Un monumento faraónico

Por Mario Bellocchio
Un monumento a las víctimas de la tragedia de Cromañón rechazado por los familiares de víctimas y sobrevivientes de la tragedia.

Con una primera lectura donde resultó aceptado el proyecto, este martes 15 de octubre la Legislatura dio curso a la Audiencia Pública reglamentaria para luego, en segunda lectura, votar definitivamente una ley que establece la erección de un monumento a las víctimas de la tragedia de Cromañón, ubicado, según se había proyectado, en las inmediaciones del predio de la tragedia, en la parte –en construcción aun– del Paseo de la Estación delimitada por  la prolongación virtual del eje de la calle Sánchez de Bustamante, Av. Díaz Vélez, calles Gallo, Pte. Perón, Anchorena y deslinde con el área operativa Ferrocarril Sarmiento, del barrio de Balvanera.

La divergencia con los familiares de víctimas y sobrevivientes de la tragedia surgió a raíz de que ellos siempre solicitaron que la ubicación sea en el propio predio expropiado de Cromañón, no a unos 400 metros del lugar como resulta la ubicación decidida por las autoridades. Consideran, además, que lo presupuestado –y ya aprobado en función, según las autoridaes, de la conminación judicial– es faraónico.

La obra del monumento ya está en ejecución –tras el llamado a licitación del Ministerio de Desarrollo Urbano– por parte de la adjudicataria, la empresa Ingecons S.A. y demandará una inversión de la Ciudad de más de 21 millones de pesos. El memorial contará con un muro en el que figurarán grabados los nombres de las víctimas; además de un estanque, un faro de 25 metros de altura de estructura metálica y un árbol Gingko Biloba, especie que cuenta con una de las sobrevidas más prolongadas del mundo vegetal.

El diputado Omar Abboud (VJ), presidente de la Comisión de Cultura, pidió permiso para hacer uso de la palabra y aclaró que “se trata de un proceso administrativo para dar cumplimiento a una orden judicial” del Juzgado en lo Contencioso, Administrativo y Tributario 2 de la Ciudad emitida en mayo a raíz de un amparo presentado por la asociación “Que no se repita”.

La medida judicial estableció que el monumento debe estar listo para el nuevo aniversario de la tragedia, el 30 de diciembre.

Ese día se cumplirán 15 años del incendio ocurrido en 2004 en el local bailable mientras el grupo Callejeros ofrecía un recital ante una gran cantidad de personas que superaba la capacidad permitida del lugar, de acuerdo a su habilitación, y tenía las puertas de egreso cerradas. Ese bloqueo impidió la salida de los asistentes cuando comenzó el incendio de la tela de sombra, a raíz del uso de bengalas. Esa noche murieron 194 personas y más de 1.400 resultaron heridas.

Abboud que calificó a aquella noche como “la peor de la historia de la Ciudad” aseveró que “Este hecho se convirtió en un trascendente hito social que marcó a una generación, y significó un antes y un después para la política, la cultura y la sociedad. Con esta iniciativa se busca generar un espacio de reflexión que permita ejercer el derecho a la verdad y al duelo, y que invite a todos los ciudadanos a tomar conciencia sobre lo ocurrido”. Y agregó luego que “resulta primordial para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires preservar su memoria colectiva y que el dolor de los familiares de víctimas y de sobrevivientes trascienda hacia un hecho urbano que involucre al conjunto de la comunidad”.

“Estamos indignadísimos por esta maniobra del PRO que quiere mostrar que con este monumento nos está dando algo, pero no nos reciben y nos eluden para conversar sobre los dos proyectos nuestros”, dijo a  la agencia Télam Silvia Bignami, del Movimiento Cromañón y mamá de Julián, una de las víctimas de la tragedia.

Oscar Filardi, sobreviviente y miembro de “Familias por la Vida”, dijo estar “en desacuerdo” con la localización del monumento en ese espacio verde y agregó que “Cromañón no fue ahí, la tragedia sucedió en Bartolomé Mitre, entre Jean Jaurés y Ecuador, y es ese lugar el que debería ser declarado Monumento Histórico Nacional”.

Por su parte Nilda Gómez, también de “Familiares…” señaló “no queremos ser parte de un gasto innecesario que se hará para hacer un monumento faraónico que no trae nada, que no resuelve nada. Hay otras necesidades. Lo tienen que reconsiderar”, aseguró la titular de la organización, durante la audiencia pública dirigiéndose a los presentes y especialmente a los diputados participantes de la reunión, Omar Abboud, María Luisa González Estevarena, Victoria Roldán Méndez, Eduardo Santamarina, Claudio Romero y Jian Ping Yuan, todos del bloque oficialista Vamos Juntos, gestor de la iniciativa.

El monumento a las víctimas de Cromañón rechazado por los familiares de víctimas y sobrevivientes de la tragedia que acusan al oficialismo de dispendioso oportunismo político y de hacer oídos sordos a los proyectos que ellos presentan sobre expropiación del lugar de los hechos para el homenaje.