Carta abierta a los dirigentes del planeta

CRÓNICAS POÉTICAS DEL TERCER MILENIO 

José Muchnik. Carta abierta a los dirigentes del planeta. Presentes en la cumbre del G-20 de Buenos Aires el 30 de noviembre y 1º de diciembre 2018 [1]

 Agosto 2018

Estimados dirigentes del planeta. ¡No sonrían! ¡Por favor no sonrían! Inútil dibujar muecas con labios agrietados por discursos en salmuera. Inútil simular vuelos con plumajes que cambian según reflejos del dinero. Inútil pretender amistades con garras al acecho entre saludos de cortesía.

¿Nadie escucha? ¿Si grito? Un grito azul sobrevolando alfombras protocolares. Grito de poeta susurrando a tientas el abismo, crujir de palabras violadas por la infamia. ¿Nadie escucha? ¿Siguen absortos cotizaciones en la pizarra? ¿Fabricando sonrisas papel maché? ¿Ensalzando principios usados entre restos del banquete?

Estimados dirigentes del planeta, pese a todo decidí escribirles, ustedes como yo pertenecemos a la misma especie, tal vez un momento de verdad sea posible todavía.

Que la foto de familia capte vuestro dolor, llantos en lugar de sonrisas ¡Llorad! ¡Llorad por todo! Llorad por las víctimas a vuestras puertas. Inútil elevar muros, vergüenzas verticales de racismo y hormigón. Elevad puentes de amor.

Llorad por aguas martirizadas, aire envilecido, clima descarriado. Esta nuestra casa, la única, aquí vivimos, debemos transmitirla a nuestros hijos, a los hijos de nuestros hijos… Nuestra casa, no anónima sociedad maximizando beneficios y dividendos, no casino donde ruleta o bacará decidan el destino de abejas y colibríes.

Llorad por los niños, millones de niños con infancias mutiladas. No sólo sol y lluvia para que germine esta Tierra, también inocencia, aniquilando Inocencia cultiváis monstruos. ¿Está integrada en vuestros sesudos modelos? ¿Si baja Inocencia, subirán acciones en la Bolsa?

Llorad por…  ¡Poeta! ¡Basta de inútiles sermones!

Estimados dirigentes del planeta, disculpad la impertinencia, que nadie se ofenda, es nuestro oficio, desgrasar palabras, devolver al lenguaje algunos destellos de la intensidad perdida… ¿Qué pasa? ¿No podéis llorar? ¿Lágrimas empastadas? ¿Enmohecidas por tanta hipocresía? El mercado de lágrimas está en plena expansión, podéis comprar lágrimas genuinas de todo tipo y proveniencia. Lágrimas de humillación dolor impotencia. Lágrimas transparentes del primer llanto, lágrimas negras del último día. Lágrimas sin techo trabajo comida. Lágrimas de casas destripadas, manteles huérfanos, inútiles bolsillos. Lágrimas de hospitales en agonía, escuelas maltratadas, fábricas en ruina. Contemplad vuestras teorías en acción: lágrimas se derraman, riquezas no, ellas se concentran en cuentas exclusivas mientras volcanes preparan erupciones inesperadas.

Estimados dirigentes del planeta, por el bien de todos ¡Arrancad vuestras máscaras! Mejoraría la foto de familia. Acabad con la mentira, llamad las cosas por su nombre, llamad corazón al corazón, alacrán al alacrán, barajas a las barajas… ¡Basta de marcarlas! Llamad Democracia a la Democracia, Justicia a la Justicia, Libertad a la Libertad. ¿Libre mercado? ¿Libertad laboral? ¿Libertad de oportunidades? ¿De qué somos libres Libertad? En la gran familia del G-20 figuran los primeros de la clase, los llamados “emergentes” y otros distinguidos miembros. Me dirijo a todos sin distinción de régimen, sexo ni religión. Ustedes conocen las diversas maneras en que Democracia es manipulada, ustedes conocen la gran cocina entre poder político, financiero y judicial, condimentada con picantes lobbyings y fuertes aromas mediáticos para convencer al público de sabores incomparables. Ustedes saben que existen cebollas peladas, tomates aplastados, hombres y mujeres injustamente condenados. No precisaré nombres en esta misiva, cada uno sabe a qué y a quiénes me refiero en sus propios escenarios.

