Sábado 29: Festival suspendido

Nuevamente este año –ya nos pasó años atrás– nos quedamos sin fiesta callejera de Boedo.

Si el clima no ayuda es imposible asumir los compromisos artísticos, comunales y logísticos que demanda nuestro querido festival anual. Aquí el pueblo boedense “sabe de qué se trata” y los paraguas de un nuevo 25 de mayo –respetuosamente, digo– serían totalmente inútiles. La decisión actual –que se adoptó en la noche del jueves en la reunión de entidades en AVeFA– es de suspensión sin nueva fecha y de acuerdo a los compromisos de las asociaciones y los artistas de aquí a fin de año todo hace parecer que esta vez nos quedamos sin festival y que todo el brillo se lo llevan las actividades planificadas en la quincena y llevadas a cabo por las instituciones barriales con singular suceso.

En la reunión se proyectó un nuevo encuentro de representantes, ya fuera de la urgencia de decidir lo del sábado 29, a fin de coordinar posibilidades futuras –que no excluyen una alternativa viable 2018– incluido el tratamiento de fecha 2019, año donde la agenda eleccionaria tendrá un dominante protagonismo.

Deje su comentario...