El “verdurazo” en La Rural

Por Mario Bellocchio. Regalan 10 mil kilos de verdura en las puertas de La Rural. Reclaman, entre otras dificultades, por la decisión del Ministerio de Agroindustria de eliminar el Monotributo Social Agropecuario

El empeño del Gobierno en asfixiar a los que más dificultades tienen para respirar no tiene límites. En estos momentos –miércoles 18 de julio, por la mañana– los pequeños productores agropecuarios agrupados en la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) regalan 10 mil kilos de verdura en las puertas del predio ferial de La Rural, donde hace unos días comenzó ExpoRural 2018, evento que reúne a los grandes ganaderos. Reclaman, entre otras dificultades, por la decisión del Ministerio de Agroindustria de eliminar el Monotributo Social Agropecuario.

Desde mediados de junio, cuando habían presentado un amparo para denunciar el congelamiento de ese beneficio –creado en 2009 merced al cual unos 50 mil agricultores pudieron incluir a sus familias en la cobertura de salud que alcanzó a cien mil amparados por la norma–, ahora, no conforme con la lapidaria e insensible decisión, el ministro de Agroindustria Luis Miguel Etchevehere –y presidente de la Sociedad Rural Argentina– decidió eliminar por completo esa forma impositiva de características sociales y concedió un perentorio plazo de 10 días para el reempadronamiento de los ex beneficiarios en el monotributo social que no tiene la misma área de cobertura que la norma eliminada.

Esta medida se agrega a la ya endémica situación crítica del sector donde los productores son los perdedores de la cadena que en ellos se genera, aplastada por los sectores de transporte y comercialización, tradicionales beneficiarios de la “parte del león” que absorbe el sector. Desde la UTT señalan: “Este 18 de julio el otro campo, el que produce alimentos para millones de familias, el que no exporta ni especula con el dólar, realizará un “verdurazo” en la puerta de La Rural para expresar la crítica situación de su sector”.

Dice Mabel, pequeña productora de la zona de Esteban Echeverría, “Este verdurazo se hace también para visualizar la grave situación productiva, laboral y económica del sector fruti-hortícola.

Además de hacer conocer las secuelas de la problemática, también se hace para concientizar a los consumidores sobre la necesidad de crear ferias para que lo que producimos llegue directamente sin intermediarios que terminan encareciendo los productos desde un 400% en adelante, haciendo que muchas personas no puedan acceder a alimentos frescos y de calidad.

Mientras los intermediarios (áreas del transporte y comercialización mayorista y minorista) son los que terminan llenando sus arcas, a los pequeños productores fruto-hortícolas nos pagan centavos.

Por una caja de 18/20 kilos de lechuga criolla, que es la variedad más común, nos pagan $ 40/45 al retirar de las unidades productivas en puerta, o sea un poco más de $ 2 el kilo, y en los comercios lo venden a $75 el kilo, ¡ 3300% !!.

Otro clásico, las naranjas, que ahora las importan de Nueva Zelanda o Chile, por dar un ejemplo, a nuestros productores citrícolas la bolsa de 25 k, el mercado les paga $8/9, alrededor de $ 2,70 el kilo, luego se vende al  consumidor a $22 a $25 el kilo, casi diez veces más que lo que recibe el productor. Y así todo.”

“La problemática de los pequeños productores es caótica, no solo por lo anterior, sino también porque la mayoría alquila las tierras para trabajar, producir alimentos y vivir. La hectárea de tierra se alquila desde $7.000, más los impuestos y servicios, trabaja toda la familia.”

 “Son muchas las propuestas y proyectos presentados a gobernantes a nivel provincial y nacional y en ningún caso hemos recibido respuestas. Solo más  exigencias, incluso  cuestiones incoherentes por parte del Gobierno. Esta situación es de larga data y se ha agravado mucho en este par de años. Mientras el Gobierno decide premiar a los grandes productores locales y regalar nuestro territorio con las mejores tierras a las multinacionales a quienes protege hasta de pagar impuestos con sus leyes. A los pequeños productores, campesinos familiares y originarios, nos persiguen, nos roban nuestras unidades productivas, nos dejan sin trabajo y vivienda.”

 “Somos los pequeños productores quienes llevamos adelante las economías regionales, las y los que trabajamos de sol a sol para que a cada mesa en cada rincón del país, llegue el alimento de cada día. Somos los campesinos familiares y originarios, los que seguimos respetando, protegiendo y cuidando la biodiversidad de la Pachamama, trabajando con técnicas ancestrales no contaminantes por una vida sana sin veneno y muerte.

Se necesita el apoyo de toda la sociedad en esta lucha, contra esta política sistemática de despojo, exclusión y crecimiento de indigencia campesina”, –termina descargando su queja Mabel en medio de la protesta.

Mientras, puertas adentro de la Sociedad Rural, el presidente de la Comisión de Agricultura y diputado nacional por Entre Ríos, Atilio Benedetti, declaraba –durante la apertura de la Exposición Rural 2018– que “las retenciones son un mal impuesto”, afuera, el bullicio del “verdurazo” daba cuenta de otra realidad que las autoridades nacionales, adoptando la costumbre de un autóctono animal pampeano, el avestruz, parecen ignorar sistemáticamente.

 

Deje su comentario...