El cerco de Angelici

Por Mario Bellocchio
Un nuevo episodio del culebrón del proyecto de estadio-shopping de Boca en los terrenos de Casa Amarilla.

Una jueza –la Dra. Paola Cabezas Cescato, del Juzgado nº 11– que en junio del año pasado no quiso intervenir en una causa contra Boca Juniors aduciendo que no existía “conexidad” entre una causa que investigaba su juzgado y otra por la cesión de terrenos para construir un nuevo estadio y remitió el expediente al magistrado original, ahora parece haber dado el visto bueno a Angelici para cercar el predio. Y las huestes del presidente “bostero”, ni lerdas ni perezosas, en el curso de la mañana de hoy lunes 15 de enero, desplegaron los rollos, afianzaron los postes y cercaron las holgadas tres hectáreas de los terrenos denominados Casa Amarilla.

Además del alambrado, prolijos portones de acceso

Vecinos de la Boca agrupados en La Boca Resiste y Propone denunciaron esta mañana –lunes 15–, a través de las redes sociales con carácter de ¡Urgente! que…, “En un nuevo atropello al espacio público del barrio de La Boca, está mañana Boca Juniors comenzó a cerrar con alambrado los campitos de Casa Amarilla. Argumentan que la Cámara en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad ordenó, a fines de diciembre, remitir el expediente a otro juzgado (el 11 de la jueza Paola Cabezas Cescato) y declarar la nulidad de lo actuado por el juzgado 24 a cargo del juez subrogante Scheibler. Este juez había frenado las obras hasta tanto se determinara la legalidad de la venta del espacio público de 3,2 hectáreas al club Boca. Y en noviembre había rechazado el pedido del club de enrejar el lugar impidiendo el uso de los vecinos. ¡Es urgente salir a defender este espacio que es de todo el barrio!”. La nota la firma la vecina Martina Noailles quien provee las fotografías de los hechos que ilustran esta nota.

Los últimos escalones de este novelón reconocen idas y vueltas de todo calibre, máxime teniendo como protagonista de uno de los bandos al ínclito Daniel Angelici, íntimo amigo del presidente Macri y presidente de Boca Juniors.

Otra vista del predio cercado

Según el portal “iJudicial”, el 4 de mayo de 2017, la sala II de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad de Buenos Aires (1), decidió –por mayoría (disidencia del doctor Centanaro)– revocar la sentencia de primera instancia dictada por el juez Pablo Mántaras por la que declaró “inadmisible la acción colectiva interpuesta” con el objetivo de que se declarara la inconstitucionalidad y nulidad de la resolución que aprobó el llamado a licitación pública para el desarrollo y mejoramiento urbano de siete (7) predios identificados como “Casa Amarilla” en el barrio de La Boca.

En dicho pronunciamiento, además, entendió que debido a la existencia de otra causa “ligada” al tema en debate correspondía “remitir las presentes para su prosecución por la Sra. jueza Paola Cabezas Cescato (2), en atención a la conexidad que, según opinó, existía.

Recibida la causa, la jueza Cescato, luego de explayarse y argumentar (3) sobre la “conexidad” “ordenó su remisión al juzgado de origen para su ulterior tramitación”.

Todos estos vericuetos tribunalicios que no tienen otro sentido que pasarse la “papa caliente” suceden mientras se juegan mayúsculos intereses del presidente del club más poderoso de la Argentina y la propia institución que preside.

Aprovechando la confusión, Daniel Angelici le pide autorización a la justicia para cercar el terreno en cuestión. Jonatan Baldiviezo, abogado de los vecinos, señala que “Rechazamos el pedido de Boca porque es parte de una consolidación de hecho. La justicia detectó que hay falencias en la transferencia y desde el club siguen avanzando en ejercer facultades que son de un propietario”.

Acá entra en escena un viejo conocido de los vecinos de Boedo, el juez en lo Contencioso Administrativo porteño Guillermo Scheibler, de prometedora intervención inicial en el conflicto por el uso del, ahora, edificio comunal de la Plaza Mariano Boedo, y de decepcionante culminación.

En junio pasado el juez Scheibler había ordenado frenar cualquier tipo de obra sobre los terrenos linderos a Casa Amarilla.

