Las desventuras de los medios comunitarios en la era Macri

Aun cuando el título induce a pensar que se trata de todos los medios comunitarios de comunicación cuando en realidad se refiere únicamente a los medios comunitarios radiales y  televisivos, la ANCCOM, Agencia de Noticias de Ciencias de la Comunicación (Facultad de Ciencias Sociales UBA) realizó, a través de Rodrigo Acevedo Martínez, un interesante análisis titulado
Las desventuras de los medios comunitarios en la era Macri

Mientras que durante el kirchnerismo el nueve por ciento de las radios y canales televisivos de organizaciones sociales recibían pauta oficial, durante el gobierno de Cambiemos lo hizo solo el dos por ciento. Los subsidios, a su vez, se cobraban hasta con dos años de retraso y quedaban licuados por la inflación. ¿Qué le demanda el sector al gobierno de Alberto Fernández?

Mientras que en 2015 el 38 por ciento de los medios comunitarios se presentó al FOMECA (1), en 2017 lo hizo solo el 16%.

En un contexto donde la crisis económica golpea fuerte en la sociedad, los medios comunitarios intentan subsistir como pueden, casi sin apoyo del Estado, ANCCOM relevó el panorama de radios y televisoras sin fines de lucro e indagó cómo subsistieron al macrismo y qué esperan de ahora en adelante.

Luis Lazzaro, docente de Derecho a la Comunicación y la Información en la Universidad Nacional de Moreno, y miembro fundador de la Coalición por una Radiodifusión Democrática, explica: “La Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual había creado una reserva destinada a estos medios, también un fondo de promoción que generaba subsidios para su funcionamiento; pero a partir del gobierno de Mauricio Macri se generaron muchas dificultades en la implementación de estos subsidios que ayudaban a su subsistencia, acompañados por un contexto económico donde los tarifazos generaron mayores complicaciones para estos medios.”

Las emisoras comunitarias y su costoso mantenimiento en el aire

Otro de los problemas es el pobre acceso que tienen estas organizaciones a la publicidad oficial, sea del Estado Nacional o de los provinciales y municipales. Según el reciente informe de la Red Interuniversitaria de Comunicación Comunitaria, Alternativa y  Popular (RICCAP), en 2018 solo el 2,1% de los medios accedió a pauta oficial de la Nación. Este número disminuyó  considerablemente del 9% que tenía pauta del Estado nacional en 2015. Otro aspecto importante es la centralización de esos recursos, ya que de los medios que reciben pautas, el 55,9% se localiza en la Ciudad y en la Provincia de Buenos Aires.

El acceso a fondos públicos de fomento es otro de los elementos que puede sostener a los medios comunitarios. La principal línea es la de los FOMECA (Fondo de Fomento Concursable), que se pusieron en práctica en 2013. Desde ese año hasta 2015, las presentaciones de estos medios fue creciendo de manera constante, pero a partir de  ahí comenzó a descender la cantidad que los solicitaba. Así, los que se presentaron para obtener FOMECA pasaron de ser un 38% del total de experiencias de comunicación comunitaria relevadas en ese 2015 a representar apenas un 16 % en 2017, siempre según el informe de la RICCAP.

Daniel Rosarolli es fundador de FM Aire Libre de Rosario, cuenta que recibe tanto pauta oficial como acceso al FOMECA, pero la suma de ambos no alcanza para sostener la radio: “Nosotros accedemos a pautas provinciales y municipales, pero  no nos alcanza ni para pagar la luz”, dice y añade:  “Y también accedemos al FOMECA, después de un montón de requisitos que te pide ENACOM para que puedas participar del concurso. Y cuando lo ganás no te lo dan en el momento, sino que te hacen esperar años para cobrarlo, y encima con la inflación…, no ajustan el importe al valor actual, te lo dejan al valor de cuando lo debiste cobrar”.

Las televisoras comunitarias tienen mayores dificultades en su subsistencia, ya que se necesita un equipamiento más caro y  mayor cantidad de trabajadores en ese sector. Según el informe de la RICCAP, el  10,6% de los medios comunitarios en Argentina está formado por emisoras de televisión. Un caso ilustrativo es Barricada TV, que fue fundada en 2009 y obtuvo la licencia en noviembre de 2015, y se emite por la TV digital abierta por el canal 32.1.  Natalia Vinelli, directora del canal, cuenta cómo hace la emisora para poder subsistir: “Nos mantenemos con fondos de fomento concursables, que más allá de ser subejecutados permanentemente, nos ayudan a sostenernos, así como también recibimos pauta publicitaria de Nación y de la Ciudad, más la inserción comunitaria y el apoyo de las organizaciones”.

En este contexto los medios comunitarios tienen que aguzar el ingenio para poder subsistir, buscando los recursos que pueden tener al alcance de la mano.  Julieta Urdinola, directora de la FM En Tránsito, de Castelar, explica cómo sostienen a la radio: “El proyecto dependía principalmente de las publicidades, y entonces la cooperativa empezó a hacer otros trabajos, como proyectos audiovisuales, para presentarlos en diferentes organizaciones; armamos una productora cultural que organizaba eventos, que nos ayudó a obtener un ingreso extra para por lo menos retribuirle algo a la gente que trabaja acá. Desarrollamos proyectos y actividades en el campo de la comunicación, la cultura y la economía”. FM En Tránsito se fundó en 1987, y siempre estuvo en lucha por mantenerse en pie. Obtuvo la licencia en abril de 2019.

Estos medios esperan que su situación cambie con la llegada del nuevo gobierno, presidido por Alberto Fernández.  ¿Qué debería hacer el Estado en esta nueva etapa? Según todas las fuentes consultadas las medidas deberían incluir:

  • Una tarifa social para los medios comunitarios,
  • Una ley de publicidad oficial que los apoye,
  • La reserva del 33%  del espectro radioeléctrico para las organizaciones sin fines de lucro

y, por sobre todas las cosas,

  • Que la comunicación sea vista como un derecho que apoye a quienes menos voz y alcance tienen.

 

 

  • (1) El Fondo de Fomento Concursable de Comunicación Audiovisual (FOMECA) es una herramienta que permite redistribuir los recursos que provienen de los medios de comunicación audiovisual (gravámenes y multas) para fomentar a los medios comunitarios, de frontera y de pueblos originarios. El ENACOM se ocupa de implementar concursos de subsidios que, entre otros proyectos, apoya procesos de actualización tecnológica, mejoras de gestión y producción de contenidos audiovisuales para radios, canales y productoras de medios comunitarios.
  • Las desventuras de los medios comunitarios en la era Macri
  • http://anccom.sociales.uba.ar/2019/11/27/las-desventuras-de-los-medios-comunitarios-en-la-era-macri/
  •  
  • Rodrigo Acevedo Martínez,
  • 27/11/2019
  • Fotos de: Archivo ANCCOM