La realidad está que arde

CRÓNICAS POÉTICAS DEL TERCER MILENIO. Muestrario de hechos verídicos, otra mirada sobre los tiempos presentes para los habitantes del futuro. Por José Muchnik

Agosto 2019. Humanidad y esperanza en Medellín – Colombia
La realidad está que arde, en general estos relatos no son alentadores, el cronista deambula recopilando testimonios para los habitantes del futuro, ellos podrán tal vez entender las causas de la catástrofe.

Seguimos corriendo hacia el precipicio ¿Podremos detenernos? ¿Cómo? Este año, el “día del límite ecológico” (1) llegó el 29 de julio, cada vez llega antes, yo lo llamaría en buen porteño “día de la pelotudez humana”, simboliza el engreimiento de nuestra especie, en vez de sentirnos huéspedes de la Tierra nos creímos dueños de la misma. Pasado ese día estamos consumiendo más recursos de los que el planeta es capaz de regenerar en un año. En agosto la Amazonía comenzó a lanzar llamas y señales de humo, Argentina también está ardiendo, Mac Cry & asociados, con “ayuda” del FMI, le prendieron fuego ¿Invertir la tendencia? ¿Dónde conseguir sabiduría y esperanza necesarias? ¿Zafiros? ¿Esmeraldas? ¿Diamantes? Entre las piedras preciosas la esperanza deviene la más valiosa, no abunda. Heraldos de la muerte desean acabar con ella. Esperanza puede resistir a guerras venenos y sequías, puede ser capaz de perforar muros de odio, nieblas fake news, lenguajes pervertidos. Ya lo sé, estas crónicas ácidas no son de digestión fácil, por eso elegí contarles algo alentador. Hacia fines de junio, comienzos de julio de 2019, en el Festival Internacional de Poesía de Medellín, encontré cultivadores de esperanza. Poetas artistas militantes sociales, Gente con mayúscula, Gente sembradora de solidaridad, de palabras como semillas plantadas en comunas, clubes, asociaciones de barrio… Poesía y poemas echan raíces en un punto, germinan levantando vuelo, atraviesan fronteras, desafían a caballeros de la guerra, SeFiKill (2), ecocidas… Festival de humanidad, festival de esperanza. (https://www.festivaldepoesiademedellin.org/)

El combustible cargado en Medellín me alcanzó al menos para llegar hasta hoy. La carrera hacia el precipicio continuó, en Brasil el señor Bolsofacho, dirigente que pasará sin duda a la historia como uno de los símbolos del desastre, declara, al calor del fuego, que hay que terminar con las áreas protegidas del Amazonas, acusa a las ONG y a los indígenas, “esos indios que viven aún en la prehistoria”, por la hecatombe vivida. Los garimpeiros (buscadores de oro) alentados por el discurso del gobierno, asesinan, en el estado de Amapá, al cacique de la etnia Wajapi, protectores de sus tierras y bosques ancestrales.  ¡Viva el progreso! (https://brasil.elpais.com/brasil/2019/07/28/politica/1564324247_225765.html).

En USA el señor Donald Trump, otro dirigente que pasará a la historia, sigue encarcelando y deportando niños. Suben las acciones de la empresa Caliburn, uno de sus negocios rentables es la administración de centros de detención para menores migrantes. ¡Viva la rentabilidad! (https://www.pagina12.com.ar/206299-caliburn-la-empresa-que-lucra-con-la-detencion-de-ninos-migr). En eco con el bárbaro presidente, que fomenta el odio a los inmigrantes, otro bárbaro supremacista blanco descarga su metralla en un supermarket Wallmart, en el Paso -Texas, frontera con México, mata 20 personas, entre 2 y 82 años, deja en internet una declaración donde denuncia «una invasión hispánica de Texas ». Mientras, en el mar Mediterráneo se siguen ahogando humanos que huyen de hambrunas y guerras. En poco tiempo dejarán de ser noticia, mientras los cubre el agua, la indiferencia y el olvido, dirigentes europeos siguen brindando bellas lecciones sobre derechos humanos. Hagan clic señoras y señores, https://www.vaticannews.va/es/mundo/news/2019-07/migrantes-tragedia-muerte-mediterraneo.html, podrán apreciar un episodio en directo.