Estimados dirigentes del planeta, sé que sois gente muy atareada, no quiero distraeros más de lo debido. Destacaré un último punto que me parece esencial si una nueva armonía deseamos construir. Me refiero a la “Democracia fiscal”. La “Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789”, establecida por la Revolución Francesa, especificaba que para los gastos de seguridad y administración “una contribución común es indispensable: la misma debe ser repartida igualmente entre todos los ciudadanos, según sus posibilidades”. Pero se alteraron las reglas de juego, ahora los que más tienen menos pagan, una fabulosa evasión impositiva (perdón “optimización fiscal”) fue organizada por las grandes compañías a nivel internacional. Con el asesoramiento de gabinetes especializados dicho saqueo fue estructurado en el marco de la ley, empresas “off shore” y “escondrijos fiscales” (perdón, “paraísos”) forman parte de esa compleja trama jurídica reservada a millonarios. No precisaré cifras, ustedes conocen mejor que yo los montos, los miles de millones de dólares sustraídos del erario, que deberían servir a la construcción de escuelas hospitales centros culturales rutas puentes…, para brindar mayor bienestar y seguridad a los ciudadanos. Si son desecadas aguas arriba las fuentes del río ¿Qué podemos cultivar en los valles? Estimados dirigentes del planeta, del FMI y organismos afines, esa es la principal causa de los famosos déficits fiscales, por ahí deben comenzar el saneamiento, no por políticas de ajuste y austeridad que atacan vergonzosamente a jubilados, trabajadores, servicios públicos… Mientras algunos “optimizan” sus impuestos vuestras políticas optimizan la pobreza. Sin “Democracia fiscal” las bases mismas de la Democracia se ven fragilizadas, la resurgencia de nazionalismos, del racismo y la xenofobia, constituye un signo de advertencia.

Una última sugestión, para dar pruebas de vuestra sinceridad pedid perdón. Perdón por la inocencia destruida. Perdón por las palomas caídas. Perdón por el odio sembrado.

Como muestra de cordialidad ahora los invito a olvidar un instante el protocolo y recorrer este sueño llamado Buenos Aires, conozco esta ciudad pues ahí nací, en el fondo de una ferretería, en un barrio llamado Boedo, en un país maravilloso llamado Argentina, país que recibió millones de inmigrantes de horizontes y colores diferentes, ofreciéndoles un pañuelo de tierra para reconstruir sus sueños, para aprender a caminar en otros suelos. Ahí ya habitaban pueblos originarios (diaguitas, calchaquíes, quilmes, tobas, mapuches, araucanos, querandíes…) con sus lenguajes vegetales y artes milenarios, sabios hombres que dialogaban con el viento y leían el futuro

Ahora podemos grabar el recuerdo de familia ¡Colocad lágrimas en su lugar! ¡Clic-Clic! Wi-fi. Que fluya la imagen “Un llanto por el planeta” No post-verdades ni fack news, realismo fluvial, imagen histórica navegando en el tiempo, al fondo podemos ver el Río de La Plata, él no olvida, guarda la memoria, quedará como testigo.

José Muchnik

 

[1].  El G-20, creado el 26 de Septiembre de 1999, está integrado por 19 países y la Unión Europea. Los 19 países son Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Rusia, Reino Unido, Sudáfrica y Turquía. España es un invitado permanente de las reuniones del G20. Todos los años, el país que preside el foro también elige a otros invitados: la Argentina invitó a Chile y a los Países Bajos. Los países que presiden organizaciones regionales como la Unión Africana, la Nueva Alianza para el Desarrollo de África y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático son invitados regulares del foro. Este año, estos grupos regionales están representados por Ruanda, Senegal y Singapur, respectivamente. La Comunidad del Caribe (CARICOM) también fue invitada por la Argentina y está representada por Jamaica. Por el lado de los organismos internacionales, estarán presentes los responsables del Banco Mundial; el Fondo Monetario Internacional ( FMI ); la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE); el Banco Interamericano de Desarrollo (BID); el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF); la Organización Mundial del Comercio (OMC); la Organización de las Naciones Unidas ( ONU ); el Consejo de Estabilidad Financiera (FSB), y la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

 

 

 

 

Deje su comentario...