El teatro independiente al borde del colapso

Hoy viernes 3 de mayo la sala grande de Timbre 4 quedó chica para albergar a tantos integrantes del teatro independiente, reunidos con la finalidad de hacer escuchar su voz por la crítica situación a que los somete la actualidad nacional y particularmente porteña…,

…a la vez que acordar estrategias para paliar la situación que está dejando a un costado del camino a salas y artistas arrastrados por las políticas de desamparo a que se ven sometidos. Al final de la reunión hubo algunas conclusiones de los concurrentes entre las que rescatamos una reflexión sobre la tendencia a “manifestar más una queja que una protesta a las autoridades”, la necesidad de que este mensaje –el del crítico momento que padecen salas y artistas– “llegue al público habitué”, manifestar que “la debilidad no es teatral sino económica”. Llevar a estas autoridades “que no reparan en hacer padecer a los viejitos, la voz en alto para gritarles ¡Córtenla!, córtenla con el hambre y con el despojo a las salas ¿Hasta cuándo vamos a soportar?”. Norberto Gonzalo –teatro La Máscara– recordó que “las instituciones que fomentan la actividad teatral independiente fueron creadas por las salas y los artistas, no por el Estado y ésto hay que recordárselo a los funcionarios para que dejen de hambrearnos”. Tito Cossa honró la reunión con su presencia y participó activamente de las manifestaciones de repudio a la situación. Boedo estuvo representado por Liliana Moreno y su espacio “Pan y Arte”.

Tito Cossa presente en el reclamo

 

 

 

En el comienzo del encuentro presidido por la comisión directiva de “Artei” (Asociación Argentina del Teatro Independiente) la institución dio lectura a un comunicado titulado “El teatro independiente dice basta”.

Denunciamos la situación límite que está atravesando el sector teatral independiente

ARTEI, organización que nuclea a 100 salas de teatro independiente de la CABA*, expone la cantidad de circunstancias que, en su conjunto, afectan de forma simultánea al desenvolvimiento de nuestra actividad y los principales motivos por los que llegamos a esta situación límite.

Hoy nos encontramos, como gran parte de la Cultura Independiente de esta ciudad, en estado crítico.

La comisión directiva de Artei

En nuestros espacios trabajamos más de 25.000 personas, entre actores, actrices, vestuaristas, iluminadores, productores, sonidistas, docentes y muchos más. En nuestro circuito se realizan más de 700 funciones semanales llegando a miles de espectadores.

Muchas de nuestras salas hoy no solo son espacios de producción de obras sino también espacios de trabajo y formación para nuevas generaciones de artistas.

Somos parte de un movimiento de gran envergadura y reconocimiento tanto en nuestro país como en el exterior.

Es importante destacar que nuestra actividad está protegida y fomentada por ley lo que nos permite acceder a subsidios para el funcionamiento de nuestros espacios. Subsidios que tan solo cubren entre el 5 y el 30% de nuestros costos de funcionamiento y a través de los cuales nos comprometemos a brindar una contraprestación que favorece el desarrollo de la actividad teatral.

Como consecuencia de la grave situación económica que atraviesa el país, el valor promedio de nuestras entradas no logra superar los $200 (cuando para la subsistencia y mantenimiento de las salas queda menos del 30% de ese monto). Esta circunstancia, sumada a las otras que se denuncian en este documento, ha tornado inviable el desarrollo de la actividad en nuestros teatros.

El cierre y la desaparición de nuestros espacios no solo generaría una mayor cantidad de desocupados sino también una pérdida en el debate y la pluralidad cultural afectando a toda la comunidad teatral en su conjunto.

Los espacios hemos disminuido la cantidad de funciones, cursos y ensayos, por lo que estamos funcionando de hecho con cierres parciales.

Defendemos nuestra existencia porque en ella se aloja la posibilidad de que el acto creativo no quede reducido meramente al rédito económico. Defendemos nuestra existencia porque formar parte de la escena independiente es una elección de trabajo autogestionado, de creación colectiva y de cómo vivir el teatro.

