“Pampa”: ¡Gracias por todo!

Temperley, 4 a 1 en los penales, dejó afuera de la Copa Argentina a San Lorenzo

Ciclo terminado para el “Pampa” Biaggio que culminó su cometido con la pérdida del último objetivo vigente: la Copa Argentina. Y la perdió con un planteo táctico precario –a pesar de que preservó a sus mejores fichas en el tablero, restándolas de la Superliga–  que no pudo siquiera resistir a un humilde equipo de la B Nacional que marcha 18º en su campeonato.

Era patético ver los intentos de modificación posicional que se lanzaban a los gritos desde el banco en un desesperado intento de modificar la debacle.

Fue inútil, Temperley desplegó un juego atildado que doblegó fácilmente la resistencia de “El Ciclón” en el primer tiempo donde, como se suele decir en términos futboleros, el Gasolero “le hizo precio” a los de Boedo perdiendo no menos de tres situaciones claras de rematar el cotejo con otro gol que, ante la carencia de convicción de los Cuervos, hubiera sido definitorio.

Otro caso que llama la atención es el de Belluschi: su regreso no ha sido precisamente “con gloria”. Diríamos que no pudo superar la etapa de “Chispazos de tradición” y lo abruman los cortocircuitos. Su pegada precisa, salvo excepciones, está ausente y no retorna para reasumir la conducción.

Blandi, en una gamba, es más que el resto de los que la ponen entre las redes, pero no basta. Tanto es así que a la hora de los penales las dolencias lo dejaron fuera de la lista. Colocha atrás, insustituible. Navarro alternando geniales con infantiles –¿por qué sigue dando rebotes hacia el centro del área?–, Mussis, el único que siempre gana las divididas, se carga de amarillas por esa circunstancia y el resto promesas de concreción variable o juveniles de “hoy un juramento, mañana una traición”.

Así las cosas, parece que se tocó fondo y será necesario revisar todo, porque más abajo, sólo el descenso. El buen manejo económico no puede descuidar tanto al equipo. Hay una Libertadores por jugar el próximo año y una Superliga en la que no se puede seguir perdiendo a riesgo de quedar descolocados en los promedios. (M. B.)

Deje su comentario...