Consagración y denuncia en San Sebastián

A los improvisados que manejan la política pública del cine de mi país quiero decirles que la cultura dignifica, que es parte de la dignidad de un pueblo. Y la dignidad no se negocia. (Benjamín Naishtat)

El festival de cine de San Sebastián, en su edición 2018, tuvo una importante participación argentina. La película Rojo, dirigida por Benjamín Naishtat, se llevó tres estatuillas, consagrándose como uno de los largometrajes más destacados.

Naishtat recibió el premio “Concha de plata” a la mejor dirección. Darío Grandinetti como mejor actor y Pedro Sotero a la mejor fotografía, completando la consagración del film que recorre argumentalmente la Argentina previa al golpe militar de 1976.

Por su parte, la película Familia Sumergida, de la argentina María Alché, se alzó con el premio Horizontes, que reconoce al mejor largometraje latinoamericano inédito en España.

Y El motoarrebatador, del argentino Agustín Toscano, recibió una mención del jurado, también dentro del marco del premio Horizontes.

La máxima consagración, la “Concha de Oro” a mejor película, el galardón más importante, fue para la española Entre dos aguas, de Isaki Lacuesta.

 A la hora de las declaraciones de los consagrados Darío Grandinetti señaló: “La dictadura se cocinó sin que nos diéramos cuenta; los que cocinaban no lo mostraban”. Grandinetti, interpreta en el film al abogado Claudio Morán, personaje que lo llevó a conseguir este logro. “Nunca termino de estar satisfecho con mi trabajo, pero esta vez estoy conforme con lo que hice”, señaló el actor a la agencia de noticias ANSA.

Y como para que esta jornada de premios al cine argentino no se interprete equívocamente, Naishtat no tuvo pelos en la lengua para describir la situación actual de la Cultura en la Argentina, cuando se le dio micrófono para agradecer el premio:

“El mundo va un poco mal, si no tendríamos que estar celebrando ya.

A mí me toca hablar muy brevemente de la situación de la cultura en la Argentina. Seguramente mañana en algunos diarios de mi país saldrá que “Rojo” y la maravillosa película de María Alché ganaron premios en San Sebastián y

dirán que el cine argentino va bien, pero la realidad es que hace unas semanas en la Argentina cerró el Ministerio de Cultura, fue degradado a Secretaría y eso es una de las muchas cosas que estamos sufriendo.

Y no voy a entrar a hablar de lo que están haciendo los improvisados que manejan la política pública en cine, pero desde aquí quería decirle a esa gente, ya que tengo la oportunidad, que la cultura dignifica, que es parte de la dignidad de un pueblo y la dignidad no se negocia, muchas gracias”.

 

https://www.facebook.com/colectivocine/videos/1025368200975504/

 

Deje su comentario...