A 10 años de la nevada

Ya hace 10 años, el 9 de julio de 2007, mientras en el bar Esquina Homero Manzi celebrábamos el cierre de la Semana de Boedo, ventanas afuera otro espectáculo inusual competía impúdicamente con los músicos: ¡nevaba!.

Cada vez costaba más la celebración barrial del 25 de julio. Sólo el frío de ese mes ya nos ponía en jaque. Ese anochecer la fiesta de cierre nos aglomeraba en el cálido interior de la Esquina Homero Manzi con el antecedente de que, por la tarde, había caído “agua nieve” y algún que otro pequeño copito en ciertos barrios porteños, remedando aquella celebérrima “nevada del 18” que nos contaron nuestros abuelos.

De repente alguien entró de la calle y nos susurró:

–¡Está nevando!

–¡Andáa!

–¡Te lo juro…!

–¿Pero de verdad, con copos y todo?

–…con copos y todo.

(CLICK SOBRE LAS IMÁGENES PARA AMPLIAR)

 

No quisimos alterar el espectáculo del escenario y nos acercamos a correr discretamente un trozo del cortinado de las ventanas que dan a San Juan… ¡Y efectivamente, había comenzado a nevar!

Se fue corriendo la voz… De a poco, se animaron los presentes a acercarse a los ventanales… La función se trasladó del escenario a la calle. Tanto que los artistas que participaban, al terminar la pieza que estaban ejecutando, interrumpieron su actuación y se incorporaron al presuroso contacto con el inusual fenómeno, conscientes de qué quizá sería la única vez en su vida que pudieran presenciarlo en Boedo.

Nadie podía creer lo que estaba sucediendo. Pero ahí estaba la celestial magia blanca cayendo lentamente en mullidos copos sobre Buenos Aires como si se tratara de Estocolmo… Habrá sido media hora de ensueño imaginativo, no mucho más, en compañía del Eternauta mezclado con Bing Crosby y “la nieva” de Cátulo Castillo. La cámara lenta de los copos llevando a su ralentisseur al tránsito de San Juan y Boedo y sus conductores azorados por el espectáculo. Saltos, bailes, cantos… y fotos, muchas fotos, queriendo detener el tiempo en aquellos instantes en que el cielo le puso un “broche blanco” al día del barrio de Boedo.

Hoy se cumplieron 10 años de aquel mágico momento.

Mario Bellocchio 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *