Como cuidar la privacidad en la web

Cuando nos conectamos a internet dejamos un tendal de información sobre todos nuestros gustos y necesidades a las empresas. ¿Cómo podemos evitarlo?

Google, dueño de Youtube, Android y del omnipresente Chrome, junto a Facebook, que habiendo incorporado a Instagram, Whatsapp y a Messenger, controla el monopolio de las redes sociales y finalmente Microsoft, que con Windows controla el 85% de los sistemas operativos del planeta, son amos y señores de internet y acceden a tu rutina de navegación cotidiana. Esto les brinda una información valiosísima para poder comprender sobre tus gustos necesidades y tendencias. Estas compañías tienen prácticamente acceso a tu cerebro. Solo les queda adivinar en qué estás pensando. Aunque a Facebook no le hace falta, porque te lo pregunta directamente cada vez que te conectás.

El precio de nuestros datos se sabe, pero cambia constantemente y depende de distintas variables. Lo que menos vale es la dirección postal; lo que más, los datos médicos. Hay páginas que calculan su valor en función de las circunstancias de cada usuario. El perfil que más vale es un hombre blanco”, nos cuenta Marta Peirano, colaboradora de MUY, experta en criptografía digital y autora de El pequeño libro rojo del activista en la Red (Roca editorial, 2015).

Según denuncia Electronic Frontier Foundation, una organización sin ánimo de lucro que lucha por la defensa de los derechos civiles en la Red, “corporaciones, Gobiernos y partidos políticos podrían comprar estos datos de forma rutinaria para exprimir mejor a los ciudadanos”.

Facebook se forra con tu vida

Vamos con ejemplos. De un plumazo, Facebook puede catalogarte según distintas variables para venderte a los anunciantes: edad, localización, nivel de estudios, tipo de trabajo, sexo, tipo de casa, composición familiar, estado sentimental, etnia y fecha de cumpleaños. También si estás lejos de tu lugar natal, si estás esperando un bebé, si eres de derechas o de izquierdas. Serás más jugoso para los anunciantes de flores si se acerca el día de la madre y resulta que vives lejos de ella; o para las tiendas de muebles si te acabas de mudar; o para los de páginas de contactos si te has separado. Es la razón por la que, de vez en cuando, te encuentras en tu muro con consejos publicitarios que te resultan tan indicados para tu situación actual. Pero no es casualidad…, porque, por si no te ha quedado claro, los clientes de la red social son los anunciantes, que pagan felices por poder colocarnos anuncios personalizados y a la carta. Los usuarios y sus intimidades son solo la carnaza, un cebo tan suculento que hemos catapultado a Facebook a ser la quinta marca más valiosa del mundo.

6 consejos para proteger tu privacidad en Facebook

No nos engañemos. Si te conviertes en usuario de la red social creada por Mark Zuckerberg estás haciéndole el juego a su negocio. Pero nadie te ha puesto una pistola en el pecho, así que quejarse no tiene sentido. Es más práctico aprovechar lo que Facebook tiene de bueno, que es mucho, a la vez que proteges tu intimidad. Puedes lograrlo si sigues estos consejos:

– Lee la política de privacidad con atención para saber qué clase de información registra sobre ti.

– Tu intimidad no está protegida por defecto. Es un fastidio, pero tienes que meterte en cada uno de los apartados de configuración e ir marcando quién quieres que vea tu información personal, quién puede contactar contigo, etcétera. En la sección de privacidad aparecen más opciones: quién ve tus fotos, tus ?comentarios en entradas de otras personas, ?tus me gusta…

– Si no quieres que sitios como Google indexen por defecto tu perfil y salga en la lista de resultados al meter tu nombre en el buscador, debes explicitarlo en la sección ¿Quién puede buscarme?

– En la web de Digital Advertising Alliance puedes optar por que Facebook y otros gigantes como Google te saquen de su lista de destinatarios de publicidad personalizada.

– No compartas tu localización: es una carnaza excelente para ?dirigirte anuncios a medida.

– Deja de etiquetar a amigos. Les harás un favor al no facilitar la creación de plantillas de su cara para el reconocimiento facial.

WhatsApp también te rastrea

La cuestión de la privacidad también se ha visto en tela de juicio en otro de los servicios de Facebook, la aplicación tan de moda WhatsApp, usada por mil millones de personas en todo el mundo. El periódico británico The Guardian reveló en enero de 2017 que esta app tenía un fallo en su sistema de encriptación, lo que permitía que terceros pudieran leer lo que escribimos en nuestros chats personales. Tobias Boelter, experto en seguridad de la Universidad de California, destapó que su supuesto cifrado de extremo a extremo asignaba claves temporales que se podían cambiar por otras nuevas. Esto permitiría descifrar los contenidos cuando estos se encuentran en los servidores de la plataforma.

Los dueños de teléfonos Android y usuarios del servicio Google Now tampoco se salvan. Con el fin de mejorar la experiencia de usuario, como siempre, Google Now registra los datos personales y la información de localización por GPS para determinar tus rutinas y preferencias. Es decir, puede enviarte de forma automática actualizaciones de tráfico o del tiempo y recomendaciones de restaurantes en la zona en que estás. Muy cómodo, aunque ¿no es un poco inquietante –e irritante– que alguien que no conoces sepa tus gustos, hábitos, lugares que frecuentas… casi tan bien como tú?

Alternativas menos intrusivas

Pero hay opciones para quien desee proteger su intimidad en la web. El buscador DuckDuckGo destaca entre to­dos por la protección de la privacidad. No guarda registro de búsquedas de cada usuario, ni inserta cookies de seguimiento, ni conforma tu perfil en base a datos de conexión. Los resultados que nos muestra son los mismos para todo el mundo, no dependen de algoritmos basados en el control de nuestras preferencias, como hace Google. En este último, lo que me sale a mí cuando introduzco sol en la caja de búsqueda no tendrá nada que ver con lo que te salga a ti, sobre todo, si tú eres músico y yo, astrofísico. Desde 2014, DuckDuckGo está incluido dentro de las opciones de Safari y Mozilla.

También hay alternativas a Whatsapp y Messenger –ambos de Facebook– que hacen mayor hincapié en la privacidad, como los sistemas de mensajería Telegram o Signal. Este último es el recomendado por Edward Snowden, experto en seguridad informática que denunció las intromisiones de la Agencia de Seguridad Nacional norteamericana en las comunicaciones de sus ciudadanos.

Deje su comentario...