12 de octubre

El 12 de octubre se celebraba en nuestro país el “Día de la raza” desde que el presidente Hipólito Yrigoyen lo decretó en 1917. María Virginia Ameztoy*

“El 12 de octubre de 1492, América descubrió el capitalismo. Cristóbal Colón,  financiado por los reyes de España y los banqueros de Génova, trajo la novedad a las islas del mar Caribe. En su diario del Descubrimiento, el almirante escribió 139 veces la palabra oro y 51 veces la palabra Dios o Nuestro Señor”.    Eduardo Galeano, 2007.

 Durante muchas décadas se acató como un imperativo esa celebración a la que se agregó el intento fallido del reino de España, a fines del siglo XX, de suavizar el recuerdo de su colonización, exterminio y saqueo acuñando el falaz concepto “encuentro de dos culturas”.

Fue necesario que transcurrieran diez años del siglo XXI, el 3 de noviembre de 2010, para que la fecha pasara a llamarse Día del respeto a la diversidad cultural –Decreto 1584/2010, firmado por la Presidenta Cristina Fernández  de Kirchner . Decía parte de su enunciado: […] Que, asimismo, se modifica la denominación del feriado del día 12 de octubre, dotando a dicha fecha, de un significado acorde al valor que asigna nuestra Constitución Nacional y diversos tratados y declaraciones de derechos humanos a la diversidad étnica y cultural de todos los pueblos.

A partir del 12 de octubre de 1492 se perpetró en los territorios ocupados por los invasores uno de los genocidios más grandes de la historia de la humanidad ya que fueron exterminados millones de pobladores originarios.

A finales del siglo XV, cuando arribaron los conquistadores europeos a América, existían aproximadamente 70 millones de indígenas. Un siglo y medio después quedaban apenas tres millones y medio.

La invasión del imperio español dejó a su paso muerte, desolación y saqueo de las riquezas naturales. Los pueblos originarios fueron esclavizados, torturados, despojados de su tierra y su cultura. De aquí que bien puede hablarse de genoetnocidio, ya que el término etnia alude a las colectividades definidas a partir de sus semejanzas culturales, lingüísticas y territoriales, entre muchas otras.

Además la invasión genoetnocida no solo exterminó a millones de pobladores de la región, sino que también secuestró, deportó y sometió a la esclavitud a millones de habitantes del continente africano, enviándolos como mano de obra barata al “nuevo” mundo y, de alguna manera, como “reemplazo” de los indígenas exterminados.

En la actualidad asistimos a la colonización económica por parte del capital concentrado y a la colonización del pensamiento que en determinados sectores sociales corresponde a la prevalencia de lo extranjero por sobre lo propio.

Así como la apropiación de las tierras de los pueblos originarios por parte de la auto denominada Campaña del desierto fue una continuación de las maniobras expoliadoras de la colonización inicial, hoy en nuestro país asistimos a la apropiación ilegítima de regiones de nuestro territorio por parte de capitalistas internacionales.

El proceso de constitución del Estado argentino se define a partir de la subordinación y dependencia al centro del sistema capitalista mundial teniendo como base de sustentación, en lo local, al tipo oligárquico de dominación política. Se estableció una doble dependencia, de las fracciones dominantes internas a los países centrales y de los sectores subalternos hacia la oligarquía dominante, debido a la necesidad de instrumentar políticas para afirmar las pautas económicas y la subordinación al centro del sistema.

Así, la colonización inicial seguía reponiendo sus pautas ya que la dominación oligárquica constituyó un Estado del cual fue su principal beneficiaria. No es aventurado afirmar que la jerarquización estamental de la colonia repuso en el nuevo Estado la exclusión social.

La inexistencia de las razas humanas y el “Día de la raza”.

El concepto de raza se elaboró a partir de la búsqueda de definiciones para el reino animal. Hablar de raza refiriéndose a los seres humanos es un vulgar reduccionismo. Respecto a los seres humanos solo puede hablarse de fenotipos [1], esto es el  resultado de la interacción entre factores genéticos (genotipo) [2] y el ambiente. El fenotipo incluye tanto rasgos físicos como conductuales.

En la antropología tradicional el concepto acerca de las razas humanas se refería a los grupos fenotípicos en que se subdividían los seres humanos de acuerdo con diversos sistemas de clasificación que tuvieron vigencia entre el siglo XVIII y mediados del XX.

A partir de la primera mitad del siglo XX, estos sistemas de clasificación cayeron en desuso con el advenimiento de nuevas corrientes antropológicas. Hoy hay consenso científico en que no existen razas humanas.

El denominado racismo ha penetrado y alterado las investigaciones históricas arribando a conclusiones pseudocientíficas, cargadas de prejuicios y creencias discriminatorias de los grupos considerados diferentes al concepto euro y ario céntrico con el objeto de que prevalecieran los grupos apropiadores del poder político y económico y manipuladores del resto.

Así se lleva a cabo, desde el inicio de la colonización y hasta nuestros días, la tarea genoetnocida.

¿De qué hablamos cuando hablamos de etnia?

La etnicidad hace referencia a las prácticas culturales que diferencian a una determinada comunidad. Los miembros de los grupos étnicos se autoperciben como culturalmente diferentes de otros grupos a la vez que son percibidos diferentes por los otros grupos; todos ellos se distinguen por su historia, su lengua, su ascendencia, su religión, entre otras características.

Hoy en día, en muchas partes del mundo se producen luchas entre diversos grupos culturales, algunas de las cuales han conducido a sangrientos enfrentamientos. Por otra parte cantidad de refugiados y de inmigrantes intenta escapar de esos conflictos y muchos de ellos encuentran la muerte en medio del océano o, si logran arribar a otro país, son rechazados, paradójicamente, por sociedades que varios siglos atrás fueron constituidas por inmigrantes.

A los habitantes de los países expulsores y a los discriminadores de las diferentes etnias habría que recordarles que el primer homínido del que se tiene conocimiento fue Lucy, un conjunto de fragmentos óseos pertenecientes al esqueleto de un Australopithecus afarensis, de 3,2 a 3,5 millones de años de antigüedad,? descubierto por un equipo de antropólogos en el mes de noviembre de 1974, a 159 km de Adís-AbebaEtiopía. Es una parte del esqueleto de una hembra de aproximadamente 1,10 metros de altura y de alrededor de 20 años de edad.

Una perlita para los discriminadores: Lucy, nuestro antecedente homínido, era mujer y negra.

 

  • 1. Fenotipo

Conjunto de caracteres visibles que un individuo presenta como resultado de la interacción entre su genotipo y el medio.

  • 2. Genotipo

Es la colección de genes de un individuo.

 

ILUSTRACIÓN:

  • Ricardo Carpani: “La fundación de Buenos Aires”. Díptico / Óleo / 1993

(*). Lic. María Virginia Ameztoy. Socióloga UBA, especialista en cultura, Matrícula Profesional Nº 499.