaba cuatro secciones:

  • La primera: desde la desembocadura en el Río de la Plata hasta Vélez Sarsfield.
  • La segunda: desde Vélez Sarsfield hasta la Avenida Circunvalación (actual General Paz).
  • La tercera: desde Vélez Sarsfield hasta los Nuevos Mataderos (los actuales, de Liniers).
  • Y la cuarta: desde los Nuevos Mataderos hasta el Puente Alsina.

Los canales estarían destinados al transporte en general y al desagüe de toda la cuenca del arroyo Maldonado, “y de las zonas cuyos desagües naturales a juicio del D.E. convergen hacia estos canales”, prohibiendo la recepción de aguas servidas, materias fecales y cualquier otro residuo que altere las condiciones higiénicas de las aguas.

Cauce del Maldonado fotografiado por Samuel Rimathe en 1899. Al fondo el puente de la avenida Santa Fe

Todo el trayecto debería ser navegable con, por lo menos, dos metros de profundidad y con una zona ribereña –a expropiar mediante Ley del Congreso de la Nación– de por lo menos 35 metros de extensión, aparte del espacio necesario para dos calles laterales de diez metros de ancho cada una en toda la extensión de los canales, debiendo el constructor hacer plantaciones de los árboles necesarios, que les serían suministrados por la Dirección de Paseos, “y a cuya conservación atenderán por su exclusiva cuenta por el término que dure la concesión”.

No es necesario aclarar que el proyecto no prosperó aunque se ignoran los fundamentos del rechazo, muy probablemente vinculados al presupuesto, que nos privaron de una concepción visual y del transporte urbano vigentes en la naciones nórdicas europeas, aunque de dimensiones –enormemente mayores– comparables a las extensiones pampeanas.

El arroyo fue enterrado a partir de 1929. Las excavaciones se prolongaron hasta ser cubierto por una calle de tierra primero y de pavimento después. Atravesó varios gobiernos y sufrió la manía de los cambios de nombre. Primero fue Hilario de Almeira, después Godoy Cruz, pasando por Arroyo hasta llegar a la avenida Juan B. Justo en 1937. De tanto en tanto se enoja por ser una cloaca y desborda exigiendo más obras para domesticarlo.

Foto inicial: Puente de la calle Vera sobre el arroyo Maldonado, primera década del siglo pasado.

 

FUENTES DE DATOS:

  • https://buenos-aires.idoneos.com
  • https://www.lanacion.com.ar/

Deje su comentario...