¿Mudanza?

Ante la comunicación de las autoridades del Museo del Cabildo a sus similares de la Comisión Nacional de Monumentos, Lugares y Bienes Históricos, sobre su inapelable traslado a una nueva sede sita en Avenida Alvear N° 1690, hemos recibido la nota que trascribimos a continuación con la salvedad de que, ante el desconocimiento de los fundamentos de la medida del Museo, nos vemos en la obligación periodística de recordar que lo publicado no necesariamente coincide con la opinión editorial.

¿Por qué nos quieren mudar?

A principios de año, tuvimos noticias de la intención de trasladar la sede de la Comisión Nacional de Monumentos a otra dependencia del Ministerio de Cultura de la Nación. Concretamente, al edificio que fue hasta ahora la Casa de la Cultura, sito en Avenida Alvear N° 1690. Desde el mes de marzo intentamos ponernos en contacto con las autoridades del Ministerio por las vías jerárquicas correspondientes. Recién en los primeros días de agosto, después de esperar infructuosamente una respuesta, participamos de una reunión virtual a través de la plataforma Zoom, con la Secretaria de Patrimonio Cultural, Lic. Valeria González; el Jefe de Gabinete del Ministerio, Dr. Esteban Falcón; el nuevo Director del Museo del Cabildo, Prof. Horacio Mosquera; y las principales autoridades de la Comisión Nacional de Monumentos. Durante el encuentro, fuimos informados del proyecto para el Museo del Cabildo, que consiste esencialmente en la ocupación de las actuales dependencias de la Comisión para distintas actividades del Museo. La mudanza de la Comisión responde a esas necesidades. No existe ningún otro motivo, y así quedó expresado rotundamente en esa reunión.

Como empleados del Organismo que tutela los monumentos históricos nacionales, declaramos repetidas veces que si bien entendemos la necesidad de expansión del Museo, también consideramos que dicho fin no debe concretarse a expensas del traslado de la Comisión de su sede original, en la que permanece desde hace más de 80 años.

Nuestra motivación no puede calificarse como “caprichosa” o “romántica”, ya que se sostiene en la defensa legítima del valor emblemático que la sede de Avenida de Mayo representa para la institución. ¿Qué sentido tiene que la dependencia encargada de poner de manifiesto el valor simbólico de un edificio para la memoria histórica del país, a través de sus declaratorias de monumento, lugar o bien de interés, resigne su propia sede, como si lo que representa precisamente el bien en cuestión, no tuviera ningún valor? ¿Cómo podrá defender la importancia de la preservación de los bienes inmuebles, como reservorios de la memoria, cuando no es capaz de mantener su propia memoria edilicia? Las construcciones son la memoria material de los acontecimientos de la historia, tanto política como social, científica, artística, etc. Por ello, no es lo mismo preservarlos, que destruirlos o desvirtuarlos. Así lo han entendido más de 140 especialistas y personas ligadas al patrimonio, que acompañaron una carta dirigida al Sr. Ministro de Cultura, solicitando la permanencia del organismo en la sede original. Asimismo, se han sumado más de 1000 firmas de apoyo a este planteo a través de la plataforma Change.org.

 ¿Por qué debemos permanecer en el predio del Cabildo?

La Comisión Nacional de Monumentos se creó en el año 1938, y se formalizó en 1940, a través de la Ley Nº 12.665. Desde ese mismo momento, tuvo su sede en el propio edificio del Cabildo de Buenos Aires, cuando todavía no existía como museo, dado el alto valor simbólico que representaba para el nacimiento de la Argentina como Nación. Precisamente ese fue el motivo para que la institución encargada de velar por la memoria histórica del país, se ubicara en ese distintivo predio. Con el paso del tiempo, convivieron allí las dos instituciones -La Comisión y el Museo-. Y hoy, estamos convencidos de que así debe seguir siendo. Hemos planteado la posibilidad de reconvertir el espacio y ampliar las dependencias de ambas reparticiones sin grandes costos, con construcciones en seco, sobre lotes que están en la práctica incorporados al predio, pero que pertenecen al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Existen muchas maneras legales de incorporar ese espacio al conjunto. Sin embargo, hemos recibido como respuesta que “la decisión está tomada”, que ningún proyecto alternativo modificará la medida, y que cualquier acción que promueva aumentar el espacio del predio, será para exclusivo beneficio del Museo del Cabildo.

La mudanza de la sede fundacional de la Comisión de Monumentos al edificio de la Avenida Alvear involucra, además de lo comentado, una serie de problemas adicionales que no pueden ser soslayados. Principalmente, nos referimos al traslado del archivo histórico de la Comisión, que nuclea toda la información documental y gráfica de los edificios declarados históricos desde la creación de la Comisión hasta nuestros días. Es decir, la historia de nuestros hitos patrimoniales. Aproximadamente unos 300 biblioratos,  planos, más de 2300 volúmenes de libros y publicaciones especializadas, fotografías en papel y hasta negativos de vidrio, componen ese archivo de valor histórico incalculable. El traslado de ese material, que no se encuentra digitalizado, hace peligrar seriamente su integridad. A ello, debe agregarse la también riesgosa mudanza del mobiliario histórico.

Además, cabe señalar que las instalaciones de la Avenida Alvear, un monumento histórico que originariamente fue residencia familiar, no están preparadas para cumplir con las necesidades de trabajo que realiza la Comisión. Se trata de un edificio que merece recuperar en lo posible su aspecto original, razón por la cual fue declarado. No es una cuestión de metros cuadrados disponibles, sino de las funciones que debería albergar en lo sucesivo. No resulta factible ni operativo ubicar en esa estructura un archivo técnico cuyo peso y tamaño conspiran claramente contra sus delicadas y aristocráticas líneas formales.

Por lo expuesto, queda patente la necesidad de que la Comisión Nacional de Monumentos persista en su sede histórica de la Avenida de Mayo.

 

Lic. Carlos Nessi /Prof. Marcelo Perusso /Área Técnica

Comisión Nacional de Monumentos, Lugares y Bienes Históricos