Canal 11: la grieta del comienzo

De “canal de los curas” a Teleonce, sin los Jesuitas* ni Grandinetti. Mario Bellocchio

En los comienzos de Canal 11 (hoy Telefé) hubo un grave desacuerdo que dejó de lado en su lanzamiento y en su participación societaria a uno de los pioneros de ese canal y de la televisión argentina: el RP Héctor Grandinetti SJ [1].

  • El pre­mio que recibí por haber conseguido la primera licencia ofi­cial para la puesta de un canal privado de televisión en la Argentina –gestión de la cual luego se beneficiaron todos los otros aspirantes–, fue un exilio de seis meses en los Esta­dos Unidos. Cosas de la vida y del destino”. Héctor Grandinetti SJ [2].
Primera señal con que apareció Canal 11, en período de prueba, a comienzos de 1961

En diciembre de 1960, el recién licenciado soldado clase 39 Mario Bellocchio, entonces estudiante de ingeniería en la UBA, entra a trabajar como dibujante técnico en la instalación del cuarto canal de la Ciudad: canal 11. Lugar de trabajo: el Colegio del Salvador en Callao 542. Primera tarea encomendada: dibujar bajo instrucción el plano de un estudio de televisión a instalarse en un patio del Colegio. Luego de ello vendrían –casi en su totalidad– circuitos electrónicos del futuro canal. Ahí conoce al padre Grandinetti en alguno de sus fugaces pasos por el país en medio de sus culminantes tratativas de instalación. En enero del año siguiente lo trasladan al piso 38 del Edificio Alas donde se instalaría la planta transmisora del nuevo canal. Tareas encomendadas: dibujo de circuitos, ayudantía electrónica en instalación de equipos, diseño de una señal identificatoria de la emisora DICON LS84 TV Canal 11, que cubriera requisitorias técnicas de definición y proporciones dejando en claro la direccionalidad de la programación “hacia la familia”. De hecho resultó ser la primera señal con que se identificó canal 11 con la salida experimental finalmente concretada ante el riesgo de vencimiento de los plazos acordados.

El tour de force –como citan– del final lo relata la revista de la época “Canal TV” en boca del propio padre Grandinetti:

RP Héctor Grandinetti SJ

“El clima era tan entusiasta por la salida al aire del ‘canal de los curas’ –como cariñosamente se lo llamara por la pre­sencia de Grandinetti [3] y los jesuitas en la comisión organiza­dora– que la revista especializada Canal TV (n° 135, del 9 de febrero de 1961) dedica toda una extensa nota con moti­vo de la salida de prueba al aire de la señal. Ilustrada con una foto del padre Grandinetti y de los equipos que éste ha­bía adquirido en los EE.UU. –donde a la sazón todavía se encontraba retocando los últimos detalles–, en la misma puede leerse:

‘En un esfuerzo que tal vez no tenga precedentes en la historia de nuestra televisión (y hasta nos atreveríamos a afirmar que en el mundo), once hombres reunidos en es­trecho block –seis técnicos y cinco administrativos–, han realizado en menos de un mes, en un tour de force im­puesto por el plazo en que finalizaba la licencia otorgada a los permisionarios de estaciones de televisión, el mila­gro de poner en marcha una de las plantas transmisoras de video más poderosas de nuestro medio’.

‘Nos hicimos presentes el miércoles 1°, a las 8,30 hs., en la terraza del Edificio Alas, sobre el piso 38 (…) El señor Fernández [4] (…) nos pre­sentó al ingeniero Craig, llegado de los Estados Unidos unos días antes, coincidentemente con los primeros envíos del equipo. Junto a él, un técnico argentino, José Luis Es­naola, de General Electric (…). Es un equipo de diez kilo­vatios, cuya potencia irradiada alcanzará los 130 kilóme­tros con perfecta visibilidad’.

