El “peligro” de tuitear

Nicolás Lucero tiene 20 años y el jueves 26 de octubre se encontró con más de diez policías de civil allanando su casa, en la localidad bonaerense de José León Suárez. Una pesadilla que todavía no terminó y que se originó por un tweet que envió hace más de un año.

 

“Llegaba de una entrevista para empezar a trabajar en una fábrica de plástico. Yo trabajaba en otra fábrica, pero me echaron porque me habían tomado por un contrato de seis meses. Como solo tenía experiencia en eso, fui y hasta me tomaron el talle de la ropa para empezar a trabajar ya esta semana. Llego y veo que en mi casa había más de diez policías de la Federal de civil. Me asusté porque me buscaban a mí, no sabía por qué motivo. Me leyeron la orden de allanamiento. No entendía qué pasaba hasta que lograron explicarlo, pero no me dijeron nada de un tweet: me dijeron que era por una amenaza que había salido de mi casa, porque se fijaron en el router del WiFi. Pensé que podía ser un amigo o alguien que se colgó de mi señal hasta que, el día después, el diario Clarín levantó una nota de la ministra Patricia Bullrich que decía que no iban a permitir que nadie generara miedo o cometiera amenazas. Ahí vi que publicaron mi tweet. Empezaron a insultarme, pensando que era kirchnerista, diciendo que no iba a volver más. Ayer recién me prestaron una tablet y salí a hablar: era sólo una canción de cancha. Una simple canción”.

¿Qué decía el tweet?

 “Macri te vamos a matar, no te va a salvar ni la Federal (la 12)”.

El tweet es del 17 de agosto del 2016. –“Tiene más de un año. Había tenido un retweet nomás, de un amigo mío que viene a la cancha conmigo. No era algo trascendente, nunca tuvo mucha actividad. Pero me llevaron detenido: me tuvieron entre seis y siete horas en la comisaría federal de San Martín. Me largaron a la noche. Me dijeron que esta semana me iban a citar a declarar, que me consiguiera un abogado porque podía llegar a quedar detenido. Me acusan de intimidación pública. Me dijeron que tuve suerte porque a los que llevan como a mí los suelen dejar detenidos hasta que declaren”.

Nicolás cuenta que la policía secuestró durante el allanamiento su celular, el de su papá, el de su mamá y el de su hermana. Un amigo le prestó una tablet. Y tuiteó:

–”Yo no soy k ni nada. No me interesa la política. No puedo creer que por tuitear una canción me lleven preso. Hay tanto delincuentes sueltos y yo por tuitear una canción tengo una causa penal. Esas cosas me pasan a mi sólo. No pego una. Gracias a todos los que se preocuparon. Ahora a pagar un abogado y a ver cómo sigue esta mierda.”

La jueza federal de San Martín, Alicia Vence, dijo a Infobae que realizó el procedimiento a pedido del fiscal Paulo Starc. Según publicó el portal, la División Investigación de Amenazas e Intimidaciones Públicas de la Policía Federal pidió a Chacarita que informara los datos del socio que había emitido el tweet.

¿Por qué pensás que pasó todo esto?

–Es un problema político. Me quieren usar para que nadie lo vuelva a hacer. Quieren implementar algo a través de mí, como si hubiera querido sembrar terror. Y lo que menos quise hacer es eso. Me están usando de ejemplo.

Hoy Nicolás no tiene abogado. “Soy un chico laburador, que ahora está buscando trabajo. Terminé el colegio y me dediqué a trabajar porque somos una familia grande. Tengo dos hermanas y con el sueldo de mi papá no alcanzaba. Ahora hace un mes que está sin trabajo porque lo echaron. Yo salí a buscar un trabajo en blanco para tener obra social para mis hermanas. Lamentablemente, ahora voy a tener que seguir buscando: con todo lo que pasó, perdí el trabajo”.

Informe de: http://www.lavaca.org

 

(N. de la R.): De esta naturaleza son las “peligrosas amenazas” a la integridad de las autoridades que se dedica a neutralizar el siempre incompetente Ministerio de Seguridad de la Nación. El pibe imaginó que pensando –”Yo no soy k ni nada. No me interesa la política”, estaba a salvo de estas complicaciones. La experiencia seguramente lo hará reflexionar sobre que “todo es posible en la dimensión amarilla”.  

 

 

 

 

Deje su comentario...