Homo octogenensis

Hoy hace 80 años que Rubén Derlis lanzaba su primer entonado y poético vagido. Fue en Chivilcoy, un 12 de abril del 38

Cuatro años más tarde los papis lo traen a Buenos Aires donde asume –como suele decir– su rol de  porteño honoris causa. Su vida estudiantil trascurre en la Escuela Nacional de Bellas Artes “Manuel Belgrano”, en la Escuela Argentina de Periodismo y en otros establecimientos educativos y, casi adolescente, a los 18, ya comienza a realizar muestras de poemas ilustrados en el país y en el exterior. Vive en su Boedo de la calle Agrelo –que la ordenanza de 1972 decreta propiedad de Almagro– hasta que el apacible Coghlan le tiende sus bucólicas redes. Desconociendo la inmovilidad o fatiga de producción en su labor, el hiperkinético Rubén recorre el espinel poético-filosófico desde los bullentes temas de amor, las semblanzas barriales evocativas, la inquietud social, hasta el pensamiento crítico sobre las cotidianas vivencias.

Siempre más cerca de la agudeza del estilete cuestionador que de la roma complacencia del “no te metás”, la indignación sobre una cotidianidad que abruma lo lleva a decir sobre sus propios colegas de pluma…

A los Poetas puros

No sirven los versitos a la luna / cuando están estaqueando a la Patria. //No es lícito cantarle al propio ombligo / mientras buitres foráneos y caranchos autóctonos / a picotazo y garra celebran su festín. (…) //El poeta puro es un montón de escombros, / de palabras vacías / sin tiempo ni lugar. / No le faltan alas para emprender el vuelo, / pero como nunca caminó junto a los hombres / jamás podrá volar.

Su propio vuelo lírico, sin embargo, reconoce aeropuertos de mil layas. Nada más nutrido que el recorrido literario de Rubén…

Comienza a realizar muestras de poemas ilustrados en la galería Scheinsohn, de Buenos Aires, entre 1967 y 1968, y la que con el nombre de “París”, presentó con el plástico Antonio Oriana, en 1978, en la galería Rodolfo Cascales, también de la Capital, y la realizada en la galería “A”, de Montevideo, República Oriental del Uruguay, en 1968. Entre otras, también, cabe mencionar las tituladas “El amor” (1967), “Buenos Aires y sus barrios” (1967) y “Del recuerdo…, de la memoria” (1969), todas ellas en la galería Scheinsohn; “5 de Buenos Aires” (1973) y “30 poetas y un fotógrafo” (1974), en galería de arte Meridiana, ambas de Buenos Aires.

Colaboró en revistas literarias y periódicos culturales de la Capital Federal: “El contemporáneo”, “Las espuelas del ángel”, “Meridiano 70”, “Actitud”, “Renovación”, “Runa”, semanario “Propósitos” y diario “Clarín”; del interior: “Cartón de poesía” (Tucumán), “La ventana” (Rosario, Santa Fe), “Polen” (Catamarca), periódico “Alberdi” (Buenos Aires) y del exterior: “Revista de los viernes” (Uruguay) y “Cultura boliviana”, (Oruro, Bolivia).

Participó en los libros colectivos: “16 poemas breves”; “3 poetas 3 poemas”; “He nacido en Buenos Aires”; “Aquí la primavera”; “9+7=16”; “Del amor en la ciudad”; “10 de nosotros”; “Poemario 72”; “Amor, amar, amor”; “Vocación de Buenos Aires”; “Meditaciones cortitas”; “Interpares”; “Boedo, una mirada”; “Café “Margot”, y en las carpetas de trabajos conjuntos: “Cuentos, poemas, xilografías”; “Palabra / Imagen 70”; “Raúl Lara ilustra 5 poemas” y “Annick Cousin” con pinturas de Pedro Gaeta. En 1968, con el artista plástico Juan Manuel Sánchez, dio a conocer la carpeta “Juan Manuel Sánchez ilustra 10 poemas de Rubén Derlis”, y en 1975, con la grabadora Manuela Pintos Tezano, la carpeta de xilografías y linóleos “Soles”. Integró la dirección de la revista “Hoy en la cultura”, sección Poesía, desde 1965 hasta su desaparición un año después. En 1967 fundó y dirigió hasta 1972 las Ediciones Del Alto Sol. Entre 1974 y 1975, con el fotógrafo José L. Raggi realizó el audiovisual “Caminar Buenos Aires”, integrado por poemas, textos y canciones de su autoría, y en 1993, con el cineasta Marcelo Peña, el video “Homo porteñensis”.

Miembro fundador del Grupo de los Siete en 1983, colaboró en todas las entregas de poesía que el grupo dio a conocer desde sus inicios, hasta su disolución en 1987, ya sea en formatos libro, carpeta, o cuadernillo: “Contracuerpos”, “Siete poetas en la calle del agujero en la media”, “Siete poetas contra la desesperanza”, “Siete poetas y el crimen fue en Granada”, “Siete poetas y un rayo misterioso” y “Siete poetas y la América invisible”, además de participar en todos los recitales que realizó la agrupación.

