El caso Vicentin es terminal

Este no es solo el caso Vicentin. Es un caso liminar. Y con el fallo de ayer viernes, si “colorín colorado este cuento ha terminado” –así– estamos en serios problemas para la continuidad del poder soberano. Mario Bellocchio

A ver si se entiende: este es el gordito que tiene guita y trae la pelota. Y como en la cancha no hace más que cagadas lo mandamos al arco. Entonces el gordito se enoja y dice “pido gancho, el que me toca es un chancho , no juego más”. Agarra la pelota y la patea alto –tan alto que cae en un paraíso fiscal cuyos dueños no son la devuelven más– y se acabó el partido. ¿Se acabó?

En una síntesis muy apretada el asunto Vicentin puede resumirse de esta manera: Vicentin le financiero la mayor parte de la campaña a Macri. Claro que se trata de un préstamo a devolver si “cazás la banca”. Y Macri la caza. Y Vicentin hace el negocio del siglo aparte de las cuantiosas facilidades impositivas y de todo tipo que recibe del Gobierno que auspicia, cuando su socio con mando está por dejar el poder que derrocó en un solo mandato y con las elecciones perdidas que lo obligan en días a entregar el sillón, la banca oficial –el Nación, una carga de Javier González Fraga– le otorga a la empresa “patrocinadora” (Vicentin) un generoso préstamo de 300 millones ¡de dólares!en condiciones que ningún banco privado tendríamos otorgado y la Nación tampoco tendríamos su reglamentación interna. Y los 300 millones se hacen humo con destino incierto mientras la firma convocatoria acreedores por imposibilidad de pago en circunstancias en que se vende en el exterior en una de las empresas Vicentín en la suma de 120 millones de dólares.

Vale decir que un deudor en convocatoria manifiesta su imposibilidad de pago disponiendo de 120 millones de dólares constantes y sonantes, algo que, por lo menos, resultante llamativo.

Pero hay más informaciones para este boletín: en la larga lista de perjudicados no solo figura el Estado Nacional sino también otros bancos –además del Nación– y cooperativas y productores rurales que quedan colgados del pincel con la convocatoria. El Gobierno Nacional consciente de que Vicentin es mucho más que un conglomerado económico decreta la intervención para gestionar la expropiación de la empresa y ponerla a salvo, entre otras cosas, de un vaciamiento o, lo que sería peor aún, de una venta a precio vil . El poder judicial –quizás el más venal de que se tenga memoria– la salta a la yugular al ejecutivo sancionando en un discutible y arbitrario Falla la “inconstitucionalidad” del procedimiento del Gobierno nacional.

Y colorín colorado, si este cuento ha terminado –así– estamos en serios problemas para la continuidad del poder soberano.

 

La prestigiosa abogada Graciana Peñafort @gracepenafort, se refiere al tema

Hablemos de Vicentin, más específicamente del “Fallo” que salió esta tarde [19 de junio] del juez del concurso que está tramitando en Reconquista, Pcia. de Santa Fe.

Considero que el Fallo viene bastante falladito.

Pero analicemos un poco.

La sentencia la dictada el juez como respuesta a una presentación que hicieron los accionistas de Vicentin. En dicha presentación, los accionistas solicitan: a) la inconstitucionalidad del DNU 522/2020, diciendo que su fundamentación era falsa.

Añadiendo que el Poder Ejecutivo se extralimita en sus facultades al dictar dicho decreto y que además interfiere en las facultades del juez del concurso. Para no quedarse cortos y ya que estaban pedían también la inconstitucionalidad del art. 59 de la ley 21.499.

Puestos a pedir, aprovecharon para pedir una cautelar genérica para que el juez ordene la “reposición de los peticionarios en sus cargos directivos, dentro de la sociedad concursada …”

Y antes de metros en el Falladito, es importante recordar algunas cosas.

Lo primero a recordar es que Vicentin es una de las empresas cerealeras más importante del país. En términos futbolísticos es una de las “cinco grandes”. Esa empresa giganteca además está en cesación de pagos, es decir que hay un montón de gente que necesita cobrar dinero que les requiere Vicentin y no lo cobró. Para ponerle números 1.895 personas (físicas y jurídicas) por compra de granos; a 586 por bienes y servicios; a 37 entidades financieras; a 19 organismos fiscales y aduaneros; a 98 accionistas y tres sociedades vinculadas.

El monto total de la deuda de Vicentin es de 99.345,2 millones de pesos. El dato es del concurso, conforme a los documentos de febrero de este año. Entre otras cosas, parte de esa deuda es con el Banco Nacional a quien le debe 18.162,3 millones de pesos.

Con un detalle, en el último mes del Gobierno macrista Vicentin recibió del banco Nación un crédito por día. Sí, uno por día. Eso hasta el 10 de diciembre, que asumió @alferdez. Dos meses después de la empresa que no había usado ese dinero para pagar deudas se había presentado en concurso.

¿En qué usó el dinero Vicentin si no lo usó para pagar sus deudas? Gran misterio El Gobierno argentino sospecha que Vicentin podrá remitir buena parte del dinero al exterior, en una maniobra defraudatoria utilizando sociedades en el extranjero.

