San Lorenzo de Almagro recuerda a sus desaparecidos

La actividad de homenaje a los desaparecidos fue organizada por la Subcomisión de DDHH del club y la Subcomisión del Hincha de San Lorenzo. Y el apoyo de la Comisión por la Memoria de la Red de Cultura de Boedo.

El sábado 24 de agosto en horas del mediodía, el Club San Lorenzo de Almagro recordó a sus socios, hinchas y trabajadores desaparecidos durante el terrorismo de Estado. Pese a algunos desentendimientos de última hora sobre el lugar de la cita –pasó del polideportivo Pando a la Casa del socio vitalicio en Inclán y Muñiz, a pocos metros uno de otra– las instalaciones fueron colmadas por la numerosa concurrencia que pudo compartir en las inmediaciones de la maqueta del Viejo Gasómetro en planta baja, la muestra “Los colores y sonidos de la memoria” compuesta por pañuelos intervenidos por artistas barriales y sus historias de vida creada por la Comisión por la Memoria de la Red de Cultura de Boedo.

Mariano Colángelo se ocupó de las presentaciones que contaron con la presencia de Miguel Mastrosimone, secretario general de la Comisión Directiva del club, el subsecretario de DDHH de la entidad y los oradores Claudio de Simone, presidente de la Subcomisión del Hincha, Horacio Pietragalla, diputado nacional e hijo de desaparecido, y Osvaldo Barros, hermano de desaparecido y miembro de la Comisión por la Memoria de la Red de Cultura de Boedo.

Los familiares de los 17 hinchas reconocidos hasta hoy recibieron con emoción el carnet de Socio Honorario del desaparecido expresando el sentimiento común de que ese Carnet los acompañaría a todos los lugares donde se cite su memoria.

Cada entrega individual de los carnets produjo en la concurrencia –y en los propios familiares y amigos de los homenajeados– los encontrados sentimientos producto de felices evocaciones deportivas y de militancia donde lágrimas y sonrisas tradujeron el recuerdo y el orgullo por las acciones de sus seres queridos. En esas intervenciones el reclamo de juicio y castigo a los responsables del genocidio de los 30.000, fue una consigna constante.

Los integrantes de la Comisión por la Memoria de la Red de Cultura Boedo, quienes colaboraron activamente aportando el listado de vecinos desaparecidos, y la propia Red de Cultura Boedo, se manifestaron orgullosos de haber contribuido a esa emotiva actividad tanto con el aporte de los nombres como de las historias de vida –a través de la revista Barrio y Memoria– y de sumar familiares a la convocatoria entrelazándose solidariamente con los recuerdos evocados por la prestigiosa entidad deportiva de Boedo para fortalecer la memoria y la identidad barrial.