La Minga

Al entrañable espacio cultural de Maza y San Juan no le renuevan el contrato de alquiler

 

Hace un poco más de seis años, un 1º de junio de 2013, compartíamos la inauguración de un Centro Cultural en pleno centro de Boedo, Maza 1165, casi San Juan, una hermosa casona supérstite de las viejas casas de la zona, que tuvo la fortuna de caer en las habilidosas y creativas manos de los chicos de “La Minga”.

A los que ya llevamos muchos años en la vida boedense nos alegró enormemente la joven novedad incorporada, esa irrupción generacional que mantiene viva la cultura barrial y no le permite que se anquilose solo en la memoria de los viejos. Y a propósito de las hojas del almanaque, la reunión parece ayer pero ya en las fotos hay bebés que hoy cursan la primaria y el feliz ciclo que albergó esa casona llega a su culminación con enormes logros personales, institucionales y culturales, tanto barriales como porteños si atendemos a la magnitud de lo que construyó “La Minga”.

 

 

 

 

 

 

 

 

(CLICK SOBRE LAS FOTOS PARA AMPLIARLAS)

 

 

 

¿Qué pasa chicos, por qué hay que irse en pleno suceso?

Bueno, resulta que en el nuevo código urbanístico de la Ciudad, esa cuadra pasó a pertenecer a los corredores medios, desde el punto de vista edilicio, que permiten construir edificios de 31 m de altura y dos pisos más retirados de la línea de edificación. Los diez metros de elevación pasaron a ser historia por lo que subió notoriamente el valor del terreno y el propietario lo puede cotizar de otra manera, en marzo del año que viene, a la finalización de nuestro contrato.

 

Recuerdo que en junio de 2013 me asombraba la apuesta de ustedes y se lo atribuía al impulso juvenil… 

Al comienzo de nuestro proyecto y del alquiler teníamos presente que el inmueble no era lo que le importaba al propietario, sino el terreno. Sin embargo, sabiendo que ésto recién empezaba, que las condiciones de alquiler tenían ciertos beneficios por tal razón –valor de alquiler no tan caro en relación al mercado, posiblidad de modificiación parcial y/o total del inmueble a cargo nuestro– y sabiendo que a nosotres SI esta casona antigua nos atraía por sus características, su ubicación y su versatilidad, no pudimos resistirnos y nos conquistó, aún con su futuro incierto.

 

Bueno, también, aunque no hace demasiado tiempo, era otro mundo entonces…

Hace 6 años, cuando empezó el proyecto, todo era un poco distinto, el contexto socio político y también nosotres. Hoy nos encuentra mas consolidades,  siendo varies les que somos parte, que tenemos la sensación de que recién arranca, de que efectivamente ¡”esto ya no lo derrumba nadie”!

 

¿Cuáles son los planes?

En marzo de 2020  nos imaginamos, deseamos y proyectamos en un nuevo espacio, con nuevos desafíos, con crecimientos y con, también, otros costos económicos.

No somos inocentes, sabemos lo que implica una mudanza, un nuevo contrato, además de una renovación de autoridades de nuestra asociación civil.

Estamos dispuestes y organizades para poder hacerlo. Sabemos también que, al igual que en los comienzos, contamos con toda una red de amigues, familias y organizaciones que nos acompañan y nos apoyan, porque no estamos soles y porque el proyecto es colectivo.  Queremos abrir el juego a dejarnos acompañar, sostener y profundizar.

 

¿Tienen algo en vista?

Queremos proponer una manera concreta de ayuda y a través de nuestras redes y del boca a boca que supimos construir vamos a ir anunciando como pueden hacerlo. La idea es que podamos empezar el 2020 en un nuevo espacio, con un colchón económico que no nos ponga en jaque nuestro sostenimiento.

Aun no tenemos un lugar físico donde arrancar el próximo año, estamos en la búsqueda, confiamos en que va a aparecer, estamos atentes para que así sea.

 

¿Un resumen, una conclusión, una consigna…?

Cuando alquilamos Maza 1165 sabíamos de los vericuetos que padecen les inquilines: renovaciones de contratos, negociaciones con inmobiliarias, depósitos, ajustes, comisiones y, además, un fantasma que nos acompañó desde el inicio de nuestro proyecto que fue la posibilidad de demolición de la casa que hoy nos alberga. En la lógica de esta ciudad una casa como la “nuestra” no tiene “valor” en sí misma. En el mes de agosto nos confirmaron que no nos renovarían nuestro contrato de alquiler  y que en marzo de 2020 la casa será vendida seguramente para construir un edificio.

Fue una noticia movilizadora e impactante por la inversión económica, social, afectiva que supimos y elegimos depositar en ella. No es menor la coyuntura histórico-política en la que nos toma esta noticia. Nos sorprende pensando en el futuro que queremos construir, planificando el 2020 con idea de seguir sosteniendo nuestra actividad –que, bueno es decirlo, es fuente de trabajo para más de 30 personas– y crecer generando nuevos escenarios,  sorteando las dificultades que tiene una actividad como la nuestra con servicios e insumos que aumentan constantemente, la inestabilidad de públicos y participantes en el campo cultural, el trabajo constante y costoso de mantener todas nuestras condiciones en regla para estar con las puertas abiertas al público y un país que hace cuatro años entró en una profunda crisis que a espacios como el nuestro nos cuesta, y mucho, sortear. 

Pese al sacudón que significa, decidimos que haya Minga para rato. Es un proyecto que elegimos y gestamos con amor todos los días. Entonces, abrimos el juego a todes les que transitamos la casa…  

 

¡Les esperamos para hacer trinchera! Próximamente tendremos más novedades. Vení a La Minga. #semudalaminga2020 #haymingapararato #venialaminga  #estonoloderrumbanadie

contacto: info@lamingaclubcultural.com.ar

https://www.facebook.com/lamingacc/

y nuestra web: www.lamingaclubcultural.com.ar

intagram lamingacc

Dirección: Maza 1165, C1221 CABA

Teléfono: 011 2671-3960