Cuba: 60 años

1º de enero de 1959. A 60 años de la Revolución cubana

La admirable gesta que triunfó y cambió las bases económicas y sociales expulsando al imperialismo que la mantenía en el atraso y la miseria para las grandes mayorías y expropiando todo lo que constituía la génesis de la explotación, cumple 60 años.

En la madrugada del 1º de enero de 1959, las tropas del Segundo Frente Nacional del Escambray comandadas por Eloy Gutiérrez Menoyo entraron a La Habana. Al día siguiente llegaron las tropas del Movimiento 26 de Julio comandadas por Camilo Cienfuegos y el Che Guevara, tomando sin resistencia el regimiento de Campo Columbia y la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña, respectivamente. Al entrar a Campo Columbia, Cienfuegos excluyó del mando al Coronel Barquín y detuvo al General Cantillo.

Simultáneamente, el mismo 1º de enero, Fidel Castro entró triunfante a Santiago de Cuba, declarándola capital provisional de Cuba y proclamando al magistrado Manuel Urrutia Lleó como presidente de la nación. De inmediato, Estados Unidos reconoció al gobierno revolucionario. El poder quedó definitivamente en manos de las fuerzas revolucionarias a razón por la cual se toma como fecha del triunfo de la Revolución el 1º de enero de 1959.

El proceso iniciado ese año, significó un cambio radical para un pueblo que, a excepción de la capital, vivía asolado por la desocupación masiva, el analfabetismo, la desnutrición y la muerte por enfermedades curables. La dependencia y sumisión al imperialismo era tal que La Habana era conocida como “el gran burdel” donde los marines y ricos estadounidenses trasgredían cuanta ley hubiera para divertirse con total impunidad.

El triunfo en la batalla de “Bahía de Cochinos”, acción cumbre de las milicias revolucionarias, demostró que el desmadre de la Cuba de Batista había terminado definitivamente y que no era fácil derrotar a un pueblo insurrecto que toma con firmeza y convicción sus determinaciones por más maquinaria militar que tuviera el enemigo.

A cambio, el pueblo cubano nunca pudo superar las “precariedades” cotidianas que ellos viven, en su gran mayoría, con legítimo orgullo revolucionario exhibiendo la libertad de sus conquistas en salud, educación y vivienda igualitaria.

Por su profundidad, la revolución cubana se convirtió en el mayor símbolo de la lucha de todos los pueblos latinoamericanos y aún más allá de nuestro continente. No bastaron 60 años de disputa y la bota sometedora del imperio sigue presionando sobre el sacrificado pueblo cubano.

Falta terminar con el criminal bloqueo económico que ha causado estragos y aún hoy mantiene Estados Unidos sobre la isla incluso habiendo decenas de resoluciones de la ONU contra ese asedio.

Deje su comentario...