La batalla del lenguaje

Machirulos Sefikill Desbarajuste… La batalla del lenguaje.

CRÓNICAS POÉTICAS DEL TERCER MILENIO Por José Muchnik

Muestrario de hechos verídicos, otra mirada sobre los tiempos presentes para los habitantes del futuro / Mayo 2018

Son muy hábiles para cazar palabras, domesticarlas, someterlas a su servicio, de a poco se apropian de nuestros yacimientos fonéticos, otro recurso natural saqueado, tan estratégico como minas bosques reservas acuíferas… ¿Son? ¿Quiénes son? ¿Por qué no explicás mejor Josecito? Siempre esa manía de hacer hablar a los silencios. Querido Mario, si digo “son” se trata de la tercera persona del presente del indicativo, o sea de “Ellos”. ¿Alguien duda de quienes son Ellos? Los formadores de opinión, los grandes medios marketineros politólogos… CEOS con fines diversos y sin principios. Un punto común: desarrollaron grandes facultades para distorsionar la realidad, controlar la opinión pública, canalizarla según sus intereses.

Para ello la manipulación del lenguaje juega un rol central, ya que el sentido común que los hombres en sociedad les dan a las palabras es fundamental para comunicarse entre ellos. En este caso el saqueo es más sutil, no dejan selvas en llamas especies extinguidas aguas contaminadas…, simplemente vacían palabras de su sangre, pervierten su sentido.

Tomemos una que ha ganado sus letras de nobleza en la historia de la humanidad: libertad. ¿Quién no aspira a ser libre? Libre de pensar actuar amar… Entonces Ellos se preguntaron ¿Con tantos encantos y tan deseada por qué no ponerla a trabajar en nuestra obra? Y así nacieron “libre mercado” “libre empresa” “libre competencia” “libertad de precios” “libertad de prensa”… ¡Aleluya! El público admirativo y conquistado. Pero poco a poco mercado empresas competencia precios prensa…, fueron perdiendo libertad. Multinacionales, Bolsas de comercio, Bancos; Monopolios de la información, real o virtual, se encargaron de demostrarlo. Entonces decidieron renovar la fachada, se autodenominaron “neo-liberales”, como caballeros a la conquista de nuevas libertades. En lo que concierne a este cronista, para no regalarles esta bella palabra, diría que son “liberticidas”, poco o nada tienen que ver con el liberalismo histórico, pensamiento subversivo que en el  siglo XVII y XVIII se elevó en defensa de las libertades individuales contra las monarquías absolutas de derecho divino [1]. En estos comienzos del tercer milenio ¿De qué somos libres Libertad?

Disculpame Josecito, no es que no me parezca interesante, pero nuevamente te vas por las ramas. Anunciás un título y después… ¿No será la edad? ¿Te cuesta concentrarte? Tal vez tengas razón Mario, quería que el lector apreciara la importancia de la “batalla del lenguaje”. Estoy convencido de que si perdemos esta batalla, las otras están perdidas de antemano.

Si seguimos llamando “neoliberales” a los liberticidas ¿Qué podemos esperar? Si los precios del arroz o del trigo oscilan locamente en las bolsas de Londres o Chicago, sin relación con climas o lluvias, y hablamos de “volatilidad de precios”, no de “especulación” ¿qué podemos esperar? Si un aumento descontrolado de precios es llamado “Sinceramiento de tarifas”. ¿Qué podemos…?

Ustedes habitantes del futuro conocen la épica batalla del lenguaje, su rol en la historia de la humanidad. Aquí estoy predicando en el desierto, cosas de poetas y anacoretas, Sefikill [2] y otras palabras paridas con amor, están esperando que alguien las salve del olvido. Por eso me alegré tanto cuando una ex presidenta de este lejano país calificó de Machirulo al presidente en ejercicio. La palabra, como por magia del lenguaje, floreció en redes y pantallas. Nunca la había escuchado, consulté el diccionario de la Real Academia Española, no figuraba, consulté el diccionario “María Moliner” tampoco… Me dirigí al sitio de la Fundeu [3], concluí que se trata de un tipo de machista “new look” (de nuevo tipo), ya no asociado a la figura tosca de un macho bruto, inclusive ciertos tipos de lesbianas pueden merecer este calificativo. Me pregunté por qué esta palabra tuvo una resonancia inesperada. El sonido me parece un factor esencial, suena bien, produce ecos en el aire y en el inconsciente, podríamos aplicarla a cosas muy diversas, “Machirulos gratinados con salsa blanca” podría ser un plato delicioso, el corte “Machirulo” haría sensación en peluquerías unisex… Además comienza con Ma y termina en ulo… ¿Qué más agregar? Me acordé de un sonido similar “cachirulo”, consulté nuevamente el diccionario, me impresionó la variedad de significados que se le atribuyen [4], el significante se presta.