Por eso mismo, la UIF denunció a la empresa ya González Fraga y Mauricio Macri. Por haber llevado adelante una mandrabra defraudatoria. El mecanismo era muy fácil, Vicentin Argentina se endeudaba y firmaba los contratos con los productores argentinos. Pero quien cobraba las ventas y recibía el dinero era una Vicentin Extranjera, que claramente no devolvía el dinero a los argentinos. Veremos que resulta de esa investigación, pero volvamos al concurso. Vicentin Argentina dijo: “ya no puedo pagar” y abrió el concurso. Y déjenme decirles, los concursos y las quiebras son la mejor manera de no cobrar un peso. ¿Y cómo hacen para pagar si la empresa concursada no tiene dinero? Fácil, van vendiendo los bienes, las máquinas, los galpones y todo lo que tenga la empresa. Eso se llama quiebra. El resultado es que nadie cobra lo que le deben y los socios quedan liberados de la obligación. Eso sí, la empresa desaparece. Con cariño “Lola Mento”.

Por eso el Estado experimentó expropiar la empresa antes de que eso sucediera. Es decir antes de que llegue la quiebra y todo lo de valor de la empresa desaparecida. Y con una ventaja, además el dinero que le pagarían a los dueños de Vicentin por la expropiación sería para los acreedores, porque la empresa no podría sacarlo del país. Solución extrema, pero la única posible.

Además, el Estado se quedaría con una participación importante en una empresa estratégica, en un sector estratégico de la economía Argentina. Por eso consideró expropiarla. Y en el marco de la expropiación dictada el decreto 522/2020 que hizo uso de una ley argentina, la 21.499 ¿qué dice esa ley? que cuando por razones de utilidad pública sea necesario, se puede ocupar activamente una empresa. Y que esa ocupación cuando es anormal, la debe decidir la autoridad administrativa.

¿Y quién es la máxima autoridad administrativa del país? Art. 99. inc. 1. El gobierno de @alferdez dictó el decreto y comenzó la negociación con quienes le pedían que no expropiara la empresa. Pero nadie le trajo una solución. Eso es aprovecharon el tiempo necesario para presentar el pedido ante el juez del concurso. Y salió el fallo falladito.

La sentencia es insólita. Primero el juez se declara incompetente para decidir sobre la constitucionalidad del decreto 522/20 y de la ley 21.499. Es decir que dice, “lamento yo no puedo decidir eso, vaya al combustible contencioso para ver qué onda”. Y acá viene lo inexplicable …

Si el juez no puede decidir ni siquiera por encimita si el decreto y la ley es inconstitucional, entonces el decreto es válido …, pero no para este juez que declara su inconstitucionalidad, simplemente ordena ¡DESOBEDECERLO! sí, así como leés.

¡El juez ordena que los dueños vuelvan a controlar la empresa! ! y que los interventores se vuelvan “veedores”! Me preguntarán ¿en base a qué norma? …, la respuesta es asombrosa …, en base a ninguna! De hecho el juez no cita la norma que le permite hacer eso …, ¡porque no existe!

Pero hay más …, el juez no es el presidente de la nación … Pero consideró eso apenas un detalle, el juez …, ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Esa magia absurda de los jueces argentinos para hacer lo que no pueden hacer por la ley. Hay más, dice el juez que dicta una medida cautelar sin nombre ni norma porque existe peligro en la demora. Estaría bien que hubiéramos explicado cómo sería ese peligro en la demora en la que los dueños de Vicentin no pudiesen manejar la empresa. En mi humilde opinión, me parece infinitamente más peligroso que a la empresa la señal manejando los que afectó a la cesación de pagos y que tienen más interés en borrar cualquier rastro sobre eventuales mandrillas defraudatorias.

El juez del concurso, sin fundar en NADA …, ni en hechos ni en ley alguna …, omite considerar que él es exactamente el juez del concurso, y le devuelve la administración de la empresa …, ¡¡¡ a los que dejaron de pagar !!! No conozco al juez, pero leo su fallo y considerado que además de un escándalo en términos jurídicos, es un bochorno para el poder judicial. Y con este tipo de sentencias, de nuevo los poderosos de la Argentina consiguen impunidad y los acreedores solo indiferencia.

 

 

ALGUNOS COMENTARIOS DEL TWEET DE PAÑAFORT

En respuesta a @gracepenafort /// ¿¿Y ?? ¿Quedaremos con eso? Ya sabemos lo que es que nos podemos comer por la cabeza Doctrinas y Leyes inexistentes. Nos la bancamos porque éramos PUNTO. ¡PERO AHORA SOMOS BANCA! ¡SOMOS GOBIERNO! ¿Vamos a seguir aceptando la NO JUSTICIA? ¿A NOMBRE DE QUIÉN? ¡No lo puedo creer! ¡¡¡Volvé CFK !!! Corazón verde @a_mirta.

En respuesta a @gracepenafort. /// Gracias doctora por su claridad, como siempre, pero no se da una idea de lo que me dañó la tibieza. Sasha con SH. @SashaNefez.

En respuesta a @gracepenafort. /// Flojita la Dra Peñafort, muy tendencia el Estado solo debe presentarse como acredor.