Una piña de knock out

Una “piña” de dos kilos rompió el parabrisas de un auto estacionado en Boedo al 700
La inusual araucaria de Boedo al 700


Boedo  tiene características tan particulares que hasta se da el lujo de disfrutar de una araucaria entre su arboleda vial. Bueno, lo de disfrutar es un decir. Y si no, explíquenselo a la vecina que presentó una denuncia porque al ejemplar botánico –inusual para estas latitudes– se le ocurrió producir frutos –piñas– de unas dimensiones y peso descomunal que, como todo fruto, llegado el momento de su madurez, cae. Y a esta muchacha se le ocurrió caer sobre el parabrisas del automóvil de la vecina denunciante y hundirlo astillándolo gravemente.

Para dar una idea de las dimensiones de “la agresora”, se trata de una piña de 25 cm. de altura por 20 cm. de diámetro y unos dos kilos de peso aproximado. Se ignora si el hecho se produjo durante una tormenta o si se cayó de puro madura. Lo cierto es que no se necesita mucha imaginación para calcular qué hubiera sucedido si en lugar del parabrisas se topaba con la testa de un vecine –dirían los reformistas de la lengua inclusiva–.

¡Alerta botánica! ¿Qué hacemos con este valioso y único ejemplar de araucaria situado en Boedo, frente al número 787, entre EEUU e Independencia, dado los riesgos ciertos que produce?

Como solución provisional no estaría mal que la comuna cercara su entorno de circulación en el par de meses de fructificación y madurez para evitar testas abolladas, muy probablemente de forma grave, dado el deterioro que produjo la piña sobre la dura superficie de un parabrisas automotriz.

El suceso se produjo a mediados de febrero de este año

Fotos del vehículo y la piña: “Pura Ciudad”