A Macri le “cayeron” 400 mil docentes…

La  Marcha Federal congregó a más de 400 mil maestros de todo el país en la Plaza de Mayo.

Reclaman que el Gobierno convoque, conforme marca la ley, a una paritaria nacional.

La multitudinaria marcha se desarrolló sin incidentes, con la firme actitud de quienes saben que luchan por sus derechos y que los asiste el marco legal de sus petitorios. Ubicada dentro del paro de 48 horas convocado a nivel nacional por los principales gremios docentes el nutrido grupo que, dadas sus dimensiones no pudo concretar su anhelo de ingresar totalmente a la Plaza de Mayo, ocupó la Avenida de Mayo hasta la 9 de Julio y las diagonales. La Norte se la divisaba colmada casi en su totalidad.

A las tres de la tarde cerraron el acto los discursos de los integrantes de las cinco confederaciones nacionales de docentes convocantes de la marcha: Sonia Alesso, por la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera); Sergio Romero, de la Unión Docentes Argentinos (UDA); Mario Almirón, del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop); Fabián Felman, de la Confederación de Educadores Argentinos (CEA); y Héctor Pedro Cova, de la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (Amet).

Algunos párrafos destacados de las alocuciones:

“Este gobierno va por la escuela pública”. “Tendríamos que estar discutiendo en paritarias la recomposición del salario” (Sergio Romero – UDA).

A su vez Fabián Felman (CEA), señalaba que Macri tendría que pedir “el perdón del Estado por agraviar a la educación pública” –y agregaba– “La etapa que nos toca hoy es de organización y esa organización tiene que decir no a las políticas neoliberales”.

Otras voces escuchadas señalaban enfáticamente los intentos de “doblegar a la docencia” para imponer el techo a los incrementos salariales. O expresiones como “Al gobierno no le interesa la educación”, “un salario digno”, “es sencillo entender que exigimos cumplir la ley”, en boca de los oradores.

Integrada por tres columnas provenientes de la Patagonia, de Cuyo y del Nordeste (NEA) y Noroeste argentino (NOA), la masiva manifestación se desconcentró pasados los discursos de los líderes gremiales en medio de cánticos y reproducción de consignas reclamantes y pacíficas.

Mientras tanto Roberto Baradel, jefe del gremio docente Suteba manifestaba que sintió “vergüenza” cuando escuchó a Macri despreciar con sus dichos a la educación pública y le reclamó que “cumpla con la ley”. “Me dio vergüenza –afirmaba–. El presidente tiene una gran ignorancia sobre la educación pública, pero tiene que reconocer el valor del trabajo de los docentes”.

A su vez Hugo Yasky –CTA de los Trabajadores– vestido con impecable guardapolvo blanco, advirtió que “el gobierno tiene que entender que no se puede pisotear a los docentes y que no se puede terminar con la educación pública”. Sobre su guardapolvo señalaba que él lo vivía como una manera más de “defender la educación pública”.

¿Habrá “caído” el presidente con esta contundente demostración, o seguirá provocando tratando vanamente de lograr una reacción violenta?

 

Deje su comentario...