La Cenicienta de los subtes, con asbesto

Nuestro humilde subte sur, la línea E, contaminada. Confirman el hallazgo de asbesto en los trenes Fiat Materfer. Casi todos los trenes de la línea E, contaminados.

Advierten, de todos modos, que los pasajeros no corrieron ni correrán ningún tipo de riesgo, dado que el asbesto (amianto) es potencialmente peligroso por contacto, cosa que no sucede en el caso de los viajeros, sino principalmente, a los operarios de mantenimiento.

8 de enero de 2020.

SBASE confirmó el hallazgo de siete piezas con asbesto en los trenes Fiat Materfer, fabricados con anterioridad a que el material estuviera prohibido en el país. Los coches serán incluidos en el plan de desasbestización (1) y las partes afectadas serán reemplazadas u ocluidas, al igual que en los Mitsubishi de la línea B. Ya son seis las flotas afectadas por el asbesto. Casi todos los trenes de la línea E, contaminados. 

Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) admitió en documentos oficiales que los trenes Fiat Materfer también tienen piezas con asbesto.

En el marco de los análisis encargados por la comisión de asbesto, los Fiat Materfer, que actualmente circulan en la línea E, fueron examinados y dieron positivo en siete piezas. Estas serán “reemplazadas u ocluidas”, un proceso análogo al que están siendo sometidos los trenes Mitsubishi de la línea B. (2)

Esta revelación implica que la línea E tiene toda su flota contaminada con asbesto, excepción hecha de la solitaria formación Alstom que entró en servicio en noviembre pasado.

Con los Fiat, ya son seis las flotas de la red en las que se encuentran piezas que contienen asbesto, un material potencialmente cancerígeno.

Cabe recordar que los trenes Fiat Materfer fueron fabricados entre 1980 y 1997, con anterioridad a que se prohibiera el asbesto en la Argentina (2001). Los Fiat Materfer son los únicos trenes de industria nacional que circulan en la red y fueron concebidos como “coche único” para toda la red con excepción de la línea B (de distinta trocha).

Los trenes Mitsubishi, Nagoya 250/300/1200 y CAF-GEE, fueron adquiridos con anterioridad a la prohibición de utilizar asbesto. En cambio los CAF 5000 y los Nagoya 5000 fueron adquiridos con posterioridad a la prohibición, con el agravante de que los “usados” españoles (CAF 5000), advertían en la documentación técnica, provista por el Metro de Madrid, la presencia de asbesto. 

En conocimiento de la grave situación producida por la presencia de asbesto en sus formaciones, Subterráneos de Buenos Aires emitió una declaración donde pone a salvo su responsabilidad y detalla los procedimientos adoptados ante la peligrosidad del material utilizado.

  

Dice SBASE:

Plan de Gestión Integral de Asbesto

Desde el primer momento en que el Subte de la Ciudad de Buenos Aires tomó conocimiento de la posible afectación de los coches con asbesto actuó en forma responsable e inmediata retirando los coches CAF 5000 de la circulación.

A su vez, se conformó una comisión con especialistas y representantes de distintos sectores (SBASE, Metrovías, Gremios, APrA, Subsecretaría de Trabajo, Superintendencia de Riesgo de Trabajo, INTI, Defensoría del Pueblo) para comenzar el “Plan de Gestión Integral de Asbesto” y seguir los protocolos establecidos.  

En este sentido, se trabaja en tres frentes principales:

  1. Acompañamos a los trabajadores afectados y continuamos realizando los respectivos estudios médicos al resto del personal. Es importante recalcar que los usuarios del Subte de Buenos Aires no corren riesgos ya que no tienen contacto con las piezas.
  2. Se continúa con los análisis correspondientes en las distintas flotas de la red de Subtes para descartar posibles afectaciones.
  3. En el plano judicial, se avanzó con una demanda contra el Metro de Madrid.

Cuando los vecinos de la zona sur creíamos que con la incorporación de los Materfer nos poníamos a salvo de las “cocteleras”, las 6 formaciones españolas CAF-General Electric de 55 años de antigüedad para, por lo menos, viajar sin baile y sin asbesto, aparece la novedad: estas formaciones también están contaminadas. Y, ni hablar de aire acondicionado. No existe en la línea “E” en ninguna formación ese exótico lujo de los subtes que circulan bajo las “luces del centro”.

 

 (1). (Información de SBASE) ¿En qué consiste el proceso de desasbestización?

Es un trabajo muy minucioso que consiste en la oclusión, remoción y sustitución o reemplazo de piezas contaminadas, procedimientos usuales en otros países ante experiencias similares, absolutamente seguro para los trabajadores.

Se opta por ocluir el asbesto en los casos en que su remoción implica un riesgo. Para eso, se utiliza un revestimiento denominado Rust Grip, se señala debidamente y su supervisión se incluye en los procedimientos de mantenimiento.

El proceso se lleva a cabo íntegramente en el taller Rancagua, especialmente acondicionado, siguiendo estándares aprobados internacionalmente. Es el mismo sistema que utilizan actualmente en otros metros del mundo, como es el caso del Metro de Santiago. El trabajo se inicia cuando ingresa la tripla –tres coches de una formación– al taller y se coloca dentro de la estructura metálica. Este movimiento está a cargo de un maniobrista especializado. Esta cabina metálica tiene un revestimiento de “Durlock” por fuera, y por dentro, está cubierta por polietileno de 200 micrones. En el interior de esta estructura se trabaja en atmósfera negativa (depresión de aire).

(2). Los trabajos para descontaminar los trenes fueron visitados días atrás por enelSubte.

 

Fuente de información:

SBASE y www.enelSubte.com.ar