G20 2018. Final de fiesta.

“Verás que todo es mentira verás que nada es amor”
CRÓNICAS POÉTICAS DEL TERCER MILENIO
Por José Muchnik (Noviembre 2018)

 

Finalmente poco hicieron caso de mis consejos, se pusieron falsas sonrisas falsos saludos auténticos colmillos… Fake smiles, fake regards, real fangs… ¡Traducción simultánea! ¡Que el espectáculo comience! Primeras damas alta costura, servidores de smoking en sus puestos, asesores y expertos con ordenados gestos. Noche de gala ciudad vacía, espectáculo for export made in Argentina, el presidente llora, fantasmas del teatro perplejos ¡Les dijimos que podía! Cena de lujo, centolla fueguina lomo argentino frutos rojos del sur. ¡El sur existe! Al menos en el menú. Buen provecho más sonrisas. Cada uno en su lugar. ¡Chin chin! ¡Chan chan! ¡Que fluya el champán! La reina solicita un helado de vainilla, el príncipe oriental un bife de chorizo. ¡Pueblos del mundo admirad! Líderes del mundo para admirar no para tocar. La seguridad funcionó a la perfección ¡Bravó! ¡Bravó! ¡Bravó!  Fin de fiesta, copas bajan de la mesa, snipers de las azoteas, ilusiones de la cabeza. Declaración final de palabras comodín que decoran fachadas y pretenden jugar con cartas marcadas.

¡Los pueblos saben de qué se trata! ¡Mentirosos! ¡¿Nos tomáis por idiotas?! ¡¿Pueblos del mundo qué os pasa!? ¿Nunca estáis contentos? A nadie le gusta que lo tomen por idiota ¡¿Cómo podéis declarar!? La política fiscal debería reconstruir los mecanismos de amortiguación donde sea necesario asegurando que la deuda pública esté en un sendero sostenible […] Seguiremos trabajando para lograr un sistema tributario internacional justo, sostenible y moderno” [1]. Los pueblos saben que guardáis vuestras fortunas en “paraísos fiscales” poblados de “empresas offshore”. Los pueblos saben que no hay justicia tributaria, que los que más tienen menos impuestos pagan en proporción a sus fortunas, estudios jurídicos especializados se ocupan de la “optimización fiscal”.

¡¿Cómo podéis declarar!?Seguimos comprometidos a construir un futuro del trabajo inclusivo, equitativo y sostenible mediante la promoción del trabajo decente”. Los pueblos saben de la exclusión creciente, del desempleo, del trabajo basura en grandes cadenas, del burn-out en empleos calificados. Los pueblos saben que vuestro único norte es maximizar beneficios y dividendos de accionarios.

¡¿Cómo podéis declarar!? “El acceso a la educación es un derecho humano […] para el desarrollo de sociedades más inclusivas, prósperas y pacíficas”. Los pueblos saben que los presupuestos destinados a la educación sufren de raquitismo, que estáis destruyendo la enseñanza pública y gratuita, que el acceso a las universidades deviene privilegio de pocos, no por selección intelectual sino por selección financiera, la enseñanza la estáis transformando en un business.

¡¿Cómo podéis declarar!? que pretendéis “[…] lograr un mejor acceso a la atención médica mejorando su calidad y asequibilidad, a fin de avanzar hacia una Cobertura de Salud Universal (CSU)”. Los pueblos saben de la degradación creciente del servicio de salud gratuita, el desamparo de los hospitales, la espera interminable para realizar un examen, las condiciones de trabajo del personal, la escasez de medicamentos…, también a la salud la estáis transformando en un business reservado a pudientes.

¡¿Cómo podéis declarar!? “Impulsaremos el dinamismo en las zonas rurales y la agricultura sostenible […] teniendo en cuenta las necesidades específicas de las empresas agrícolas familiares y pequeñas” Los pueblos saben que no es cierto, que vuestras políticas favorecen los grandes complejos agroindustriales, y un tipo de agricultura intensiva no “sostenible”; mientras los pequeños agricultores y campesinos sin tierra son marginalizados.

¡¿Cómo podéis declarar!? “Los grandes movimientos de refugiados representan una problemática internacional […] Enfatizamos la importancia de las acciones comunes para abordar las causas centrales de los desplazamientos y para dar una respuesta a las crecientes necesidades humanitarias”. No solamente nos tomáis por idiotas, también por ciegos. ¿Acaso no vemos los miles de ahogados en el Mediterráneo? ¿Acaso no nos enteramos de las caravanas de latinoamericanos estrellados al pie de la muralla de Big Brother? ¿Acaso no vemos que esas murallas se reproducen como hongos en todas las latitudes? ¿Así respondéis a las necesidades humanitarias?…

La declaración final del G20 es de dominio público, cada uno de vosotros puede verificar la manipulación del lenguaje para fabricar mentiras, algunas verdades dicen, ningún mentiroso es perfecto: “Reafirmamos nuestro compromiso para seguir fortaleciendo la red de seguridad financiera global, construida en torno a un FMI fuerte

Los pueblos quieren saber cuánto gastaron ¿Ahora pretendéis controlarnos? Sois vosotros que pregonáis la “transparencia”. En la declaración final explicitan que “promoverán la transparencia y la integridad de los sectores público y privado“. Ya que os gusta la palabra transparente preguntamos ¿Cuánto gastaron en esta cumbre del G20? ¿Cómo nadie sabe? Hay que sumar, instalaciones pasajes estadías, personal de todo tipo (de servicio de seguridad, asesores traductores diplomáticos …) todo tipo de material (drones helicópteros automóviles computadoras pantallas…), espectáculo for export en el Teatro Colón, cena de gala, servicios de lunch, pausas café, paseos de las primeras damas, regalos para visitantes, recepciones en la residencia de Olivos…. ¿Mil millones de dólares? ¿Mil quinientos millones? Financiados con los impuestos que pagamos “Mantenemos nuestro compromiso para prevenir y combatir la corrupción, y liderar con el ejemplo” así lo declarasteis, comenzad entonces por mostrar las cuentas, queremos saber cuánto gastaron, es nuestro derecho.

Los pueblos saben y aprenden, no podréis engañarlos por mucho tiempo con fórmulas prefabricadas. Las palabras toman cuerpo, designan su sustento, muestran que el pan es pan, la mesa mesa, la luna luna. Aprendimos a escuchar vuestros discursos, leer vuestros escritos a contraluz. Cuando más invocáis una palabra estáis revelando lo que queréis ocultar. Sostenible sostenible sostenible… repetís hasta el hastío en vuestra declaración final. ¡Todo sostenible!: desarrollo, sistemas impositivos, futuro alimentario, cadenas de suministros, fuentes de energía, manejo de suelos, hábitat…, ¡hasta la deuda se vuelve sostenible! Quiere decir que todo deviene insostenible, que un cambio profundo del sistema es necesario. Transparencia transparencia transparencia su repetición nos señala que todo se vuelve opaco: mercados precios sistema fiscal… ¿Continuamos el ejercicio?.

Si para algo sirvió este G20 es para mostrarnos hasta dónde pueden llegar hipocresía y mentira. ¿No les parece un costo muy elevado para tan magro resultado?

 

[1]. Todas las citas en cursiva fueron tomadas de la declaración final de la Cumbre del G20 realizada en Buenos Aires el 30 de noviembre y el 1º de diciembre 2018. Fuente https://www.infobae.com/america/mundo/2018/12/03/que-dice-el-documento-completo-de-la-declaracion-final-del-g20-en-buenos-aires/

 

Deje su comentario...