La entrega de viviendas sociales como propaganda partidaria

Construcciones multifamiliares por detrás del Ducó (O los mentidos tiempos de la política)
Por: Ing. Manuel Vila

En 2014 –antes de junio– se firman los convenios con las empresas encargadas de construir las viviendas, previstas para 16000 porteños, por detrás del Palacio Tomás Adolfo Ducó (estadio de Huracán). Las obras comienzan aceleradamente. Se viene un año electoral.

En 2015, esas construcciones multifamiliares cerraron el año con un 80% de su estructura y mampostería ya dispuestas, solo faltaban instalaciones y equipamiento. Con presupuesto, en seis meses se podían entregar. Pero implicaba darle crédito a las obras del gobierno anterior y respetar sobreprecios, que existían, y se dilató la obra.

En 2016, si bien se notaban escasos avances, se completaron estructuras y mampostería y se observaban instalaciones en un elevado porcentaje, faltaba equipamiento. Con presupuesto, en cuatro meses se podían entregar. Pero todavía implicaba darle crédito al gobierno anterior, y continuidad a empresas que había contratado el mismo gobierno anterior –ya sin sobreprecios–, y se dilató la obra.

En 2017, año electoral, se estimó que había que seguir mostrando la “pesada herencia del gobierno anterior”, que era contraproducente entregar viviendas construidas en un alto porcentaje por el gobierno anterior y se dilató la obra. Con presupuesto, en tres meses se podían entregar.

Como tenía más impacto, se construyeron en tiempo récord las similares viviendas multifamiliares que servirían en 2018 a los Juegos Olímpicos de la Juventud. Aquí hubo presupuesto (Dios sabrá cuánto nos costaron esos juegos).

En 2018 se estimó que la obra –ya todos olvidados de su comienzo en el gobierno anterior–, se podría considerar de este gobierno, pero con los compromisos de los Juegos Olímpicos de la Juventud (JOJ) y tratándose de un año sin elecciones se estimó conveniente –aunque en dos meses se podía terminar– dilatar la entrega para el año 2019, claramente electoral.

En 2019, se está evaluando, por encima de tiempos, presupuesto o materiales, si conviene inaugurar las obras, antes de las PASO, antes de las Nacionales, o entre las Nacionales y el Ballotage, siempre y cuando, algún desdoblamiento electoral, no obligue a alterar esos tiempos.

Dicen que ya están definidos los adjudicatarios y puede ser, aunque imaginamos que si alguno de ellos llevara cuatro años de espera, sobre obras casi completas, hubiera seguido aquellos dictados tangueros de Goyeneche de “balearse en un rincón”.*

Eso determina la política (la mala política) en la vida de los ciudadanos; las necesidades sociales, al servicio de los tiempos electorales.
                                                                            Manuel Vila (2019)

 

 

(*) Fragmento de “Afiches”, el tango que Homero Expósito compuso en 1956 en casa de Atilio Stampone sobre una melodía que Atilio ya tenía escrita y del que, en 1972, el polaco Goyeneche grabó la versión más conocida.

PS: El tema pasa por dilatar una obra dos años, para entregarla cuando conviene en un marco eleccionario. Multiplicando 10000 pesos por mes (de un alquiler por una de esas unidades) por 24 meses (de atraso en la entrega) por 4000 unidades habitacionales se advierte que el daño social acumulado, es de casi mil millones de pesos (MV).