Varios de sus poemas fueron musicalizados, ya sea dentro del movimiento llamado Cancionero Testimonial, o en la corriente de la nueva canción: “Conmigo” y “Un corazón” con música de Oscar Matus (el primero grabado en Buenos Aires y el segundo en París), “El fuego compartido” con música de Marta Kapustin (grabado por el dúo “Ouro Negro”, de Angola); “Muchacha Buenos Aires”, “Todo el día la lluvia se hizo mar” y “Del lado izquierdo” con música de Miguel Álvarez; “Lluvia con sol” y “Poema 7” con música de Ro Álvarez, ambos del “Trío Sol”; “La casa del poeta” y “Sol americano” con música de Hugo Pardo –el último grabado por Mercedes Akel–, entre otras composiciones. Fue el primero en editar junto a Juan Manuel Sánchez en la creación artística, poemas ilustrados dentro de la modalidad póster, por lo que ambos son considerados como los iniciadores de la difusión masiva de poesía mediante este sistema. Entre los muchos trabajos que realizó en este rubro se pueden citar “Allegro assai” con grabado sobre linóleo de Hipólito Vieytes; “Contesto algunas cosas”, “Viajo de noche por tu piel”, “Poema 13”, “Tomad la mano que extiendo” y “Un corazón” (reeditado en París en 1976 en su versión en lengua francesa), todos con serigrafías de Juan M. Sánchez; “Hoy te volviste playa” y “Cierto adolescente” con fotografías de Rubén Rey, “Siempre permanecer” con dibujo de Pascual Di Bianco, “Si digo amor” y “Vuelvo a la luz” con fotografías de César Sondereguer, “Te volviste playa” con fotografía de Alex Waterhouse-Hayward (en edición trilingüe), “A un boliche que había en una esquina oeste de Almagro” con dibujo del humorista Caloi y “Criatura de amor” con dibujo de Nora Patrich. Aunque muy posteriores y con formato más pequeños, son asimismo destacables “A la ciudad de la Santísima Trinidad y Puerto de Santa María del Buen-Ayre” con dibujo de Omar J. Blanco y “Boedo” con fotomontaje de Mario Bellocchio. En 1993 fundó las Ediciones Papeles de Coghlan, y en 2001, con el licenciado Aníbal Lomba y el arquitecto Omar Jesús Blanco dieron inicio a la editorial Papeles de Boedo.

En 1994 dio una charla sobre la Generación del 60 –a la que pertenece– en la Frazer University de Vancouver (B.C), Ca­nadá. Trataron acerca de su obra el escritor Ariel Bignami en su libro “Arte, ideología y sociedad” (Ediciones Sílaba, Bs. As., 1973), Leónidas Barletta en “Boedo y Florida: una versión distinta” (Ediciones Metrópoli, Bs. As., 1967), y se lo menciona en el “Diccionario de poetas argentinos” (Editorial Lira, Rosario, Santa Fe, 1972) y en “Quiénes son los escritores argentinos” (Ediciones Crisol, Bs. As., 1980). Asimismo figura en antologías de la actual poesía de su país.

Junto a otros colaboradores llevó adelante el blog de poesía: Decidor -poetas argentinos comprometidos con su tiempo- (http://decidor.blogspot.com/), y administró el blog Buenos-Ayres (http://serdebuenosayres.blogspot.com/). (1)

En 2015, la Legislatura porteña lo nombró Personalidad Destacada de la Cultura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.  En  2017, la Fundación Argentina para la Poesía le otorga el Puma de Plata “Gestión Cultural”.

A fines de 2001 se vincula con este periódico, entonces denominado –en sus primeros peldaños– “Vida y Arte en Boedo” y sugiere de manera inmediata la posibilidad de transformación en un órgano periodístico de difusión de la cultura barrial, por fuera de Boedo, siendo responsable bautismal del nuevo y definitivo nombre “Desde Boedo”, donde asume, junto a Edgardo Lois y Carlos Caffarena la Secretaría de redacción, hasta el presente.

Desde entonces disfrutamos de Rubén que hoy celebra ocho décadas plenas trascurridas. Disfrutamos del amigo …”el cómplice de la vida, luminoso asesino de la soledad”. “El amigo que está de nuestro lado, cuando uno es su propio contrario”(2).

 

 

(1) Poemarios publicados: Tonos neutros (1959), Aries doce (1961), El signo de tu vuelo (1962), 7 poemas verticales (1963), Sed natural (1965), El fuego compartido (1967), Digo América (1967), Ordenar la vida (1968), Contraimagen (1968), Crónica del fugitivo amor (1969), Indagaciones (1969), Con humana voz (1970), Otros límites (1970), Cuaderno de otros nombres (1972), La piel del sol (1973), Siempre presente y otros poemas (1974), Mecanismo de olvido (1976), Junio de lluvias (1976), La casa del poeta (1978), Mandato de Violante (1980), Boulevard Voltaire (1981), Ella es un recuerdo del mar (1985), Agua libre (1986), Homo porteñensis (1993), Viento solar (1997), Domingo panadero (1999), Papeles extraviados vueltos a hallar (2001), Sin cable a tierra (2005), Cosas por su nombre (2008), y Cielo de Coghlan (2013), y Desde estos años (2017).
También tiene editado un poemario de  poesía lunfardesca: Versos de Juan Vedera (2008) y una antología poética: Antología mínima (2003)

En prosa publicó: Boedo y otras adicciones (2000), Guía para vagabarrios (2003), Códigos de callejero (2018), que contienen notas y ensayos breves sobre Buenos Aires, Esquina de encuentro (Historia del  Café “La  Poesía”) (2010), emblemático lugar de la ciudad porteña y Astillas y limaduras (2008), pensamientos y reflexiones.
(2) “De los amigos” (fragmento), La casa del poeta, Rubén Derlis, 1977

Deje su comentario...