Se va Carrefour, vuelve San Lorenzo

¿Cómo se las arreglará el centenario club para cumplir la promesa del retorno del estadio?

La pregunta cada día que pasa se torna más acuciante para el “cuervaje” que vive la herida abierta del despojo de fines de la década de 1970 como un daño a resarcir aunque la dura realidad económica del país y del club someta a duros interrogantes al proyecto, mientras prepara la vigilia del domingo 30 esperando el 1º de julio y la toma de poseción.

Y, de paso, trae a primer plano la apuesta de  parte del vecindario que se opone a la construcción del estadio con atendibles argumentos y junta firmas para que se considere el retorno como algo reñido con esa zona del actual barrio.

Mientras tanto San Lorenzo necesita que se trate y apruebe la Ley de rezonificación ya que el predio, hoy por hoy, no posee la zonificación que habilite la construcción de un estadio. Por lo pronto el legislador Leandro Santoro (UC) ya presentó el proyecto a la Comisión de Urbanismo aunque aún no tiene fecha de tratamiento en el recinto donde recibirá doble lectura con audiencia pública intermedia.

Desde estas mismas páginas hemos publicado la odisea del San Lorenzo de aquellos años cuando se le amputó el Viejo Gasómetro de la Avenida La Plata y comenzó la larga travesía por estadios alquilados desfilando por los vestuarios locales de Ferro, Atlanta, Vélez, River e incluso Huracán. La humillación –que incluyó un descenso– solo fue superada por la fidelidad de sus hinchas que superaron record tras record de concurrencia, aun en la divisional B.

San Lorenzo volvió a jugar en estadio propio 14 años y 14 días después de aquel fatídico 2 de diciembre de 1979 –empate cero a cero con Boca en el Viejo Gasómetro–, el 16 de diciembre de 1993 en la inauguración del Pedro Bidegain, un amistoso entre San Lorenzo y la U Católica donde el Ciclón se impuso por 2 a 1 con goles de Biaggio y Luis Fabián Artime.

Ya en este siglo que transitamos un enjundioso laburante azul-grana de nombre Adolfo Res comenzó a concretar lo que hasta entonces se manifestaba en dispersas reuniones partidarias, con un objetivo concreto: trabajar organizadamente por el regreso a Boedo. Y a través de la Sub Comisión del Hincha le dio organicidad al propósito. Tal fue la obstinación de la tarea grupal que en marzo de 2012, congregó a más de cien mil hinchas de San Lorenzo en Plaza de Mayo reclamando por una “Ley de Restitución Histórica”. La insistencia logró sus frutos y el 15 de noviembre de ese mismo año se consiguió la sanción de la Ley 4384, conocida como “Ley de Restitución Histórica” o “Ley de la Vuelta a Boedo” que establece los pasos a seguir para que mediante un acuerdo, el supermercado Carrefour restituyera el predio del barrio de Boedo al Club Atlético San Lorenzo de Almagro.

En sucesivas votaciones recientes, casi unánimes, apenas una abstención, se logró la aprobación de prórrogas de lo estatuido por ley y se llegó a la actual situación donde el domingo 5 de mayo Carrefour cerrará sus puertas de Av. La Plata y el Club Atlético San Lorenzo de Almagro recibirá los terrenos el próximo lunes 1º de julio de 2019.

De a poquito –los tiempos no dan para zancadas– se fueron concretando obras del entorno y recuperaciones como la de la primitiva plaza Lorenzo Massa que luego albergaría al Polideportivo Roberto Pando y una notoria mejora del entorno de Mármol e Inclán en las cercanías del acceso al miniestadio, llevada a cabo por el Gobierno de la Ciudad.

No hace un mes aun, el sábado 13 de abril, un grupo de simpatizantes y socios que adhirieron a una iniciativa de la Subcomisión del Hincha y la Peña de Chascomús, recuperaron entrañables objetos que pertenecieron al recordado estadio de tablones de lapacho, entre ellos el mástil, algunos viejos asientos de plateas, farolas y algunos otros elementos cuyo valor simbólico va a tener segura sede en el nuevo estadio Papa Francisco.

La pendiente es ardua pero se trepa…

En el “cuervaje” ya brindan por la vuelta. Ni lo canta el Tata Floreal, ni hay una “muñequita dulce y rubia”, sólo “el mismo ¡el mismo! loco afán”.