¿Basta con ganar la calle?

Por Mario Bellocchio. Resistir. De todos los ámbitos del pueblo avasallado surge la palabra. Un convite a no dejarse llevar por la desesperanza.

Resistir. De todos los ámbitos del pueblo avasallado surge la palabra. Un convite a no dejarse llevar por la desesperanza. A no dejarse atrapar por la impotencia que genera esta caterva de delincuentes que nos gobierna. A no caer en la amargura que nos invade al ver a cientos de sometidos adorando las lenguas del látigo atrapados por la araña en la musgosa red que les tiende la prensa oficial augurando un futuro que, como el horizonte, avanza dos pasos cada vez que damos uno. Mientras tanto el presente nos devora “de atrás hasta el riñón”, lo dicen las catulinarias de Castillo. Así nos metieron en una deuda inédita y mafiosa que nos va a someter por generaciones…

…pero, y valga la reflexión, la foto del panorama contemporáneo  es lo que más abunda y más que ayudar a la resistencia, deprime, porque los que proponen tratamientos para la enfermedad son una ínfima proporción al lado de los diagnosticadores y, para colmo, a pocos, demasiado pocos, les asoman las uñas de guitarreros aptos para templar la viola. Y los crápulas  que detentan el comando tienen planificaciones astutas –me niego a calificar como inteligente lo que no propenda al bien– enredos difíciles de desarticular desde una oposición dividida más preocupada por destramar la agenda oficial que planificar la propia.

El Congreso y más allá
Imagen: Noticias Argentinas

En el entorno del recinto, mientras tanto, se repite la historia de la reforma a la ley previsional: propiciar “tumulto” callejero para disimular las carencias del debate. Esta vez con una variante inédita. El oficialismo le facilita las cosas a los “tumultuosos”, no vaya a ser que en esta ciudad bacteriológicamente pura de Larreta no encuentren piedras para arrojar a los “servidores públicos”. Y los provee de contenedores y bolsones con restos de mampostería que no se sabe de qué obra próxima son para justificar su presencia al borde de la Plaza del Congreso donde habían entrado en escena los encapuinfiltrados al amparo del aparato de represión –no se conoce que hayan detenido a ninguno de ellos–, formación policial que opta por perseguir objetivos de captura a quince cuadras del epicentro de los hechos.

 

 

“Esto fue una cacería humana como sólo ocurrió dos veces en democracia: el 18 de diciembre pasado, y hoy”, afirmó Nacho Levy el referente de la organización social “La Poderosa” al salir de la Comisaría 43, en Chivilcoy 453, donde fue alojado junto a otros miembros de la revista villera, que habían sido apresados –desconcentrándose– en una redada policial en Lima y Carlos Calvo.

¿Basta con ganar la calle?

Si bastara ya haría rato que habrían surgido reivindicaciones populares ante las cinchadas convocadas en defensa de una u otra conquista. Es evidente que los gremios, las entidades sociales y políticas o simplemente el pueblo mancillado y reclamante deben tejer otro entramado complementario a la simple convocatoria manifestante. Lo contrario es caer en las trampas cada vez más pueriles que nos tiende la “seguridad” –no por eso, por ahora, menos efectivas– donde nuestros dirigentes populares y el pueblo raso son “amansados” en las mazmorras policiales y –novedad de nuevo código– encausados judicialmente: léase que la bravata de “es un honor que me encarcelen estos hdp” habla más de la valentía o el alarde del detenido que de la efectividad ante el reclamo.

Los números: 138 a 103 con 8 abstenciones

De los 32 votos que el PRO negoció para incorporar a su propia tropa de 106 y lograr una totalidad de 138 en media sanción del aberrante y sometedor  presupuesto 2019, 21 provinieron del Partido Justicialista e integran el bloque Argentina Federal. Otros 10 llegaron de bloques provinciales –4 de San Luis– y finalmente el massismo aportó un solo voto, el de Rosa Rosario Muñoz.

La posición de los diputados puntanos que votaron afirmativamente el proyecto de ley dejó mal parado a Alberto Rodríguez Saá quien se vio en la obligación de explicar el dislate: “La Provincia de San Luis y su gabinete fijó posición clara y éste es el presupuesto del Fondo Monetario Internacional. Los diputados de San Luis hablaron con la ministra de Hacienda de la Provincia y ella les planteó esto, así que conocían la postura, finalmente votaron en contra pero esto no salva la situación porque ya habían dado quórum y esto me hace sentir triste”. Seguramente algo más que tristeza invade al Alberto… 

Más agujeros para el cinturón

Queda clara la decisiva participación del grupo de legisladores que se incluye –vaya a averiguarse por qué– en el Justicialismo y la necesidad perentoria de lograr una unidad que no desacredite los principios básicos doctrinarios en lo referente a la salvaguarda del pueblo y a las conquistas sociales al borde de la extinción. Algunos encabezados de la larga lista de la sangría presupuestada a piacere del FMI:

Según lo proyectado, en 2019 los intereses de la deuda aumentarían en un 49% con respecto a 2018.

En 2019 se pagarán más de un millón cien mil pesos por minuto, en concepto de intereses de la deuda pública.

Educación: un recorte de 39 por ciento del presupuesto educativo, lo que significa un “77 % menos en Infraestructura, 68 % menos en Edificios para Jardines de Infantes, 69 % menos en Aprender-Conectados, Conectar-Igualdad, 36 % menos en Formación Docente, 60 % menos en Programas Socioeducativos, 35 % menos en Becas para los estudiantes”, precisó el secretario general de SUTEBA, Roberto Baradel.

En Seguridad Social, el recorte podaría 254.381 mil Asignaciones Familiares, 130 mil Asignaciones por Hijo y 95 mil por ayuda escolar.

Salud: el proyecto de presupuesto 2019 prevé una participación de los gastos totales en Salud del 0, 8 por ciento del PBI, manteniendo similar proporción a 2018 pero en un entorno recesivo, resultaría en los hechos una reducción real de alrededor del 2,2 por ciento frente a la inflación. El ajuste que se planea profundizar tiene consecuencias claras, según el proyecto se distribuirá 5,4 por ciento menos vacunas que este año.

El programa de Atención de la madre y el niño (enfocado a embarazadas, niños y adolescentes) tendrá una pérdida en términos reales del 76,4 por ciento.

Trabajo: los recursos para Formación y Regulación de la Política Laboral resultarán 66,8 por ciento inferiores a los del año en curso.

Los recursos para Acciones de vivienda y Desarrollo Urbano se verán recortados en un 36,3 por ciento, y Acciones del programa Habitat-Nación, en 51,6 por ciento.

Quienes se dicen justicialistas y aprueban este tipo de medidas es hora de que den explicaciones o dejen el camino libre. Con las alforjas llenas, claro.

 

Deje su comentario...