“Y a pesar de estar ausente en los Estados Unidos, la figura del padre Héctor Grandinetti gravita intensamente sobre ese entusiasta grupo. Aquella misma nota periodística decía:”

‘Advertimos el predicamento y respeto que impone el ingeniero Luis María Perfilio, verdadera alma mater de este esfuerzo. ‘Saldrán al aire –nos dijo–, sin orden orgá­nico durante los primeros días… Luego, la semana próxima, ya podrá esbozarse un programa… pero será necesario conversar con el padre Grandinetti, actualmen­te en los Estados Unidos, que llegará con muchas e im­portantes novedades de todo orden. El también ha esta­do trabajando a nuestro ritmo’… Todo ello permite espe­rar que DICON señale nuevos y amplios rumbos en la televisión de esta parte de América’.

“Esos rumbos, indicados fundamentalmente por el padre Grandinetti, iban a estar inspirados en el evangelio. Realidad que nunca fue ocultada, lo cual le valió al nuevo canal otro mote del cual se sentía orgulloso: el canal de la familia. La misma revista que citamos más arriba, señalaba al respecto:”

‘…de acuerdo con lo preanunciado, puede adelantar­se la faz estrictamente familiar que presentarán los men­sajes del canal que se va a inaugurar (…) una nueva tóni­ca de espectáculos destinados al hogar será, sin duda, el conformar dentro de ese cuadro la casi totalidad de lo que se exponga en pantalla'” [5].

Con posterioridad a este feliz desenlace de la puesta en el aire de la señal y hasta la salida al aire oficial del canal producida el 21 de julio de 1961 se suceden los hechos cuyos detalles podemos solo suponerlos en base a los desempeños comprobables de sus principales protagonistas.

Por lo pronto el padre Grandinetti señala en su publicación que “Su gran sueño evangelizador a través de ese formidable púlpito que podía ser un canal de televisión correctamente utilizado –donde cultura, reflexión y entretenimiento fuesen de la mano–, se escurría de entre sus dedos como granos de fina arena. El encargado de dársela fue otro de sus interlocutores neoyorquinos con quien negociaba las mejores condiciones de equipamiento para lo que en Buenos Aires ya se llamaba ‘el canal de los curas’. Una mañana, en las oficinas de la General Electric le dijo, con dolor, ‘Padre Grandinetti, usted ha sido dejado de lado en todo lo que tiene que ver con Canal 11′”[6].

Quizá considerar “un formidable púlpito” a un canal comercial de televisión no haya sido una apreciación que ayudara a su concreción.

“Para Grandinetti, sin embargo, el comienzo de estas dificultades se produce a partir de sus acuerdos societarios logrados con la cadena con la cadena ABC (American Broadcasting Corporation) ‘Todo un logro en los Estados Unidos, que luego los abogados de las partes se encargarían de concretar (aquí empezarían los problemas de Grandinetti ya que, el abogado designado por DICON no se portaría precisamente bien ni en estas negociaciones, ni en otras que tendrían lugar en Buenos Aires. A veces, los intereses pueden más que los ideales…)'” [7].

Grandinetti hablaba –sin nombrarlo– de Pedro Simoncini [8].

Dr. Pedro Simoncini

“Un factor social contribuyó en la carrera de Simoncini. Los jesuítas se sintieron intimidados por el hecho de que ambos, Canal 9 y Canal 13, propiedad de judíos argentinos, se habían asociado con los canales norteamericanos iniciados por judío-americanos. El único socio posible que quedaba era el canal judío ABC” [9].

La visión, un tanto sesgada y decididamente conspirativa pertenece a Dom Serafini, fundador y editor de VideoAge, publicación dedicada a los negocios de distribución de contenidos audiovisuales a nivel mundial.

Pedro Leda, de Ledafilms Distribution, recuerda: “Por razones lógicas, las negociaciones eran muy delicadas y se necesitaba a un buen diplomático. Los jesuítas enviaron a su asesor legal, Pedro Simoncini, a Nueva York. Ambas partes quedaron tan impresionadas por cómo Simoncini manejó las negociaciones que acordaron nombrarlo gerente general de Canal 11” [10].