Es el Estado quien tiene el deber de proteger, acompañar y fomentar nuestra actividad y nuestros espacios. Nuestros institutos fueron creados para eso y sus leyes están vigentes.¡Exigimos su cumplimiento!

Denunciamos la constante disminución en el presupuesto de Proteatro en términos reales provocando un desfinanciamiento del instituto que redunda negativamente en el otorgamiento de subsidios a la actividad y en el cumplimiento efectivo de su función.

Denunciamos el atraso sufrido en los pagos de los subsidios del año 2018 del INT debido a su crisis institucional y por la cual no se pudo ejecutar el total de su presupuesto.

Denunciamos la falta de pago de las prestaciones que las salas han brindado y brindan a distintos organismos del Estado para la realización de Festivales como el Fiba.

Exigimos (como lo venimos pidiendo desde hace años) el pago en tiempo y forma de los subsidios de los distintos institutos antes mencionados.

Denunciamos el grosero aumento de las tarifas de servicios eléctricos que nos arrojan de una manera violenta al cierre de nuestros espacios.

En los últimos 2 años el aumento de la tarifa eléctrica fue del 300% y el aumento del valor de las entradas no logró superar el 25%.

Responsabilizamos al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y al Gobierno Nacional por la situación de emergencia y precariedad que estamos viviendo todos los que trabajamos en el Teatro Independiente y por poner en riesgo todo el aporte que nuestro sector realiza al desarrollo económico, social y comunitario y a la cultura independiente de nuestra ciudad.

Expresamos la necesidad de poner un freno y hacemos llegar nuestro reclamo a las autoridades gubernamentales que tienen el deber de sostener políticas culturales que fomenten, protejan y mantengan la relevancia que tiene el sector teatral independiente como patrimonio cultural de la Ciudad de Buenos Aires y el país en su conjunto.

 

ARTEI; Asociación Argentina del Teatro Independiente

 

(*) Las salas que integran ARTEI:

½ Mundo, Club de Arte – Abasto Social Club- Abre Teatro – Actor’s Studio – Aérea teatro – Andamio 90 – Anfitrión – Apacheta – Artilugio Teatro – Beckett Teatro – Belisario – Boedo XXI – Brilla Cordelia – Calibán – Cara a Cara – Centro Cultural El Deseo – Centro Cultural Raíces – Centro Cultural Teatro Fray Mocho – Centro Latinoamericano de Creación e Investigación Teatral,  CELCIT – Chacarerean Teatre – Circuito Cultural Barracas – Club de Trapecistas – Código Montesco – Corrientes Azul – Crisol Teatro – De la Fábula – Del Pasillo – Delborde – El Alambique – El Arenal Teatro – El Astrolabio – El Bululú – El Camarín de las Musas – El Colonial – El Estepario – El Excéntrico de la 18 – El Extranjero – El Fino – El Galpón de Catalinas – El Galpón de Guevara – El Jufré Teatro – El Ópalo – El Popular – El Portón de Sánchez – El Tinglado – El Vitral – Entretelones – Espacio Abierto – Espacio Aguirre – Espacio Callejón – Espacio La Farfala – Espacio Sísmico – Espacio Tole Tole – Fandango Teatro – IFT – La Carpintería – La Casa – La Galera – La Gloria. Espacio Teatral -La Kermesse – La Máscara – La Maza – La Mueca – La Otra Orilla – La Ranchería – La Scala De San Telmo – La Sede Teatro – La Sodería – La Tertulia – La Vieja Guarida – Losada – Moscú Teatro – Noavestruz – NUN Teatro Bar – Onírico espacio de arte – Pan y Arte – Patio de Actores – Payro – Río Colorado – Roseti –  Sala de Máquinas – Santos 4040 – Sportivo Teatral – Stand Up Club – Taller del Ángel – Teatro Buenas Artes Social Club – Teatro Ciego – Teatro Del Pueblo – Teatro del Artefacto – Teatro Luisa Vehil – Teatro El Piccolino – Teatro Empire – Teatro Escuela El Espión – Teatro Eureka – Teatro Orfeo – Templum – Tercer acto ( Ex La Clac) – Timbre 4 – Universidad Popular de Belgrano (UPBE) – Vera Vera Teatro.