Poetas en Boedo

El sábado 22 el Centro Cultural La Imaginería de la ciudad de Buenos Aires fue sede del Primer Festival de Poesía de Boedo.

El encuentro comenzó temprano, por la tarde, con ponencias, mesas redondas y presentaciones de libros donde participaron poetas  de nuestra ciudad y de distintos puntos del país. Mientras tanto, en la vereda de Treinta y tres Orientales 1150, Boedo, a cobijo de la Autopista, se desarrollaba una feria de editoriales independientes.

La ocasión también fue propicia para presentar el nuevo título de Clara Beter ediciones, Luces malas, poemas inéditos de Álvaro Yunque, autor del que no se exponían trabajos que no conocieran aun la consideración pública, desde hace más de 40 años.

Poco más allá de las seis de la tarde, el anfitrión, Gito Minore, presentó –y luego condujo– la mesa redonda “El Grupo Boedo: a casi un siglo de su aparición. Aportes y proyecciones”, en la que participaron Emiliano Scaricaciottoli  (Linajes y rupturas de una imaginación humanista. Almafuerte, Castelnuovo, Iorio; Boedo. Políticas del realismo –compilación–;  Editorial Título, Bs. As., 2012), Lucas Peralta y Leonardo Candiano (los jóvenes autores del mayor trabajo analítico sobre el Grupo Boedo: Boedo. Orígenes de una cultura militante, CCC, Bs. As., 2007), Mario Bellocchio (Luminoso Boedo, la aventura de Antonio Zamora y su Editorial Claridad, Ciccus, Bs. As. 2016) y Rubén Derlis, el poeta de los sesenta, conviviente con los últimos representantes del Grupo Boedo, que lleva en su haber una treintena de títulos –poesía y prosa– publicados y un enorme bagaje de experiencia barrial.

 

Bellocchio, Derlis, Candiano, Peralta, Scaricaciottoli y Gito Minore

A instancias de Gito los invitados aportaron sus conocimientos sobre el tema para el que fueron convocados y, finalmente, a la hora de las conclusiones, todos coincidieron en la necesidad de acordar voluntades a fin de que los trabajos de relato e investigación no fluyan por canales paralelos que los neutralicen perdiendo efectividad.

En esta instancia parece oportuno recordar un fragmento de lo editorializado por la revista “Claridad” en su número  114, de octubre de 1925: “Dos palabras más”.

 

(…) “Lamentamos que a la polémica de Boedo y Florida algunos o casi todos le hayan dado un carácter personal. Nosotros no queremos ni quisimos discutir a nadie. Se trataba, y se trata más bien, de discutir un punto de vista. Nosotros nos volvimos contra los otros, no porque ellos estuviesen en Florida y nosotros en Boedo, sino porque nosotros sentimos y pensamos distintamente que ellos. No es una cuestión de barrios como pretenden algunos, sino una cuestión de sensibilidad y pensamiento (…) La designación de Boedo y Florida era una broma familiar que ahora se nos está haciendo antipática. El día que borremos los nombres de las calles que aparentemente nos dividen, quedaremos lo mismo frente a frente, ellos y nosotros. Ellos serán otros, a lo mejor, y nosotros también, pero el conflicto quedará pendiente. Ellos van por la derecha y nosotros por la izquierda.”

La reunión se completó con un encuentro con el poeta Zito Lema. Una charla- debate sobre Ciclos literarios en la que participaron Susana Cella, Raíz Negra, Emma Vilches y Lidia Rocha. Y cerraron con música Eduardo Rodríguez y Rodo Lambaré.

 

Auspiciaron el encuentro: Clara Beter ediciones, Cerveza María, Programa “Poetas argentinos” de Radio BCN y revista La Masmédula.

La organización general del evento estuvo a cargo de María Inés Martínez y Gito Minore.

Deje su comentario...