Disculpen la acidez, volvamos al Festival Internacional de Poesía de Medellín, comprobemos que humanidad y esperanza existen y resisten. Ahí va la “brigada” de poetas: Yorlavi, Andrés, Mauricio y José, van al barrio Santa Cruz, a la Corporación Cultural Nuestra Gente, que ya lleva treinta años de existencia. “Es un proyecto social construido con la savia del amor que procuran mujeres y hombres que viven una experiencia solidaria llamada cultura […] en él participan los olvidados por el sistema, los sumergidos en el trasfondo del barrio, los seres soñadores, los cargados de esperanza, esa que nace de la unión, del esfuerzo comunitario, del encuentro creativo, de aquella vibración que hace posible que algunos jóvenes de las comunas de Medellín, opten por el arte y la cultura como una oportunidad de generar espacios de alegría y vida” ( http://www.nuestragente.com.co/index.html). En la Casa Amarilla Lidia nos da la bienvenida con bellas palabras, Flor nos presenta a los jóvenes- niños que participan en el “taller” de poesía que ella coordina. Iniciamos una lectura íntima, doce personas, los jóvenes leen sus poemas a los poetas invitados, momento emotivo, me cuesta retener lágrimas, alguna se escapa. Jenifer comienza “en este justo momento nos estamos muriendo” Agrega “siento que las puertas están cerradas, los poetas podemos ser llaves para abrir esas puertas”. Sigue Melisa: “A ti querida amistad / te pondría a fuego lento / con un mar de emociones”. Juliana nos brinda versos amor: “siempre pienso en ti / desde que mis ojos te vieron”. Daniel aclara: no le he puesto título al poema, nunca me ha gustado poner título a las cosas. “He preguntado al mar dónde iré / mi cuerpo es como un hueco profundo / tengo un pequeño vacío / aquí en mi corazón”. ¡Momento de vida! Aprendamos a disfrutarlos pues son escasos.

Mientras, en la esquina de la Casa Amarrilla, preparan sillas y mesas para la lectura al aire libre. La calle en pendiente, la gente del barrio va llegando, se sienta donde puede, en umbrales, escalinatas, la mayoría en el suelo. Leen los poetas niños, leen los poetas invitados, gente de todas las edades empapándose con benéfica lluvia de poesía, sentidos y sentimientos. ¡Tan lejos de los discursos secos pre moldeados! Confirmo: “poesía no forma de escribir, sí labios al vivir”. Palabras ruedan por veredas empinadas, llegarán a casas campos escuelas… Seguirán sembrando esperanza, dando alas al lenguaje, luz a las miradas. Necesitamos palabras para pronunciar el mundo sin confusiones, necesitamos que libertad sea libertad, que justicia sea justicia, que humanidad sea humanidad… El significado atribuido a esas palabas es fundamental, por eso el lenguaje se convierte en un campo de batalla entre diversas concepciones del mundo. Batalla menos visible que otras, pero no menos fundamental, para decidir en qué tipo de sociedad queremos vivir, basada en qué tipo de relaciones entre los humanos y con la naturaleza” (3)

Atardece, termina la lectura en la calle, volvemos a la Casa Amarilla, nos reciben con jugos de fruta, café, tortas, sándwiches… Confirmo: “salvo excepciones, la generosidad es inversamente proporcional a la riqueza”. Broche de oro de la jornada: Jorge nos invita a presenciar una obra de teatro interpretada por adolescentes del barrio. Un trazado poético del espacio, jóvenes en escena transmitiendo la dificultad de existir, de nacer, de llevar un nombre. Jorge hace del teatro una rosa que interroga, ofrece sus aromas y espinas, fertiliza barrios con cultura.

Emprendemos el regreso, los sacudones del viaje me adormecen, liberan preguntas utópicas ¿Cómo podría la poesía contribuir a esclarecer, alertar, pronunciar el mundo de otra manera, acercarnos a la verdad, a remover las capas de grasa y humo que recubren el lenguaje? ¿Por qué excluyen a los poetas de las grandes consultaciones y decisiones que conciernen el futuro de la humanidad? (cambio climático, foros económicos, negociaciones de paz…) ¿Sería exagerado afirmar que para entender las crisis y resolver las urgencias sociales, económicas, medioambientales, habría que aceptar que hay también un estado de urgencia poética? … ¡Llegamos José! ¡Llegamos! …

Doy fe que todo esto sucedió un día domingo 30 de junio del año 2019 en el barrio Santa Cruz de Medellín, que los poetas y artistas labradores de esperanza existen, los organizadores del Festival Internacional de Poesía de Medellín, Fernando, Gloria, Luis Eduardo, Gabriel, Jairo… todas y todos los demás, existen, la Corporación Cultural Nuestra Gente, existe. Ahí están, sembrando sueños y cultura, hay numerosos testigos.

 

 

  1. Llamado en inglés « Earth Overshoot Day (EOD), corresponde a la fecha del año, calculada por la ONG norte americana Global Footprint Network, à partir de la cual el planeta consume más recursos de los que es capaz de generar. Traducido al castellano, como « día del sobregiro ecológico », la traducción “día del límite ecológico” me parece más pertinente. Este día coincidía con el final de septiembre en el año 2000, este año 2019, coincidió con el 29 de julio.
  2. SEFIKILL : SErial FInancial KILLers, E. CICCUS, Buenos Aires, 2014.
  3. https://www.festivaldepoesiademedellin.org/es/Escuela/23/JoseMuchnik01/