Macri comienza con mac de “macartismo”

El ocaso del Estado de Derecho. Las cosas se han puesto tan indigeribles que los bombas de humo para ocultarlas necesitan ser cada vez más poderosas

Como para existir “traición a la patria” se necesita una declaración y ejercicio de guerra, el atentado terrorista de la AMIA es, para el “juez” Bonadío, un “acto de guerra”, calificativo de un exceso tal que hasta las propias huestes amarillas juzgan –por no descalificar abiertamente– como desmesurado.

Atiéndase este racionamiento: Si “Boudou va preso por enriquecimiento ilícito” en una causa en que “curiosamente a la Justicia no se le ocurrió que estaba en mejores condiciones para alterar la prueba cuando tenía el poder, cuando era vicepresidente” mientras que De Vido está en la cárcel “por unos manejos escandalosos de yacimientos de Río Turbio y por las importaciones de gas licuado” cuya “pericia en la que se basa el juez Claudio Bonadío para mandarlo preso y para presumir que hay una culpabilidad, ha sido objetada unánimemente por todos los expertos, son prisiones preventivas sostenidas con alambre”.

“Lo curioso es que con este criterio deberían ir presos muchos funcionarios actuales”. Y, peor aún para Cambiemos, Macri cuando conducía el gobierno porteño y los ministros de Finanzas y de Energía, Luis Caputo y Juan José Aranguren, “están en mayores condiciones que De Vido para modificar las pruebas”.

El despliegue argumental se completa con: “se ha abierto un antecedente riesgosísimo para cualquiera que haya ejercido la función pública pero, sobre todo, para quienes la están ejerciendo porque, con el criterio con el que terminaron presos De Vido y Boudou, podrían terminar presos en este momentos todos aquellos que, por ser funcionarios, tienen un poder enorme para alterar las pruebas que están bajo su órbita de actuación”.

Seguramente el lector pensará que quien expone estos razonamientos es un opositor de los quilates de Horacio Verbitzky o Eduardo Aliverti. Pues no, se trata del editorialista estrella del diario “La Nación”, Carlos Pagni, quien subrayó que con esos justificativos el propio presidente Mauricio Macri podría haber sido encarcelado cuando era jefe de Gobierno y varios de sus ministros “están en mayores condiciones” de ir presos que sus antecesores kirchneristas.

CONFERENCIA DE PRENSA

Acudiendo al apoyo escrito, un recurso que, con su dominio de la oratoria, solo utiliza en contados casos, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner brindó una conferencia de prensa para exponer sobre la medida judicial dispuesta por el juez Bonadío, quien pidió su desafuero y la procesó con prisión preventiva.

Acompañada por senadores y diputados de Unidad Ciudadana, la actual senadora agradeció las muestras de solidaridad de otros sectores políticos y señaló que “la causa es inventada sobre hechos que no existieron”.

El juez ha elucubrado, explicó, “un desvarío judicial” que califica como “actos de guerra” los atentados contra la AMIA y la Embajada de Israel porque es, sostuvo, “la única manera de acusarme de traición a la Patria”. Y refutó: “Saben que no hay traición, la única traición es no respetar la Constitución”.

“Esto es una gran cortina de humo que pretende asustar a la población y a la dirigencia para disciplinarlas”, dijo Cristina, que describió un mecanismo de intimidación y silenciamiento de la oposición y agregó: “Esto que quieren hacer conmigo, lo están haciendo con dirigentes sindicales, dirigentes sociales y dirigentes políticos”.

También vinculó el momento de su procesamiento con el rechazo que ha generado en amplias franjas de la población tanto la reforma fiscal como la laboral y judicial. “Me quieren callada y con la espada de Damocles sobre mi cabeza”, explicó.

“Quiero decirle al Gobierno y al presidente Macri que la campaña electoral terminó. Argentina necesita respuestas a los problemas: los jubilados necesitan saber que sus haberes no van a ser disminuidos, los trabajadores que no van a ser precarizados”.

Finalmente, la ex presidenta acusó directamente al presidente de la Nación de ser el promotor de la persecución de que es objeto ella y toda la oposición: “Mauricio Macri es el director de la orquesta y Bonadío ejecuta la partitura judicial”.

Deje su comentario...