Otro elemento a tener en cuenta en la batalla del lenguaje: ¿Quién vehicula las palabras?, ¿Quién y dónde las pronuncia? Una cosa es Sefikill dicho por un poeta desconocido en los suburbios de internet otra cosa sería esa palabra pronunciada por la directora del Fondo Monetario Internacional… Es un chiste, no la pronunciaría nunca, no son suicidas, ni Ellos ni Ellas (ampliación de género obligado por la temática).

Ya que estamos con el FMI digamos dos cositas de “Ajuste”, especialidad reconocida de dicho organismo, palabra que goza de una reputación positiva indiscutible.

Ajustar un tornillo herramienta cinturón presupuesto… significa adaptarlos para que cumplan mejor su objetivo. Pero FMI y economistas liberticidas cooptaron ajuste, ahora cuando Ellos lo pronuncian significa recortar gastos públicos con un objetivo: reducir el déficit fiscal, déficit en parte originado por las compañías internacionales que adoptan mecanismos de “optimización fiscal” (otra belleza lingüística) para evadir impuestos legalmente [5]. Yo propongo que denominen esas operaciones “Desbarajuste”, porque es realmente lo que producen los planes del FMI, crisis de los servicios públicos: de hospitales escuelas universidades, de instituciones culturales, de reeducación de discapacitados, de … ¿Y los jubilados ? si los agarra el “ajuste” quedan como los servicios públicos: desmantelados. Perdonen abuelos esto es un DESBARAJUSTE con mayúsculas, desestructuran el tejido social, produciendo mayor exclusión, violencia, tráfico de estupefacientes… Es así señores, ustedes no ajustan, desbarajustan, saben que pronunciar las cosas por su nombre nos acerca a la verdad, por eso manipulan palabras, para ocultarla.

Moraleja: cuando los machirulos del vecino veas cortar pon los tuyos a remojar.

 

 

  1. Liberalismo: El pensamiento liberal nace entre mediados del siglo XVII y mediados del siglo XVIII en oposición al absolutismo monárquico de derecho divino legitimado por concepciones e instituciones religiosas. El inglés Jhon Loke, siglo XVII, es considerado como uno de sus fundadores. El término liberalismo para designar esta corriente de pensamiento, es usado por primera vez en 1818, por el francés Maine de Biran.
  2. Sefikill (SErial FInancial KIllers), 2014, poemas y relatos, ed. CICCUS, Buenos Aires.
  3. Fundéu: https://www.fundeu.es/consulta/machirulo/ “La palabra machirulo no aparece en el Diccionario académico ni en los principales de uso. Su origen es incierto, aunque podría tratarse de una contracción a partir de macho y chulo o de macho y pirulo. De hecho el significado que suele dársele en el ámbito feminista es el de hombre machista. Por otro lado, esa palabra se emplea también en el ámbito LGTB, como explica el Diccionario gay-lésbico de Félix Rodríguez. Según esta obra, machirulo se aplica despectivamente a un hombre gay que exhibe formas convencionalmente muy masculinas y, por extensión, es un insulto proferido contra una mujer lesbiana con apariencia muy masculina”.
  4. Cachirulo : (del lat. « capsula »). 1 m. Vasija para guardar el aguardiente u otros licores. 2 (And.) Vasija ordinaria y pequeña. 3 Barco muy pequeño de tres palos, con velas al tercio. 4 Nombre dado en el siglo XVIII a cierto adorno que las mujeres llevaban en la cabeza. 5 Pañuelo que forma parte del atuendo tradicional aragonés. 6 Taurom. Moño o adorno que se pone encima de la divisa del toro. 7 (Val.) Cometa (juguete) 8 (pop. e inf.) Amante. 9 (Hispam) Refuerzo que se le pone en los pantalones, especialmente a los de montar, en la entrepierna. Fuente: Diccionario María Moliner, Madrid, 1998.
  5. Consultar “Neofeudalismo II “Desde Boedo” N°190 http://desdeboedo.blogspot.com.ar/#!/2018/05/190-mayo-2018.html

Deje su comentario...