Día del Periodista

En los barrios, los periodistas vecinales no tienen nada que festejar

El Día del Periodista lleva 80 años de vigencia.

Fue establecido en 1938 por el Primer Congreso Nacional de Periodistas celebrado en Córdoba en recuerdo del día en que Mariano Moreno creaba la “Gazeta de Buenos Ayres”, el primer periódico que habló de los ideales de Mayo, base de nuestra independencia.

Aquel jueves 7 de junio aparecía el Nº 1 de “La Gazeta…” bajo la advocación de Tácito “Rara temporum felicitate, ubi sentire quae velis, et quae sentias dicere licet” (La rara felicidad de los tiempos en los que pensar lo que quieras y decir lo que piensas está permitido). La cita latina daba la bienvenida a los nuevos tiempos de libertad luego de la opresión virreinal.

“ORDEN DE LA JUNTA. Desde el momento en que un juramento solemne hizo responsable a esta Junta del delicado cargo que el pueblo se ha dignado confiarle, ha sido incesante el desvelo de los individuos que la forman, para llenar las esperanzas de sus conciudadanos…” –seguía anunciando la publicación como informe directo al pueblo del primer órgano patrio.

Dos parámetros indelegables del periodismo sentaban sus bases en los primeros renglones: la veracidad de la comunicación y la libertad  para divulgarla.

A la protectora sombra de aquel primer amparo se multiplicaron los émulos de Moreno en la difusión. Muchos como profesionales de los grandes medios y otros, independientes, manteniendo la libertad de propalar sus verdades sin tener que rendirle cuenta a ningún poder de turno, a través de sus propios medios vecinales que, sosteniéndose económicamente en las más precarias condiciones, lucharon y lograron una ley porteña de contraprestación publicitaria con el Gobierno de la Ciudad Autónoma, la 2587.

La ley logró que durante diez años –de marzo de 2008 a marzo de 2018– los periodistas vecinales estuvieran a resguardo del calvario mensual de los costos de imprenta.

207 años después de la primera “Gazeta…”, el 7 de diciembre de 2017, la Legislatura porteña, uno de los tres poderes del Estado porteño, sancionó la ley N° 5.919 que establece el 6 de diciembre como el “Día de los Medios Vecinales de Comunicación Social”, con el declarado objetivo de “fomentar y promover sus actividades de comunicación y divulgación de información, así como su rol social, cultural y político”, reconociendo la importancia de las “Gazetas” barriales dentro del mapa comunicacional porteño.

Ahora bien, el Ejecutivo [1] porteño, posicionándose como compartimiento estanco de Gobierno y desconociendo al Legislativo, ignoró la existencia de las dos leyes citadas, en cuanto al respeto de su contenido, y mediante una simple resolución instauró una arbitraria rebaja de renovación semestral –totalmente aleatoria y por lo tanto impredecible– que retrotrae la fragilidad del periodismo barrial a sus épocas fundantes y lo coloca, dada la actual situación económica, en riesgo de desaparición.

De las disposiciones de la ley 2587 sobre la invulnerabilidad del cálculo que fija el monto asignado como pauta para “regular la contraprestación publicitaria de los Medios Vecinales de Comunicación Social con el GCABA” y la distinción conferida en la ley 5919 a fin de “fomentar y promover sus actividades de comunicación y divulgación de información, así como su rol social, cultural y político”, el Poder Ejecutivo de la Ciudad, a través de sus representantes [2], elige ignorar su existencia y reemplaza al Legislativo con simples “resoluciones”.

La grave situación se halla en manos de la Justicia aguardando el fallo de Cámara [3] ante un primer rechazo “in limine” de la jueza [4] a la que se le solicitó una medida cautelar.

A los colegas periodistas vecinales supérstites, felicidades en su día.

 

  1. Máximo Merchensky, subsecretario de Comunicación Social, autor de la Resolución N° 813/2018, depende de Marcelo Jorge Nachón, Secretario de Medios, quien rinde cuentas a Horacio Rodríguez Larreta, jefe de Gobierno.
  2. Ibídem 1.
  3. Sala 1 de la Cámara.
  4. Dra. Ana Paola Cabezas Cescato, Jueza del Juzgado Nº 11 en lo Contencioso, Administrativo y Tributario, quien rechazó el amparo colectivo presentado por el Dr. Jonatan Baldiviezo del Observatorio por los Derechos de la Ciudad.

Deje su comentario...