“Simoncini fue el encargado de mantener la armonía entre todos los inversores del Canal 11.(…) En efecto, Simoncini se convirtió en el primer manager de la televisora”.

“Con muy pocos fondos, la emisora tuvo que encontrar otros inversionistas para financiar la programación y como sabían que los canales de TV de Estados Unidos estaban buscando invertir en Sudamérica, Simoncini intentó con el único canal americano que no tenía una sociedad local: ABC. ‘Era la única manera de competir con el cubano trasplantado en Argentina, Goar Mestre (1912/1994)’, dijo Simoncini sobre su rival y compañero pionero de la televisión argentina'” [11].

La primera señal artística con que se identificó canal 11 a partir del 21 de julio de 1961

La inauguración oficial de Teleonce se produjo, como se sabe, el 21 de julio de 1961, a las 9 de la noche, con un show en el que estuvo ausente uno de sus pioneros. Al modo futbolero se le cumplía la premisa de “Es para Grandinetti que lo mira por TV”. Los pormenores de la decisión quedaron en la intimidad de sus ejecutores aunque se puede deducir de las circunstancias que la rigidez del propósito de convertir a canal 11 en un “formidable púlpito evangelizador” debió flexibilizarse para darle la imprescindible viabilidad económica. Y para eso estaba Pedro Simoncini.

 

 

 

 

*. “Al no integrar el Directorio –a pesar de tener el hombre indicado para hacerlo– la Provincia (jurisdicción jesuítica) se privaba de una capacidad efectiva de control sobre el mismo, tanto como no podía ejercer directamente ese papel de cohesión tan importante en una sociedad comercial de tal envergadura económica. (se refiere a DICON SA). Grandinetti, Héctor N.  S.J.; La otra cara de la Televisión Argentina; Primera Edición: Julio 1994. (p.89/90).

  1. Héctor Norberto Grandinetti Izzo nació 20 de marzo de 1918, Buenos Aires. Padres: Elvira Izzo y León Grandinetti. Ordenado sacerdote por monseñor Alfredo Viola el 23 de diciembre de 1950. Héctor Norberto S. J. Grandinetti q.e.p.d., falleció en San Miguel, Prov. de Buenos Aires, el 27-8-2002.
  2. Grandinetti, Héctor N. S.J.; La otra cara de la Televisión Argentina; Primera Edición: Julio 1994. (p.8).
  3. El relato de su libro lo lleva a cabo el autor en tercera persona por las razones que aduce el propio sacerdote en el prólogo de su publicación: “Y precisamente por ello, hago el relato que sigue en tercera persona: porque me siento vivo y responsable”. Ib.2 (p.3).
  4. Se refiere a Carlos Alberto Fernández, posteriormente gerente técnico de la emisora.
  5. Ib. 2 (ps. 14 y 15).
  6. Ib. 2 (p. 8).
  7. Ib. 2 (p. 77).
  8. Pedro Simoncini. Nació el 20/03/1923 en Nápoles (Italia). Empresario de medios. Abogado (UBA). Fue cofundador y Director General de Canal 11 de Buenos Aires (1961-72). Presidente del Canal 5 de Rosario (1975-98). En 1977 fundó y preside hasta la fecha Programas Santa Clara SA, productora y distribuidora de programas culturales y educativos. Presidente de la Asociación de Teleradiodifusoras Argentinas (ATA) (1974-80). Miembro Fundador de Telefe (1989) y su Presidente hasta 1993.
  9. https://seniales.blogspot.com/2017/11/pedro-simoncini-en-el-salon-de-la-fama.html viernes, 3 de noviembre de 2017.           Artículo: “Pedro Simoncini en el Salón de la Fama”.
  10. Ib. 9.
  11. Ib. 9.