La Plaza vallada

“Las vallas son plegables y desmontables en 48 horas”. De acuerdo: ¡Háganlo!

Se inauguraron las obras de remodelación de la Plaza de Mayo. El Jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta presidió la inauguración de las costosas obras que, sin contar con el aval legislativo, modificaron con discutible criterio los lineamientos históricos de la Plaza de Mayo.

La Plaza de Mayo, la protagonista excluyente de los sucesos políticos y sociales más importantes, más allá de las celebraciones de las fechas patrias. Aquella que el 17 de octubre de 1945 emprende el largo camino de escenario del pueblo al que las Madres con sus rondas impondrían su sello de coraje, años más tarde, se ve involucrada en esta devastadora furia de “obra pública” innecesaria y costosa, pagada por el pueblo, que no dio su aprobación a través del legislativo.

Hace un puñado de años, en marzo de 2005, la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires declaró “Sitio Histórico” al área que rodea a la Pirámide de Mayo, espacio en el cual se encuentran pintados los pañuelos que identifican a las Madres de Plaza de Mayo, (Ley N° 1.653), situación que al violador serial de leyes que ostenta el cargo de jefe de Gobierno de la Ciudad parece importarle poco dadas sus características de ejecutor “hechos consumados” en detrimento del respeto por las normas legales, como la Ley de Comunas avasallada por “BA elige”, para citar un caso reciente.

Larreta y su séquito inaugurando desde el espacio VIP que limita la nueva verja

Señala la destacada historiadora urbana Sonia Berjman [1] “…es un bien de la Ciudad de Buenos Aires, su Gobierno –el de Larreta– debe cumplir con lo legalmente establecido en esta jurisdicción como Área de Protección Histórica (APH N° 1) que establece que “En el espacio propio de la plaza de Mayo sólo se permitirán trabajos de conservación y mantenimiento de los elementos preexistentes. (…) Aceras y calzadas: Se mantendrán las dimensiones actuales de las veredas. Las aceras de piedra original deberán conservarse reponiendo las faltantes con materiales similares (…) Las restantes serán de mosaico calcáreo tipo vainilla color blanco. (…) Forestación: La conservación, reposición y renovación de las especies vegetales existentes se hará atendiendo no sólo a razones paisajísticas sino también históricas y tradicionales (…)” O sea, que estamos ante la presencia de mal desempeño de la función pública de dos jurisdicciones: nacional y municipal” [2].

Ahora, tras seis meses de obras, la Plaza de Mayo “cool” queda abierta al uso público. El jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta no tuvo inconveniente en fotografiarse con su séquito en el espacio Vip que resulta tras las rejas incorporadas en el centro de la plaza. Cambiaron el piso, restauraron la Pirámide y le sacaron carriles a las calles laterales. Hay reclamos por la instalación de la reja.

Es conocido espacio  “Parabuenosaires.com | Noticias de Buenos Aires” reflejaba así la “reinauguración”:

“Después de seis meses de trabajos, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, encabezó esta mañana el acto de reapertura. Y su inauguración está acompañada de polémica, con quejas de patrimonialistas por los cambios hechos sin pasar por la Legislatura porteña y por la instalación de una reja donde antes estaban las vallas policiales. (…)

Pero los cambios en la plaza no fueron sólo estéticos. También quedó alterada su rutina y en ella una foto que no se verá más: la de los soldados que reclamaban ser reconocidos como veteranos de Malvinas y acampaban desde hacía 10 años en un sector de la plaza. Junto a su carpa, en un cantero, habían puesto cruces blancas, que simulan las del cementerio de Darwin, en las islas. Según el Ministerio, luego de una negociación, acordaron retirarse y no volver. En enero fueron desalojados. El objetivo, se dijo, fue liberar la zona y avanzar con las obras de remodelación en la plaza.

La segunda polémica todavía no fue resuelta y está concentrada en las rejas que reemplazan a las vallas policiales. Organizaciones civiles y de conservación del espacio público cuestionan que colocar un nuevo enrejado institucionaliza esa ‘cicatriz de seguridad’ que no tendría por qué existir. La Casa Rosada, además, tiene su propia delimitación. Desde el Ministerio de Ambiente y Espacio Público responden que las rejas que reemplazan a las vallas son plegables y desmontables en 48 horas. Y al ser consultado sobre su función, el ministro del área, Eduardo Macchiavelli, responde: ‘Seguridad presidencial'” [3].

Mientras tanto, en igual sentido, señalan Jonatan Baldiviezo y Cristina Sottile en un artículo publicado [4]: “La intervención que se ha verificado en la Plaza de Mayo y que culmina con la colocación de un enrejado que la fracciona, la divide, le provoca un hiato, una cesura, es una operatoria de remoción de referencias culturales: se extirpan  marcas urbanas de resistencia, de lucha, de memoria, en síntesis, marcas políticas que un patrimonio en uso ofrece en el marco de la cotidianeidad y la habitabilidad, o sea, se pretende transformar un espacio público en un lugar controlado, una especie de museo que, a través de entradas y salidas vigiladas, y de horarios impuestos,  hace añicos toda ‘relación dinámica con nuestro presente’ (Sottile, op. cit.). Valgan las comparaciones con los intentos del dictador Videla para remover del mármol de la fachada del Ministerio de Economía, las señales de los bombardeos.”

A esta grave intervención se suma que no existe un cartel de obra que indique que obras se están desarrollando o quién es el responsable de la misma.

Por este motivo, el Observatorio del Derecho a la Ciudad [5] y el Observatorio de Patrimonio y Políticas Urbanas [6] presentamos una acción de amparo para que se remuevan las rejas instaladas en la Plaza de Mayo.

 

 

  1. Sonia Berjman (Santa Fe, Argentina) es doctora en Historia del Arte y también en Filosofía y Letras. Protectora de parques, plazas y estatuas de la ciudad de Buenos Aires.
  2. ” Plaza de Mayo: hay que restaurarla, no remodelarla”. Clarín.com. ARQ Urbana Opinión. 27/02/2018.
  3. “Parabuenosaires.com | Noticias de Buenos Aires”. 30 de mayo de 2018.
  4. Véase el concepto de “arquitectura represiva”, en el artículo “Las dictaduras de la democracia” de Jonatan Baldiviezo / Cristina Sottile.
  5. Observatorio del Derecho a la Ciudad: Jonatan Emanuel Baldiviezo
  6. Observatorio del Patrimonio y Políticas Urbanas. Lic. Mónica Capano. Coordinadora

 

One thought on “La Plaza vallada

  • 02/06/2018 at 1:04 pm
    Permalink

    se imaginan como hubiera quedado ayer la plaza sin las vallas? parece que también otrxs extrañan la Plaza de baldosas rosadas de Videla y les molesta la plaza blanquecina del 45` o les duele que en esa plaza, Perón los echó como ratas? o simplemente les molesta porque lo hizo Larreta…. porque si es de destrozar plazas, de Plaza Colòn no han dicho ni mu, ni antes ni ahora.

Deje su comentario...