Como el agua y el aceite

El Gobierno de la Ciudad inició una campaña de recepción de aceite vegetal usado para evitar la enorme contaminación acuífera que genera su descarte habitual en los hogares porteños.

Se calcula que el aceite usado de cocina que va a parar muy frecuentemente a la pileta de la cocina o al inodoro y termina en los cursos de agua con un alto impacto ambiental negativo,  puede contaminar mil litros de agua por litro desechado, cantidad suficiente para cubrir el consumo básico de una persona durante un año y medio.

El beneficio es doble: evitar que con su desecho se contaminen los cursos de agua y reciclarlo para generar “biodiesel”. La campaña comenzó este fin de semana que acaba de finalizar y los vecinos que llevaron su botella recibieron a cambio una planta nativa y una bolsita de compost.

30 Puntos Verdes de la Ciudad recibirán el aceite usado de cocina de los vecinos para reciclarlo y convertirlo en biodiesel de segunda generación (2G), un combustible que –además– produce menos emisiones de gases de efecto invernadero que los provenientes de fósiles.

El 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua reafirmando a este recurso natural como un elemento esencial para la vida. Esta celebración forma parte de la campaña de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para preservar el agua y se presenta como un marco de discusión entre los países miembros sobre la gestión que se debe hacer respecto a la conservación de los recursos hídricos para el futuro. Uno de sus principales propósitos es la generación de estrategias que mejoren las condiciones de vida de las poblaciones que enfrentan problemas relacionados al agua (potabilidad, suministro continuo, etc.). Este día fue instituido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1993 y se celebra el 22 de marzo de cada año.

En vísperas de esta celebración la campaña iniciada por el Gobierno de la Ciudad tiene –además– un fin social, porque todo el aceite de cocina usado que se recolecte quedará a disposición de la Asociación de Lucha contra la Parálisis Infantil (ALPI), entidad que se dedica a la rehabilitación de personas con discapacidades neuromotoras. ALPI transportará el insumo hasta las plantas operadores para su posterior transformación en biocombustible.

Los vecinos pueden llevar su botella de aceite usado a los 30 Puntos Verdes habilitados para la recolección. Particularmente, los vecinos de Boedo cuentan con cinco puntos de entrega próximos al barrio: En primer lugar la Plaza Mariano Boedo, sobre EEUU, próximo a Loria. La Plaza Martín Fierro en Urquiza y Cochabamba; la Plaza Almagro, Sarmiento y Bulnes; El Parque Rivadavia, Rivadavia y Florencio Balcarce; Parque Patricios, Caseros y Monteagudo y Parque Chacabuco en Asamblea y Emilio Mitre.

¿Cómo llevar el aceite usado a los Puntos Verdes?: *Debe estar frío.*Envasado en botellas de plástico limpias y secas.*Con la tapa bien ajustada.*Se recibirán hasta 1,5 litros por persona por día.*Debe ser aceite proveniente del consumo de los hogares: no se aceptará aquel que provenga de empresas o restaurantes.

Los vecinos que se acercaron el fin de semana del 18 y 19 de marzo, recibieron como contrapartida plantas nativas como la salvia morada, el cedrón del monte, la sangre de toro, el guaco y el sen de campo, plantas que cumplen un rol importante en la biodiversidad urbana ya que purifican el aire, absorben el exceso de agua luego de las tormentas y reducen el efecto isla de calor provocado por el cemento de la Ciudad, entre otros. Es de esperar que esta buena iniciativa anunciada para el lanzamiento de la campaña, tenga continuidad como educativo intercambio.

Deje su comentario...