Ante un reclamo de vecinos del barrio, Scheibler dispuso “ordenar al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que suspenda el trámite de aprobación de los planos que hubiese presentado el Club Atlético Boca Juniors para el estadio shopping, en caso de que ya se hubiesen aprobado”, (junio de 2017). Y exigió que el gobierno disponga “la paralización absoluta de cualquier tipo de tarea de ejecución de dicho proyecto”. Explica el abogado Baldiviezo: “La justicia quiso conservar el estado de los terrenos previo a que los comprara Boca Juniors. Sin embargo Boca le pide la autorización al juez diciendo que el vallado no está alcanzado por la medida. Pero si fuera así no tendría por qué pedir permiso”.

“Boca dice que el vallado no es parte de la obra más allá de que lo llaman tarea preliminar. Dice que el vallado mejoraría la seguridad para terceros”, agrega Baldiviezo y concluye “los vecinos siguen usando los terrenos para esparcimiento como siempre lo hicieron” y, obviamente, el vallado obstaculizaría ese uso.

La argumentación vecinal que Baldiviezo auspicia señala que “la licitación que terminó favoreciendo a Boca fue ilegal, porque nunca pasó por la Legislatura para que autorizara su venta”.

La batalla que hoy tiene este episodio –al parecer de “prepo”– del alambrado, recoge circunstancias dramáticas que incluyen un hecho de sangre: mientras el Consejo Consultivo de la Comuna 4 trataba en multitudinaria reunión –el pasado 4 de mayo– un pedido de rechazo a la venta de los terrenos, un grupo de defensores del proyecto del estadio shopping atacó a cuchillazos a quienes se oponían. Entre los heridos se encontraba el hermano del senador nacional Juan Manuel Abal Medina. (Ver: http://www.periodicodesdeboedo.com.ar/des-comunal/)

Obsérvece el doblez superior de los postes aunque en la foto aun no se hallan plantados en forma vertical.

La foto revela una curiosidad anexa a tanta novela: los postes de cemento tienen su extremo inclinado hacia adentro del terreno por lo que dificultan el egreso del mismo, no el INGRESO. ¿El peligro radica en que huyan, no en que entren al predio? Raro, ¿No?

 

 

 

 

 

  1. Integrada al efecto por los jueces, Hugo Zuleta, Fabiana Schafrik y Esteban Centanaro, en la causa caratulada “Quinto, Natalia Gimena y otros c/ Corporación Buenos Aires Sur S.E. s/ amparo – otros” (Expte. N°A4-2016/0).
  2. Titular del Juzgado de Primera Instancia en lo Contencioso Administrativo y Tributario Nº 11.
  3. Argumentación completa de la Dra. Cabezas Cescato: “al no haber tenido (…) intervención previa, me encuentro habilitada en esta instancia a analizar si soy o no competente en esta causa por razones de conexidad, tal como lo entendieron los jueces de la segunda instancia (con disidencia del Dr. Centanaro). Comprender lo contrario importaría avanzar sobre mi jurisdicción; es decir sobre la posibilidad de interpretar y aplicar el derecho que en mi calidad de juez también tengo”. En ese mismo sentido y luego de aclarar que el juez a cargo del Juzgado N°24 del fuero oportunamente había aceptado la competencia de esa causa y que ello no había sido objeto de recurso alguno por parte de los litigantes, afirmó que “…tal como viene planteada la cuestión, no sólo se trata de analizar si existe o no conexidad, sino también de garantizar el ejercicio de la jurisdicción de cada uno de los magistrados de primera instancia involucrados y la garantía constitucional del juez natural, que podría verse afectada de consentirse la particular situación dada en esta causa”. Luego de ello concluyó que, “ante la carencia de identidad de objeto, sujetos y causa, el precitado proceso no tenía conexidad alguna con la oportunamente sentenciada en el año 2009 por el entonces titular del juzgado N°11, y ordenó su remisión al juzgado de origen para su ulterior tramitación”.

 

Fuentes:

http://www.lapoliticaonline.com

http://www.ijudicial.gob.ar/

http://www.nueva-ciudad.com.ar

 

 

 

Deje su comentario...