Incidente policial

Un incidente con un menor atrapado por la Policía en tiempos en que la ministra Bullrich gusta “camuflarse” y “protocolizar” la protesta y, por lo tanto, las fuerzas de “inseguridad” parecen entender que tienen liberado el garrote vil y se exceden hasta con un pibe.

A Julieta Pinasco, habitual notera del espacio “Che cámara” le tocó ser testigo de un abuso policial y quiso testimoniarlo.

Relata Julieta:

La cana muy cebada con el visto bueno desde el discurso de muchos integrantes de este Gobierno y replicado y fogoneado irresponsablemente por quienes dicen que informan. Pasen y lean…

Lunes 3 de abril a las 14:19 ·

Constitución 6:20 AM

Bajo del tren y camino hacia el subte. Se oyen ruidos y forcejeos. Los dos canas que se ven en la foto están pegándole a un pibe. Lo esposan y lo tiran al piso. Saco una foto.

–Usted, ya que saca foto, venga de testigo. –dice el oficial A.J. Romero.

Al lado mío se para un pibe, Francisco.

–¿Por qué le pegaste? –le dice.

–Se resistió.

–Le estabas pegando. ¿Cómo no se va a resistir? –digo.

–Tendrían que estar en este uniforme en vez de amparar delincuentes.–dice el segundo cana.

–Es una elección. Yo no elegiría jamás ser policía. Soy docente.

–Elige no laburar.

–Disculpame. ¿Qué decís?

–¿Su DNI? Va a ser testigo de la detención.

–Que diga que le pegaste.

Francisco se va y me quedo sola.

Romero agarra mi DNI e intenta sacarle una foto.

–¿Qué hacés?

–Aficho su dirección.

–Ya la escribió la chica en el acta. Para qué querés sacarle una foto.

Da vuelta el DNI y saca una libretita del bolsillo para anotar el número.

–De ninguna manera te voy a permitir que anotes ahí mi DNI. ¿Qué es eso de tomar nota de mis datos para vos? Vas a venir a buscarme después?

–Cálmese, señora.

–Actuá ajustado a la ley y yo me calmo. Pero no me amenaces.

La chica sigue haciendo el acta.

El tipo se queda con mi DNI.

Se va aparte y llama por teléfono. No le quito la vista.

Ya son 7:05.

–Devolveme el documento. Me inquieta que lo tengas vos.

Aparece un oficial de rango superior.

Conversan entre los dos.

–Puede irse.

–Quiero leer el acta y firmarla.

–Váyase. No va a ser testigo.

–No te voy a dejar el acta. Dámela.

–La rompemos y se lleva los pedazos.

–¿Y la detención? Es ilegal.

–Señora, la voy a detener por obstruir el accionar policial.

–Le pegaste al chico. Si rompés el acta, soltás al pibe.

–Suelto al pibe y me la llevo a usted.

A esa altura era el pibe esposado, tres mujeres policías, los dos de la foto, y tres que vinieron después.

Se acopla un hombre de traje.

–Soy abogado. Y la señora se va.

–Pero antes te voy a decir, Romero, que no me pongo esa gorra. Soy docente porque creo que no hay que golpear: hay que dar de comer y educar. Este pibe es tan víctima como vos. Vos elegís cagarlo a piñas y esposarlo.

El abogado saca una credencial, entonces me dan el DNI y me voy.

Camino temblando de indignación.

Son las 7:23 AM

El pibe se llama Juan Quiñones. El número de DNI y dirección obran en mi poder.

 

Julieta Pinasco Para “Che cámara”

https://www.facebook.com/checamaras/?hc_ref=NEWSFEED&fref=nf

Deje su comentario...